sábado, 31 de marzo de 2018

EL testamento del gran antepasado.

*       *       *


   *       *       *
*   *   *
*        *        *

 

*   *   *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+

* * *
Si quieres entender los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración

-Nikola Tesla
 * * *
* * *
Carl Jung:
Carl Jung:
 
"Tu percepción se aclarará solo cuando puedas mirar dentro de tu alma".
   
Carl Jung
* * *
Compartir:
*   *   * 
*   * 
*
*
 * * *

EL testamento del gran antepasado.

Por su fuerza, por su genio, por su bondad, dicen los libros sagrados del Oriente, Rama había llegado a ser el dueño de la India y el rey espiritual de la Tierra. Los sacerdotes, los reyes y los pueblos se inclinaban ante él como ante un bienhechor celeste. Bajo el signo del carnero, sus emisarios divulgaron a lo lejos la luz aria que proclamaba la igualdad de vencedores y vencidos, la abolición de los sacrificios humanos y de la esclavitud, el respeto de la mujer en el hogar, el culto de los ante pasados y la institución del fuego sagrado, símbolo visible del Dios innominado.




Rama se había vuelto viejo. Su barba era ya blanca; pero el vigor no había abandonado su cuerpo, y la majestad de los pontífices de la verdad reposaba sobre su frente. Los reyes y los enviados de los pueblos le ofrecieron el poder supremo. Él pidió un año para reflexionar y de nuevo tuvo un sueño; el Genio que le inspiraba le habló mientras dormía.




Le vio de nuevo en las selvas de su juventud. De nuevo era joven y llevaba el vestido de lino de los druidas. Era noche de luna. Era la noche santa, la Noche-Madre en que los pueblos esperan el renacimiento del sol y del año.




Rama marchaba bajo las encinas, prestando atención como antes a las voces evocadoras del bosque. Una mujer bella se le acercó; llevaba una magnífica corona, la cabellera tenía el color del oro, su piel la blancura de la nieve y sus ojos el brillo profundo del azul del cielo después de la tempestad. Ella le dijo:




“Yo era la druidesa salvaje; por ti he llegado a ser la Esposa radiante. Y ahora me llamo Sita. Soy la mujer glorificada por ti, soy la raza blanca, soy tu esposa: ¡Oh mi dueño y mi rey!: ¿no es por mí por quien tú has franqueado los ríos, encantado a los pueblos y dominado a los reyes?. He aquí la recompensa. Toma esta corona de mi mano, colócala sobre tu cabeza y reina conmigo sobre el mundo”. Se había arrodillado en una actitud humilde y sumisa, ofreciendo la corona de la Tierra. Sus piedras preciosas lanzaban mil fuegos; la embriaguez del amor sonreía en los ojos de la mujer. Y el alma del gran Rama, del pastor de pueblos, se emocionó. Pero sobre lo alto de las selvas, Deva Nahousha, su Genio, se le apareció y le dijo: “Si pones esa corona sobre tu cabeza, la inteligencia divina te dejará y no me verás ya. Si abrazas a esa mujer, morirá de tu felicidad. Si renuncias a poseerla, ella vivirá dichosa y libre sobre la Tierra y tu espíritu invisible reinará sobre ella. Elige: escúchala o sígueme”.




Sita, aún de rodillas, miraba a su dueño con ojos llenos de amor, y suplicante esperaba la respuesta. Rama guardó silencio un instante. Su mirada, sumergida en los ojos de Sita, medía el abismo que separa la posesión completa del eterno adiós. Pero sintiendo que el amor supremo es una renuncia, la bendijo y la dijo: “Adiós. Sé libre y no me olvides”. En seguida la mujer desapareció como un fantasma lunar. La joven Aurora levantó su varita mágica sobre la vieja selva. El rey de nuevo era viejo. Un rocío de lágrimas bañaba su barba blanca y desde el fondo de los bosques una voz triste llamaba:




“Ráma! ¡Rama!”.




Pero Deva Nahousha, el Genio resplandeciente de luz, exclamó: — ¡A mí! — y el espíritu divino llevó a Rama sobre una montaña, al norte del Himavat.




