jueves, 16 de marzo de 2017

Abandono. Humildad. Simplicidad. I - II

*   *   *


 

* * *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+
* **
* * *
Carl Jung:
Carl Jung:
 
Carl Jung:
"Los errores son, después de todo, los fundamentos de la verdad, y si un hombre no sabe lo que es una cosa, es al menos un aumento en el conocimiento si sabe. lo que NO es".

    * * *

Carl Jung
* * *


Carl Jung:
* * *
*      *      *
* * *


Abandono. Humildad. Simplicidad. I



“Es el corazón puro de niño que sabe abandonarse, en Nuestros brazos adormentarse”


Comentario

Programar la vida es una cosa esencial para poder vivirla plenamente.

Las exigencias de la vida cotidiana son múltiples.

Por lo tanto, si deseamos dar espacio a lo que es necesario para nuestro cuerpo, para el corazón, y para el Alma, es indispensable hacer una lista con las cosas que son prioritarias para nosotros, después de lo que la cotidianidad ya nos requiere.

Difícilmente logramos hacer siempre todo lo que deseamos o sentimos necesario para nosotros.

Esto sobre todo si estamos insertados en una sociedad del tipo occidental que exige una programación en todo, incluso a largo plazo.

Además, existen las exigencias de las personas que amamos, de la familia, de los amigos, etcétera.

Por lo tanto, inevitablemente, cada día nos vemos en la necesidad de tener que tomar decisiones.

A menudo ocurren imprevistos que cambian nuestros programas y nos llevan a vivir fuertes reacciones emotivas y un estrés inesperado.

Por esto no es fácil hablar de abandono en una vida tan ‘programada’.

Puede venir espontáneo por lo tanto pensar que sólo un modo de vida ‘alternativo’ (sin trabajo o fuera de la sociedad, etc.), puede permitir de vivir el ‘abandono’.

Los Ángeles nos ayudan a comprender que no es así, que el ‘abandono’ es un estado del corazón que permite al Alma de vivir su diseño, para nosotros desconocido, y que se puede vivir abandonados, más allá de la realidad que nos circunda.

‘Abandonarse’ significa permitir que suceda aquello que nuestra Alma ha elegido antes de iniciar este viaje.

Nos exige no obstaculizar esto tratando de vivir y de ser como queremos, tener lo que deseamos, pero escuchando lo que nuestra Alma nos pide.

Cuando era adolescente he recibido dos ofrendas bellísimas que me han ayudado tantísimo a vivir en este abandono.

Una ofrenda era la imagen de una pequeña barca a remos con una vela sutil, en medio del océano, con abajo una leyenda:


“Rema siempre con todas tus fuerzas, pero debes también saber dejar los remos cuando es necesario, para permitir a tu Alma de soplar la vela y conducirte hacia tu playa, porque sólo ella sabe dónde es.”


La otra ofrenda ha sido conocer la metáfora del campesino que es obligado a desviar el curso natural del agua, con tablones de madera, para conducirla hacia los prados que necesitan de ella.

El agua ‘ve’ aquellos tablones como obstáculos que le impide ir hacia dónde quisiera y no ciertamente como una ayuda para llegar donde puede vivir su función de agua: saciar la sed a quien lo necesita.

Sólo el campesino, como nuestra Alma, conoce el recorrido justo.

Por lo tanto, es necesario permitir a nuestra Alma de llevarnos por el camino correcto, y comprender que, a veces, lo que vemos como obstáculos, pueden ser, en cambio, ayudas para llegar a nuestra meta.

En mi vida he tenido muchas confirmaciones de esta metáfora.

Y cada vez que he aceptado serenamente el cerrarse de una puerta, luego se me abría un portón.

Para que esto suceda, uno no puede permanecer delante de la puerta tratándola de abrir a toda costa, es necesario continuar serenamente el camino.

Así que, ahora más que nunca estoy convencida de que:

‘Lo que viene, conviene...’


Esto incluso cuando no sé comprender lo que me ocurre, o no me parece una cosa buena para mí.

Estoy segura que, en todo caso, lo es para mí Alma, y que me conviene para llegar a mi meta.

He vivido mucho tiempo sola y he encontrado múltiples dificultades.

Por lo tanto, no me ha sido fácil aprender a comprender cuando tengo que dejar los remos en mi barca y permitir a mi Alma, a mis Ángeles, de soplar la vela, a menudo cambiando mi ruta, o si en ese momento se me exige insistir, luchar, aún con más fuerza.