Después de este sueño que le indicaba el cumplimiento de su misión, Rama reunió a los reyes y a los enviados de los pueblos y les dijo: “No quiero el poder supremo que me ofrecéis. Guardad vuestras coronas y observad mi Ley. Mi labor ha terminado. Me retiro para siempre con mis hermanos iniciados a una montaña del Airyana-Vaeia. Desde allí velaré sobre vosotros. Guardad el fuego divino. Si llegara a apagarse, volvería a aparecer como juez y como vengador temible.” Después se retiró con los suyos al monte Albori, entre Balk y Bamyán, a un sitió conocido solamente por los iniciados. Allí enseñaba a sus discípulos lo que sabía de los secretos de la Tierra y del gran Ser. Aquéllos fueron a llevar a lo lejos, al Egipto y hasta Occidente, el fuego sagrado, símbolo de la unidad divina de las cosas, y los cuernos de carnero, emblema de la religión aria.




Esos cuernos llegaron a ser las insignias de la iniciación y por consiguiente del poder sacerdotal y real. (Los cuernos de carnero se vuelven a encontrar sobre la cabeza de una multitud de personajes en los monumentos egipcios. Ese tocado de los reyes y de los grandes sacerdotes es el signo de la iniciación sacerdotal y real. Los dos cuernos de la tiara papal tienen ese origen). Desde lejos Rama continuaba velando sobre sus pueblos y sobre su querida raza blanca. Los últimos años de su vida los empleó en fijar el calendario de los arios. A él debemos los signos del Zodíaco. Aquél fue el testamento del patriarca de los iniciados. ¡Extraño libro, escrito con estrellas, en jeroglíficos celestes, en el firmamento sin fondo y sin límites por el Anciano de los días de nuestra raza!. Al fijar los doce signos del Zodíaco, Rama les atribuyó un triple sentido.




El primero se relacionaba con las influencias del sol y en los doce meses del año; el segundo relataba en cierto modo su propia historia; el tercero indicaba los medios ocultos de que se había valido para alcanzar su objeto. He aquí por qué estos signos leídos en el orden inverso llegaron a ser más tarde los emblemas secretos de la iniciación graduada. (He aquí cómo los signos del Zodíaco representan la historia de Rama, según Fabre d’Olivet, ese pensador de genio que supo interpretar los símbolos del pasado según la tradición esotérica




1. El Carnero que huye con la cabeza vuelta atrás, indica la situación de Rama abandonando su patria, con los ojos fijos sobre el país que deja.




2. El toro furioso se opone a su marcha, pero la mitad de su cuerpo hundido en el fango le priva de ejecutar su designio; cae sobre sus rodillas. Son los Celtas designados por su propio símbolo, que, a pesar de sus esfuerzos, acaban por someterse.




3. Géminis expresa la alianza de Rama con los Turanios.




4. Cáncer, sus meditaciones y reflexiones sobre lo hecho.




5. Leo, los combates contra sus enemigos.




6. La Virgen alada, la victoria.




7. Libra, la igualdad entre los vencedores y los vencidos.




8. Escorpio, la revolución y la traición.




9. Sagitario, la venganza que emplea.




10. Capricornio.




11. Acuario.




12. Piscis, se relacionan con la parte moral de su historia.




Se puede encontrar esa explicación del Zodíaco tan atrevida como rara. Sin embargo, jamás astrónomo alguno ni ningún mitólogo nos han explicado, ni de un modo lejano, el origen y el sentido de esos signos misteriosos de la carta celeste, adoptados y venerados por los pueblos desde el origen de nuestro ciclo ario. La hipótesis de Fabre d’Olivet tienen por lo menos el mérito de abrir al espíritu nuevas y vastas perspectivas. — He dicho que estos signos leídos en el orden inverso marcaron más tarde en Oriente y en Grecia los diver sos grados que era preciso subir para llegar a la iniciación suprema. Recordemos solamente los más célebres de esos emblemas: la Virgen alada significa la castidad que da la victoria; el León, la fuerza moral; los Gemelos, la unión de un hombre y de un espíritu divino, que forman juntos dos luchadores invencibles; el Toro domado, el dominio sobre la Naturaleza; Aries, el asterismo del Fuego o del Espíritu universal que confiere la iniciación suprema por el conocimiento de la Verdad).




Ordenó a los suyos que ocultaran su muerte y continuaran su obra perpetuando su fraternidad. Durante siglos, los pueblos creyeron que Rama llevando la tiara de cuernos de carnero, vivía siempre en su montaña santa.




En los tiempos védicos el Gran antepasado se convirtió en Yama, el juez de los muertos, el Hermes psicopómpico de los Indos.




Edouard Schure

LOS GRANDES INICIADOS

Les Grands Initiés - 1889




Pag. Anterior: Varios/Otros - El éxodo y la conquista.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4788




Pag. Siguiente: Varios/Otros - La Religión Védica

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4797

* * *
* * *

jueves, 29 de marzo de 2018

Amor se enamora.

*       *       *


   *       *       *
*   *   *
*        *        *

 

*   *   *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+

* * *
Si quieres entender los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración

-Nikola Tesla
 * * *
* * *
Carl Jung:
Carl Jung:
 
"Tu percepción se aclarará solo cuando puedas mirar dentro de tu alma".
   
Carl Jung
* * *
Compartir:
*   *   * 
*   * 
*
*
 * * *

Amor se enamora.

Saludos, queridos.

Yo soy el Guardián del Tiempo y he venido para conducirlos al siguiente nivel de la historia de Amor. Esos tiempos mágicos en el planeta Tierra no se han repetido desde entonces. Se están acercando mucho a lograrlo esta vez. Les recuerdo que durante los días de Lemuria, los tiempos de Amor, ustedes tuvieron una profunda conexión del corazón en la que podían comunicarse entre sí. Podían sentir cosas que nunca hubieran podido creer que sentirían, incluso en el mundo de hoy. Tenían la capacidad empática de poder compartir y equilibrar la energía intuitivamente, y por eso ahora los trasladamos a una experiencia que tuvo Amor cuando se enamoró por primera vez.




En ese momento, a sus diecisiete años, Amor tenía muchas experiencias de vida. Él asistió a lo que ustedes llamarían un concierto, solo que en esos días los conciertos eran diferentes. No contaban con la música electrónica que tienen actualmente. En general, reunían sus instrumentos y sus voces en lo que llamarían una banda o un grupo de personas que trabajan juntas para crear música con regularidad, tal y como lo hacen hoy en día. Al comenzar esos conciertos, el grupo trabajaba en conjunto y comenzaba a tocar parte de la música que habían perfeccionado con el tiempo. Sin embargo, en Lemuria, había una conexión del corazón y ocurría algo mágico durante esos conciertos. Después de un tiempo bastante breve donde se ejecutaban varias canciones, se invitaba a las personas a subir al escenario y unirse a ellos. Se parecía más a una apertura general, donde las personas podían unirse y compartir armonías.




Lo interesante de eso era que no todos armonizaban con la banda, no todos armonizaban con la música que estaban tocando, pero la parte más hermosa era que ellos lo sentían y, o bien podían armonizarse o bajarse del escenario y esperar otra noche, otra banda u otro conjunto de canciones con las que pudieran armonizarse. Varias personas se acercaron y formaron parte de la creación musical y verlo fue sumamente emocionante. No tuvieron que aplaudir, ni abuchear, ni nada parecido en señal de agradecimiento, porque tenían los corazones abiertos y conectados. El contacto constante entre ellos representaba el corazón de Lemuria y durante ese proceso sucedió algo muy interesante. Amor observaba a las personas que tocaban y pensaba: "Oh, podría subir al escenario esta noche. Disfruto realmente los ritmos y la música que tocan. Podría subir y acompañarlos esta noche." Miró alrededor y vio que alguien lo observaba. Sí, era una joven.




En realidad era muy bonita, y esa noche ella atrajo la energía de muchos jóvenes. Jugaba a las escondidas con Amor, mirando y luego desviando la mirada. Después, tan solo lo miró y sonrió cuando él la miró. En ese instante, Amor vio su espíritu, vio su alma, y los dos sintieron que se habían enamorado profundamente, con gran rapidez.




Amor quería subir y expresarse abiertamente para ayudarse y utilizar esa energía que estaba sintiendo para expresarla musicalmente. Justo antes de que empezara a avanzar, algo sucedió. Él echó un vistazo y alguien más le había pasado el brazo por los hombros a la chica. El corazón de Amor se hundió y enloqueció un poco en ese momento. Tan solo por ese instante sintió que estaba enamorado y repentinamente la sensación desapareció. En Lemuria, las personas no siempre participaban en el juego de parejas como lo hacen hoy en día, porque esos corazones abiertos sabían que el amor es amor, y el hecho de que una persona esté enamorada de otra no le quita el amor de otro. Todos los padres lo saben; ellos saben que pueden amar a muchos hijos y uno no le resta al otro.