No lo sabría comprender ni siquiera ahora si valorase la situación con la mente. Puedo ‘sentir’ en ese momento tengo que hacer, si escucho el corazón, si extiendo la mano a mis Ángeles, si dono a Ellos mi vida, si meto mi Alma delante de todo.

De esta manera no puedo equivocarme y mi corazón estará en paz, porque estoy segura de que mis Ángeles saben dónde conducirme, mi Alma conoce bien mi meta.

Y nada es más importante para mí que seguirla, que ser un medio para mis Ángeles.

El abandono es una conquista grande, y requiere mucha fuerza, coraje, determinación y constancia.

Sería necesario mucho tiempo para explicar aquello que puede ayudar a vivir abandonados y superar los obstáculos que se pueden encontrar.

Además, cada uno, llega al abandono con sus experiencias y sus tiempos.

El camino más simple es vivir la Esencia de Niños.

Los Niños no buscan el significado de aquello que viven, no piensan en el pasado, no programan el futuro, y viven intensamente el presente.

Cuando extienden la mano a quién los puede acompañar, no preguntan dónde están yendo, se encomiendan totalmente, con la certeza que quién los guía, los conducirá dónde tienen que ir y los protegerá en todo.

Con conciencia, podemos estar atentos a vivir siempre en la Luz y en el Amor, y, con responsabilidad, hacer todo lo que nos es posible.

Así podemos hacer como los niños: extender la mano a nuestro Ángel y abandonarnos serenos a Su guía, con la certeza de estar protegidos totalmente y de llegar a nuestra meta.

Con el corazón simple y cándido de niños, podemos sentir la voz del Alma, y así comprender si realmente estamos haciendo todo lo que nos compite, para dejar luego que todo ocurra.

Este equilibrio entre el hacer aquello que nos corresponde, y el permitir a nuestro Ángel de soplar sobre nuestra vela, entre el tener el coraje de cambiar las cosas que podemos cambiar y el aceptar las cosas que no podemos cambiar, nos lleva a vivir el verdadero abandono.

Sabremos así aceptar todo con serenidad, con la certeza que aquello que vivimos, es bueno para nosotros y nos ayuda a realizar el diseño de nuestra Alma.

Querida Alma Luminosa, por experiencia personal, puedo confirmar que esta conquista exige muchísimo, pero dona mucho, mucho más.

Viviendo en el abandono todo es más simple de vivir y de aceptar, las alegrías son continuas y cada vez más grandes, la paz del corazón es incesante.



Pregunta:

¿Qué es lo que puede ayudarme para aprender el abandono?

Respuesta:

“Meter el Alma delante de todo, elegir de vivir el diseño del Alma, extenderMe tu mano, segura de que te guiaré hacia dónde tu Alma ha elegido ir.

Puedes llevar Luz a cada parte tuya y volver luego a iluminar las partes que has ya iluminado, porque el crecimiento es continuo, el viaje no termina nunca.

Quitando los guijarros más grandes, se descubren aquellos más pequeños, quitando estos, se descubren los granos de arena.

Y para que todo fluya, es necesaria hacer esto con mucha alegría.

Piensa en un riachuelo de agua: primero inicia a fluir como riachuelo, luego se convierte en arroyo, luego en un río, poco a poco se vuelve cada vez más grande, y cuando entra en el mar, se convierte en mar, se convierte en olas que fluyen y que se dejan guiar.

Debes ser como el agua que corre sin conocer su recorrido, y se convierte en una ola que se deja guiar, sigue al Alma.

Al principio puedes encontrar dificultades, resistencias, pero llegará el momento en que la unión profunda con el Todo, te permitirá de fluir en el Todo, muy dulcemente.

Tu Alma te ha elegido el Gran Mar, Nuestro Mar, y puedes convertirte en agua, entrar en Nuestro Mar y convertirte en una ola. En ese momento todo será muy dulce, será maravilloso.

Cada día puedes alegrarte diciendo:

– Hoy puedo fluir mucho más que ayer, abandonarme más que ayer – .”



Pregunta:

Me es difícil aceptar lo que no comprendo.

Respuesta:

“Recuerda que es casi imposible comprender siempre todo de este viaje, comprender todo de la realidad que te rodea, comprender todos los motivos de las situaciones que ocurren. Por lo tanto, no permitas a tu mente de juzgar, clasificar, interpretar.

Si vives muchos momentos de silencio, puedes aprender a percibir el corazón, y en el corazón la voz del Alma. De esta manera sabrás aceptar serenamente también aquello no sabes comprender.

Ama todo lo que sucede, aunque no lo comprendes, vive con el entusiasmo incluso en la confusión de los acontecimientos.

Vive con responsabilidad, haz todo lo que sientas necesario para tu cuerpo, para tu corazón, para tu Alma.