En ese momento Amor se sintió frustrado y no subió al escenario; no participó y no se unió a la banda. Transcurrió la noche y finalmente concluyó en lo que hoy llamarían un círculo de tambores, eso era muy común en ese tipo de conciertos. Literalmente se transformaban en ritmos, porque mucha gente podría armonizarse con ellos. Esa noche, Amor no ocupó su lugar en el escenario. Observó desde lejos, con la esperanza de que ella diese la vuelta y volviese a mirarlo a los ojos, pero no lo hizo. Eso realmente molestó a Amor y debió enfrentar un dilema. Al día siguiente, comenzó a caminar en círculos, aún molesto por su experiencia de la noche anterior. Amor no sabía qué pensar con certeza en esos momentos. Su corazón se abrió por completo y de repente se cerró, y en ese momento tenía varios amigos a su alrededor. Uno de ellos era una joven con la que creció. Su nombre era Saroo y ella le habló ese día y le dijo: "Amor, ¿qué te sucede? ¿Cuál es el problema? No pareces ser tú mismo.




Algo ha cerrado tu corazón ¿Qué es?" Amor ignoró por completo sus preguntas durante un tiempo, no quería parecer débil ante Saroo pese a que habían crecido juntos. Eran buenos amigos y varios otros amigos estaban con ellos ese día. Durante algún tiempo, Amor no se animó a hablar con ninguno de sus amigos, incluyendo a Saroo. Él solo deambulaba, con una mitad dentro de su cuerpo y la otra mitad afuera. Finalmente, Saroo lo sorprendió solo e insistió diciéndole: "Amor, estoy segura de que algo anda realmente mal; ¿qué es? ¿Qué te sucede? ¿Qué te está molestando?" Él decidió seguir adelante y tratar de expresarlo, tratar de poner en palabras sus sentimientos y explicarle lo que había sucedido.




Comprendió que no podía seguir ocultándolo y los ojos se le llenaron de lágrimas. En poco tiempo, ella se convirtió en la interlocutora que necesitaba, y lo escuchó. En un momento dado, Saroo comenzó a reír suavemente porque esto también le había sucedido a ella y sabía cómo era. Después dijo algo que canalizó de arriba y ayudó a Amor a arraigarse y a ver las cosas tal y como eran. Ella dijo: "Amor, cuando estabas iluminado, cuando sentiste que ella estaba viendo tu espíritu y esos dos espíritus se vieron el uno al otro, ¿no fue mágico?" Y él respondió: "Sí, pero luego me lo arrebataron..." Y ella dijo: "No, eso nunca te lo quitaron. Ese único momento que los dos compartieron fue muy especial. No lo pierdas debido a tus expectativas. Solo disfruta ese instante que viviste, en el que ella vio tu espíritu y tú viste el de ella." Y entonces ella canalizó algo más y dijo: “Amor, ¿sabes que ella estaba esperando que subieras al escenario para poder verte otra vez?”




De pronto, todo tuvo más sentido y él se sintió menos apegado a todo ese sentimiento de amor y a esa conexión. Todavía se sentía bastante frustrado por la experiencia, porque en ese breve instante en el que los dos espíritus se vieron con tanta claridad, su imaginación enloqueció y se imaginó a sí mismo 10-20 años en el futuro con esa chica y todo el futuro que podrían haber tenido juntos y se apegó a eso cuando, en realidad, fue solo un breve instante en el que pudieron ver el espíritu del otro con tanta claridad que lograron ver su belleza interior.




Y así, Saroo pudo consolarlo ese día e incluso lo dejó recostarse en su regazo por un instante mientras le acariciaba el cabello, algo que Amor no hacía muy a menudo. Él siempre fingió ser un hombre con voz firme y una energía similar a la de los niños de hoy, pero ese día se abrió un poco más. La sabiduría de ella y la canalización que ella pudo transmitirle por intermedio de su corazón lo ayudaron a comprender lo sucedido y a abrirlo a la posibilidad de que volviese a ocurrir y que ellos se siguieran conectando. Y no pasó mucho tiempo antes de que Amor comenzara a relajarse totalmente. Abrió su caparazón metamórfico y permitió que su luz resplandeciese plenamente, quedándose recostado en el regazo de ella, disfrutando sencillamente del momento compartido, sin necesidad de ir a alguna parte o hacer algo.




Y en un momento dado, miró a Saroo y en ese instante ambos vieron el espíritu del otro y eso se convirtió en magia, porque esa fue la primera vez que vio a su amiga de la infancia, esa amiga con la que había crecido, como a otro espíritu. Y en ese instante, los dos se enamoraron de una manera completamente diferente y él trató de no apegarse a nada de eso. Estaba preocupado porque tenía miedo de perder a su mejor amiga, temía perder la conexión que había tenido con Saroo todo ese tiempo, pero eso no sucedió. Los dos solamente disfrutaron ese tiempo compartido y esa energía, y ese día se vieron los espíritus mutuamente. Queridos, eso es lo que ocurre cuando pueden dejar atrás todo lo intrascendente, todos los sistemas de creencias y todas las expectativas. Se enamoran cuando pueden dejar atrás todo aquello y ver el espíritu de una persona por lo que realmente es en ese instante.




Amor le agradeció a Saroo al volver a su casa, pero antes de dejarlo ir, ella lo miró profundamente a los ojos y le dijo; "Si pudieras ver a la persona que veo en ti, Amor, nunca volverías a dudar de ti mismo."




Y aunque no hicieron mucho al respecto, ese día se acercaron un poco más y, de alguna manera, su relación sufrió un leve distanciamiento, ya que temían acercarse demasiado y cambiar la relación que habían construido desde niños. Habían construido toda su amistad y relación basándose en la amistad, divirtiéndose juntos en el bosque, a veces ensuciándose y jugando en el barro y en actividades de esa naturaleza que los niños suelen desarrollar típicamente. Repentinamente, Amor comenzó a ver a Saroo de manera muy diferente y, como ella era capaz de transmitirle esa increíble sabiduría, lo ayudó a arraigar su energía de una manera completamente diferente. A Amor le gustaba un poco más la persona que él era cuando ella estaba cerca. Le encantaba verse a través de los ojos de ella. Su amistad cambió ese día. Y aunque no la convirtieron en una relación formal en ese momento, su idea sobre el otro cambió y se acercaron mucho más a la energía del corazón que ambos compartían.




Apenas una semana después, Amor decidió volver a los conciertos que se desarrollaban en el campo abierto y llevó su instrumento favorito para poder participar si llegaba a sentir el impulso. Cuando escuchó la música esa noche, Amor pasó por el proceso de bailar y permitir que la música fluyera a través de él. Pronto vio que las personas subían al escenario a compartir con la banda. Esa noche la intención de la banda no era la de ofrecer un sonido perfecto, sino ??en armonizar y divertirse. Esa era la tradición de los conciertos en aquellos días de Mu. Después de un tiempo, Amor comenzó a sentir la música con la que él mismo podía resonar y en ese instante decidió tomar su propio instrumento y sumarse a la música. Fue capaz de cantar y tocar su instrumento de cuerdas. Pronto descubrió que se había abierto camino hasta el centro del escenario. Y desde esa área miró su alrededor, preguntándose si volvería a ver a esa chica.




Se preguntó si ella estaría allí y si el brazo de alguien estaría rodeándola, pero no estaba apegado a eso.




Al poco tiempo la vio sola. Amor le sonrió y ella le devolvió la sonrisa. En ese instante, Amor miró y vio el hermoso y sonriente rostro de Saroo. Ella estaba radiante de orgullo mirando a Amor mientras él permanecía de pie en el claro tocando su instrumento. Amor se iluminó por dentro. No volvió a mirar a la chica esa noche. No podía apartar los ojos de Saroo y esa noche los dos miraron intensamente el alma del otro. A esa altura, fue mágico. La música de Amor se volvió increíblemente vibrante y durante un tiempo incluso se volvió protagónica y su corazón cantó por medio de su instrumento mientras experimentaba el amor directamente desde el Hogar. Amor se fue a casa y disfrutó de la paz de todo ello. Sabía que estaría con Saroo al día siguiente y se sentía impaciente.