PídeMe ayuda para comprender en dónde puedes todavía hacer algo, en dónde puedes cambiar algo, en dónde es necesario sólo aceptar.

Ama todo lo que te rodea, pero no te aferres a nada.

Vive intensamente todo lo que ocurre, pero no te agarres a nada, no retengas nada.

Alégrate por cada cosa que tengas, que vivas, ama cada cosa que ocurra.

Recuérdate de cantar, danzar, jugar.

Sé feliz por ser un Alma Luminosa, por poder vivir un viaje muy importante, por estar acompañada y protegida por Mí, por poder donar a quien encuentre tu Esencia.

Muchas veces llegan cosas incomprensibles para ayudarte a desapegarte de aquello que estás viviendo, de la realidad visible, para aprender a escuchar el sentir corazón, la voz del Alma.

A veces alrededor llega la confusión para ayudarte a entrar aún más dentro de ti, para empujarte a buscar todavía más el silencio.

No trates de comprender lo que es incomprensible. A menudo, la incomprensión, la confusión, son grandes ofrendas que permiten sentir todo sólo con el corazón, percibir todo con el Alma, vivir con el corazón, sintiéndose Alma.”



Pregunta:

Sé que es bueno seguir al corazón, pero a veces, siguiendo al corazón, me he apartado de mi Sendero, de mí misma...

Respuesta:

“Esto puede ocurrir cuando el corazón no está completamente sanado, hasta cuando existan las necesidades, hasta cuando se busquen satisfacciones fuera de uno mismo, hasta cuando se persigan las ilusiones, hasta cuando se deje espacio a la personalidad.

He aquí porque es bello y justo dejarse guiar por el corazón, pero a veces también puede ser peligroso.

Ahora puedes decir:

– Elijo de seguir mi Alma – .

Con humildad acepta que, a veces, por miedo, para querer retener seguridades, se pueden distorsionar las palabras del Alma, o no se la escucha.

Existe una llave para poder escuchar siempre el Alma y estar seguros de que lo que se siente son las palabras del Alma: no tener miedo a perder, a tener que dejar, a tener que modificar, y estar preparados para dejar, modificar, perder.

Si estamos preparados para esto, si hemos dejado ir toda la personalidad, si el corazón es cándido, podemos entender el lenguaje del Alma.”



Extraído del libro: Estoy a tu lado
Autora: Satya
Además de estos libros hemos publicado 22 pequeños-e-book:
http://www.suonidiluce.com/es/libros/libros/peque%C3%B1os-e-books/



Pag. Anterior: Satya - ¿Mi padre está allí con Vosotros?
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4321

Pag. Siguiente: Varios/Otros - Abandono. Humildad. Simplicidad. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4345

* * *

Abandono. Humildad. Simplicidad. II

Pregunta:

A veces tengo temores que no comprendo.

Respuesta:

“Con serenidad acepta que salir de los castillos que se han construido para crear seguridades, caminar al aire libre sin refugios, e ir hacia lo desconocido, creará siempre temor, hasta que comprenderás que en lo desconocido existen grandes ofrendas, grandes oportunidades, grandes alegrías que te esperan.

DónaMe todos tus temores, Yo infundiré en ti aquello que te ayudará a ir más allá de ellos, Yo los desarmaré.

Acepta antes el temor, solo de esta manera lo puedes ver, incluso desde lejos, luego dirige tu mirada al Cielo y allí viene Conmigo.

Si no aceptas un temor, no lo verás, y este podrá incluso impedirte caminar.

Muchas cosas pueden crear temores, por ello estos deben ser aceptados y compartidos con humildad.

Sólo así reforzarás tu Credo, y, apenas un temor aparezca, lo sabrás reconocer y luego desarmar. Los temores son peligrosos porque quitan la fuerza, crean dudas, debilitan la Fe.

Si los aceptas y los amas, si Me pides ayuda en esto, siempre los sabrás reconocer, incluso desde lejos, y, por lo tanto, por sobre ellos elevarte Conmigo.”

Pregunta:

No sé cuándo debo aceptar la cotidianidad que estoy viviendo o cuando puedo tratar de cambiar las cosas que no me gustan.

Respuesta:

“Con Amor acepta tu cotidianidad y ámala.

Trata de transformarla siempre en continuas oportunidades para tu crecimiento, haz todo lo posible para que sea más ligera y alegre.

Así como te invito a aceptarte como tal cual eres, para ser cada vez más luminosa, lo mismo ocurre con la cotidianidad, así es para cada cosa.