Queridos, eso es lo que ocurre en el planeta Tierra. Literalmente, cuando abren los ojos y ven el interior del espíritu de otra persona que participa en ese juego y logran armonizarse de alguna manera, permiten que su amor quede impreso en ella. Es muy mágico, y orienta sus energías de una manera totalmente nueva. Ese día en Mu todo resultó muy bien.




Es con el mayor honor que los saludo de esta manera, los ayudo a re-cordar esos hermosos momentos juntos y a re-cordar los días de Mu.




Espavo, queridos. Yo soy el Guardián del Tiempo.










Los Faros de Luz ~ Re-cordatorios del Hogar

Diciembre de 2017

Dentro de veinte años y la igualdad de la multidimensionalidad

Los Faros de Luz

Diciembre de 2017

Presentado en vivo el 18/11/2017




Pag. Anterior: Varios/Otros - Una visión más elevada.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4811




Pag. Siguiente: Varios/Otros - Igualdad de espíritu.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4813

* * *
* * *

miércoles, 28 de marzo de 2018

Seth ~ Principios y Finales. Sólo dentro de vuestro sistema.

*       *       *


   *       *       *
*   *   *
*        *        *

 

*   *   *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+

* * *
Si quieres entender los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración

-Nikola Tesla
 * * *
* * *
Carl Jung:
Carl Jung:
 
"Tu percepción se aclarará solo cuando puedas mirar dentro de tu alma".
   
Carl Jung
* * *
Compartir:
*   *   * 
*   * 
*
*
 * * *

Seth ~ Principios y Finales. Sólo dentro de vuestro sistema.


Debéis recordar que los principios y los finales son realidades sólo dentro de vuestro sistema de vida tridimensional.


Pero la energía de vuestro ser existe "fuera" de vuestro sistema, y repercute en él, lo que lo convierte en «vivo» físicamente en ciertos puntos del tiempo y el espacio. Vuestra energía superior se sumerge en el continuo espacio-tiempo tal como lo entendéis. Al hacerlo, su experiencia se hace física, y deja una huella vital dentro de ese sistema. Cuando pensáis en la reencarnación, os parece que una de estas huellas existe antes que otra, pero todo el «mapa» entero existe a la vez, con todas sus huellas vitales individuales.


Como estas huellas vitales proceden de vuestra propia entidad, están conectadas psicológicamente y comparten pautas de energía electromagnética. Pensad en esta analogía: si bien sois realidades multidi-mensionales, sólo podéis percibir cierta cantidad de experiencia "a la vez" debido a vuestras características como criaturas físicas, ya que el sistema tridimensional se especializa automáticamente en efectos «anteriores» y «posteriores».

Supongamos que existís en siete siglos distintos a la vez. Aun así, las pautas de experiencia normales de vuestro ser temporal no os permiten tener una visión completa de todas esas vidas "como criaturas".




Lo que ocurre en realidad es que la energía de vuestro ser repercute, digamos, en siete puntos* (de momento) del sistema tridimensional. En cada uno de estos puntos se experimenta lo que parece ser una vida aislada. Pero, más allá de estas intersecciones, hay un reconocimiento general y más o menos unitario de la totalidad que «planea» por encima de ellas. Esto representa la entidad multidimensio-nal que está tanto aparte de esas huellas vitales separadas, como unida a ellas. Tal vez tengáis una existencia en el siglo xvn, por ejemplo. A vosotros os parece que esa vida fue pasada y está acabada. Quizá creáis que vuestra existencia actual, con todas sus cualidades y desafíos, es el resultado de esa vida pasada, pero ambas existen a la vez. El siglo xvn no está muerto. Veis la historia linealmente, e identificáis de tal modo ciertas acciones con la realidad, que son las únicas que percibís. Sin embargo, siempre están ocurriendo otras acciones probables, y son tan válidas como las que elegís y, por tanto, experimentáis.




Vuestros seres reencarnatorios tienen tantas vidas probables como tenéis vosotros. Vuestras creencias y acciones del presente alteran «sus» experiencias, y cada uno de ellos, en su presente, cambia las vuestras. Si entendéis a estos seres reencarnatorios como una entidad, esta idea resulta muy natural. El ser entero se ve alterado por todas sus comprensiones.




Cada fragmento de la entidad es único e independiente, y a través de sus creencias determina lo que aceptará como influencias en su situación de vida inmediata. El gran milagro, de hecho, es que cada conciencia, sea cual sea su grado, es ella misma y no otra, a pesar de que en los infinitos campos de interacción pueda ser un fragmento de otra, así como una ciudad forma parte de un estado, o una persona es miembro de una familia.




* Seth comentó por primera vez su teoría de los «puntos de momento» en una serie de sesiones en abril y mayo de 1965, en relación con la reencarnación y el universo de los sueños. En una sesión, afirmó: «El ser entero del cual Ruburt es una parte es extremadamente elástico. Las diversas partes de este ser entero se extienden hacia afuera y hacia adentro con mucha más elasticidad que en la mayoría. Envuelve muchos más puntos de momento simultáneamente...». En una explicación muy simplificada, Seth añadió que, por medio de uno de ellos, él podía entrar dentro de los límites de la «comprensión psíquica» de Jane.




En función de la personalidad, tal como la entendéis, la persona elige las facultades que tendrá, y los desafíos de la vida. En el presente, cada persona tiene ilimitadas oportunidades para recurrir a la energía de la entidad, y a la comprensión y poderes de todas sus partes.




Huelga decir que todo ser humano posee la capacidad latente que exhibe un gran artista o atleta, un político o filósofo. Dentro de la esencia como criaturas, existe una amplia gama de facultades; apenas se utilizan, pero están ahí como "ideales" prácticos que "pueden" expresarse dentro de ese sistema. De la misma manera, cada individuo posee las facultades de su entidad de forma latente. Éstas sirven también como ideales prácticos, pero en un contexto distinto, ya que tenéis otros siglos que experimentar y muchas existencias en vez de una.




A menudo destacáis en situaciones que se os escapan por completo a nivel físico. Estas aptitudes operan a través del enfoque de vuestro presente, ya que sólo sois físicamente conscientes de una línea de sucesos probables, de modo que el significado de muchos sueños se os escapa. Pero en sueños soléis trabajar tan válidamente como lo hacéis durante el día, y en el estado de sueño os encontráis con vuestros seres reencarnatorios e interactuáis con ellos.




En realidad, prefiero que penséis en ellos como seres simultáneos. En el estado de sueño se produce un gran intercambio de información con estas otras partes de vuestro ser. El cerebro físico convierte automáticamente estos datos según un esquema temporal, de modo que muchas de vuestras experiencias oníricas importantes y recordadas son ya traducciones en el momento en que las recordáis. De lo contrario no tendrían ningún sentido para vosotros.




En muchos casos viajáis fuera de la realidad tridimensional mientras soñáis, pero vuestras experiencias deben después ser recordadas en términos físicos o de lo contrario no las recordaríais. Como veis, incluso vuestros sueños deben pasar por ese punto del presente, de intersección del espíritu con la carne. Soñar "representa" un canal abierto a través del cual se trasciende el entorno material. Durante "ciertos" estados de sueño, el cerebro experimenta extraños cambios aún no descubiertos, una aceleración que "impulsa" literalmente a la conciencia fuera de su continuo espacio-tiempo hacia esas otras realidades de las que proviene.




Éstas sirven como puntos de unidad, en donde todos los seres simultáneos se encuentran; y aquí también participan físicamente ciertos ritmos estacionales.




Así como vuestras naves espaciales que viajan a la Luna deben esperar las mejores condiciones generales para despegar, en otro orden de cosas existen ciertos ritmos que tienen que ver con la energía. En definitiva, esto significa que ciertos momentos son mejores que otros para estas comunicaciones en el estado de sueño. A nivel individual, a menudo implican iluminaciones y la toma de decisiones repentinas y acertadas. Colectivamente implican grandes cambios históricos.




Estos intercambios representan períodos en los que el alma y la carne se unen en condiciones óptimas. Existen variaciones individuales y patrones colectivos. La energía del ser personal procede constantemente de la entidad. No hay una única intersección del alma con la carne, sino al menos una serie constante tal como vosotros lo entendéis. Debido a las características de la energía tal como afecta al sistema tridimensional, existen fluctuaciones, siempre en vuestro presente.