Haz que tus pensamientos, tus deseos, tus acciones, sean dirigidas a cambiar para mejor.

En cualquier lugar te encuentras, con cualquier persona estés, recuerda que hasta allí has llegado para crecer, para donar tu Luz, para expresar tu Esencia.

Por lo tanto, vive todo intensamente, dona todo tu ser, ayuda en todas las maneras posibles, debes estar siempre preparada a nuevos cambios y para otros lugares.

Esto es vivir el abandono.

PídeMe de ayudarte a comprender dónde, cuándo y qué cosa es necesario aceptar, modificar, o cambiar, y de ayudarte en todo esto.

Luego, escucha en el corazón la voz del Alma y observa qué ocurre a tu alrededor.

Así puedes recoger las confirmaciones de lo que has sentido en el corazón.”



Pregunta:

Cuando me siento desorientada, tengo mucho temor.

Respuesta:

“DónaMe este temor y pídeMe de ayudarte.

No permitas nunca a tu mente de dar explicación por tu desorientación, de preguntar porque te encuentras en ese lugar, por qué ocurre aquello que estás viviendo, sin embargo, permite que todo ocurra, deja que todo fluya.

Puede ocurrir momentos en los que sientes de perderte porque estás contactando lo que ahora es invisible a ti.

Puedes sentirte desorientada porque sientes extraño lo que estás viviendo, o no comprendes su significado.

Extiende tu mano hacia Mí, pídeMe de ayudarte y no temas nada.

Piensa que cuando entrarás en el mundo ahora invisible para ti, sentirás alegrías nuevas.

Cuando sientas extraño lo que estás viviendo, o cuando no comprendas su significado, siente que vivir ese momento, puede reforzarte, puede aumentar tu Credo, puede ayudarte a aprender a desapegarte de aquello que esté sucediendo.”



Pregunta:

¿Puedes darme una ayuda para aumentar mi abandono?

Respuesta:

“Puedes hacer este juego conmigo.

Ve a un bosque y allí camina, recordando los bosques de tu vida; luego camina en un valle, luego en un prado, y di:

– No ha sido simple caminar en un bosque, en muchos valles he caminado con dificultad, sobre el prado sé caminar serenamente. Ahora siento la alegría de dejar ir los bosques, los valles y los prados conocidos, para subir al Cielo, y allí caminar – .

Cierras los ojos, elige de apoyar tus pies en el Cielo, y luego sientes tus pies apoyarse en el Cielo.

He aquí que tu corazón y tu Alma pueden quedar así en el Cielo.

Desde allí, todo podrás observar, y mucho más comprender.

Para estar preparada para hacer este juego, antes acepta que todo lo que has conocido en los bosques, en los valles, en los prados, no te sirve más, porque ha tenido su tiempo y porque en el Cielo el camino es diferente. En el Cielo todo es diferente.

Este juego puede ayudarte en vivir abandonada.

Recuerda que ésta es una elección y, como todas las elecciones, pueden atraer situaciones para poderlas experimentar.

Si sientes que no es fácil de vivir, piensa que puede llegar a ser, si unes tu mano a la Mía, si con alegría sigues tu Alma, si pones tu Alma ante de todo.

Recuérdate que en el Cielo no puedes llevar nada de aquello que ya conoces, nada de tu personalidad, nada de tus costumbres.

Desapegándote del pasado, darás mucho más espacio a tu Esencia antigua, y manifestarás toda tu Esencia.

Desapegándote de todos los conocimientos de la mente, descubrirás los conocimientos del Alma.

Haciendo esto, te apartarás del mundo, incluso caminando en el mundo, incluso amándolo, para vivir los conocimientos de tu Alma, y dejarla así libre en el Cielo.”



Pregunta:

Tú sabes que siempre miro hacia arriba, porque es allí donde quiero llegar, por lo tanto elijo de hacer este juego.

Respuesta:

“Con ésta determinación puedes hacer este juego de manera serena, puedes estar lista para llevar tus pies en el Cielo, con el entusiasmo por descubrir que eres Hija del Cielo, que tu Casa es el Cielo, que tu sitio está allí.

Desde allí, puedes volver la mirada a quien camina sobre la Tierra con una nueva compasión, comprensión, paciencia, con un desapego nuevo.

Desde allí, puedes mirar tu personalidad quedar en la tierra, y sentirte así Esencia pura.”



Pregunta:

¿Quiero seguir mi Alma, puedes ayudarme?

Respuesta:

“Visualiza que estás subiendo sobre un monte que no conoces, que no tiene senderos, pero existe un largo hilo dorado que conecta a la cumbre al valle. Si sigues aquel hilo no te perderás, y a la cumbre llegarás.