Estos ciclos convergen en varios puntos, de modo que se producen cambios importantes en todos los campos cada dos mil años. Por otras razones y en un contexto más reducido, el mes de agosto es sumamente significativo en una secuencia de veinticinco años. Y un período de siete años es importante a nivel individual. Éstos son simplemente ritmos que representan el mayor impacto del espíritu cuando se cruza con la carne y el tiempo.




Físicamente, están también implicadas las mareas y los aspectos geográficos, pero éstos son «efectos» que tienen que ver con curvas de energía que forman la conciencia. Estos ritmos se reflejan también en otros ámbitos. El séptimo sueño de cualquier noche es el más importante... aunque esto no significa que haya alguien contándolos.




Las facultades más importantes de una personalidad suelen ser elevadas a la expresión física según ciertos ritmos que no se comprenden. En cierta manera se puede decir que la energía de una entidad se dispersa, choca en ciertos puntos con el continuo espacio-tiempo, y siempre rebota. Pero la energía está siempre en contacto "consigo misma" aunque afecte a la existencia física.




Para vosotros, la energía rebota durante el estado de sueño, pero debe siempre pasar por lo que consideráis la ventana del presente. Este rebote de energía hacia sí misma es el significado del estado de sueño, en el que tenéis experiencias básicamente no físicas que luego el cerebro interpreta como sueños. En vuestros sueños más profundos hay siempre una comprensión no material, pero el sueño que recordáis es una traducción del cerebro físico. De ese modo la información entra en vuestro presente, donde biológica y mentalmente altera vuestra vida.




La transformación se lleva a cabo según vuestras creencias, para que tenga al menos un poco de sentido para vosotros. Desde el punto de vista de la energía, imaginad a vuestro ser como partículas, y a vuestras experiencias como olas que fluyen a través de las partículas y les dan sus sensaciones. Cuando sois físicos sois una partícula. La "forma" de la partícula define vuestra experiencia cuando las olas la impregnan, pero vuestra realidad superior no puede describirse con palabras tan limitadas.




Ahora bien, así como hay momentos mejores que otros en vuestra esfera de actividad para enviar cohetes o naves espaciales a la Luna, también hay períodos cumbre en los que el ser y el alma (o entidad) coinciden y la comunicación es óptima.




Todo esto ocurre por la ventana de vuestro presente. Por lo que se refiere a la energía, cuando la vitalidad de vuestra entidad repercute en la realidad tridimensional forma una partícula que es vuestro ser actual. Pero esta partícula también se "desvía" de la Tierra rítmicamente. Lo mismo les ocurre a otras partes de vuestro ser en otros puntos del continuo espacio-tiempo, pero en ciertos intervalos os encontráis, por decirlo así. Cada uno de vuestros «presentes» se carga de potencialidad; y vuestra entidad, que es energía consciente, se enriquece así por vuestras diversas experiencias, por el poder combinado y aumentado de su propio «pasado».




Así pues, dentro de cada ser se forman unos vértices que sirven como centros de "atracción" a través de los cuales puede fluir la potencia incrementada de la entidad. Esto puede aparecer como energía errática, y podría compararse con las manchas solares. Psicológicamente se produce una gran agitación, y a menudo las personalidades individuales implicadas se organizan según un nuevo patrón.




Individualmente, esto ocurre cuando los seres humanos se hacen conscientes de una mayor iluminación, cuando toman decisiones repentinas y experimentan una fuerza renovada. Pronto advendrá un período así socialmente. Esto puede manifestarse como una época de aparente agitación en la que, sin embargo, se vislumbra una nueva creatividad. Se producirán grandes cambios planetarios que afectarán a vuestras organizaciones, pero éstos se deberán a iluminaciones "interiores" individuales que se materializarán físicamente. No confiáis lo suficiente en vuestro ser "interior", ni os dais cuenta de la capacidad creativa que posee. Si lo hicierais, os ahorraríais muchos problemas.




Me dirijo aquí a vosotros dos individualmente y a todos los lectores: cualquier momento en vuestro presente es un punto potencial de gran cambio creativo; pero, debido a los ritmos de los que he hablado, es más sencillo que los cambios ocurran en determinados ciclos.




Extracto de Habla Seth III

A través de Jane Roberts




Pag. Anterior: Seth - El punto de poder está en el presente.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4744




Pag. Siguiente: Seth - Las respuestas residen en vuestras propias aspiraciones.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4746

* * *

* * *