A la mañana, visualiza este hilo que une tu Alma a la Grande Luz, escucha tu Alma y permítele de seguir este hilo dorado.

Luego, ves otro hilo que une tu corazón al Mío, y sientes que con Amor te contendrá en este seguir al Alma.

Permanece atenta a tener siempre la mirada sobre estos hilos, porque basta poco para perderlos de vista y extraviarse. Esto también puede ocurrir mirando alrededor, o el valle. Y luego no es fácil hallarlos...

No escuches sólo el corazón, sino con el corazón escucha y sigue al Alma. Ella ha elegido la Luz.

Cada mañana, cuando imaginas ese hilo, repite la promesa de dejar libre el Alma de seguir ese hilo.

Y no pienses que todavía no conoces el lenguaje del Alma.

El Alma ya se hace sentir dentro de tu corazón, aunque si ahora pareciera que no la sientes. Cada vez más te afinarás oyendo su lenguaje.

Vive con el corazón abierto al Amor, mantén la mirada sobre estos hilos, en el Cielo.

No te detengas nunca en esta subida hacia la unión luminosa que el alma tendrá con la Luz.

Vivir en el mundo y vivir todo en función del Alma, mirar dónde se pueden posar los pies, sin sacar la mirada de la Luz, requiere un gran equilibrio.

Es fácil vivir separados de la tierra, de la cotidianidad, lejanos de todo y de todos, y ser como vosotros decís ‘espirituales’.

No es simple vivir responsablemente con los pies bien puestos sobre la tierra, prestar atención al cuerpo, poner el Alma ante todo y siempre tener la mirada al Cielo. Sin embargo, esto es ser realmente ‘espirituales’.

Aprieta Mi mano, y pídeMe de ayudarte en esto.

Así puedes sentirte fuerte y preparada para vivir todo aquello que puede llevarte a este gran equilibrio.”



Pregunta:

Desde hace un tiempo ya no siento el deseo de frecuentar cursos para aprender cosas nuevas, o de leer, como me gustaba hacer tiempo atrás...

Respuesta:

“Estás recontactando con tu Alma, estás permitiéndoMe de actuar en ti, estás sintiendo que allí dónde te encuentras, es el Sendero justo para ti, que lo que estás haciendo es bueno para ti.

Permanece serena, lo importante es descubrir cada vez más tu Esencia, y dejarla libre para que pueda seguir al Alma.

Lo importante es dejar tu mano en la Mía y dejarte acompañar y ayudar por Mí.

Éste es el camino más simple, no es ciertamente el más fácil, pero es el Gran Camino.

Muchos ‘Corazones’ conocen y buscan muchas cosas, pero temen de conocerse a sí mismos y seguir al Alma.

Elegir conocerse uno mismo y seguir al Alma ante todo, requiere mucha fuerza y un gran coraje, porque no se conoce qué es lo que el Alma ha elegido vivir o no vivir.

Continúa siguiendo tu Alma, abandonada en Mis brazos, y permíteMe tomarte entre Mis brazos.

Serenamente alivia cada más tu corazón, purifica siempre más tu cuerpo.

DaMe tu mano, y sigue a tu Alma como una enamorada, alegre, sonriendo, y así conocerás el Amor que estás buscando, vivirás con paz en el corazón.”



“... Como una pequeña niña te tomo de la mano, para guiarte hacia dónde has elegido ir.

Puede ocurrir que, estando incluso el sol, tú te sientas en medio de la tormenta, de la oscuridad, y así, a veces, perder el sendero.

Dulcemente, siempre te ayudaré a descubrir de nuevo el sol, y retomar el camino en el sendero elegido por tu Alma.”



“... Lo que te sugiero, lo que en ciertos momentos tú pide de hacer, recuerda que es solo para ayudarte a realizar el diseño de tu Alma, y vivir en alegría, con paz en el corazón.

Si algo te parece difícil, o lo sientes pesado, doloroso, recuerda que es por tu bien, es solo lo que tu Alma ha elegido de vivir, para alcanzar la cumbre, para conquistar una inmensidad inimaginable.”



“... Mis palabras pueden ser totalmente simples, las conciencias pueden parecerte claras, pero más creces, más comprenderás su significado profundo.

Y por cuánto te parecerá de haber comprendido totalmente una conciencia, y de haberla depositado en tu corazón, será tuya solo cuando la hayas experimentado, muchas veces, en situaciones diferentes.

Esto porque Nuestras palabras contienen muchos significados.

Esto porque lo que hasta ahora has vivido o estás viviendo, puede ser una ayuda para comprenderlas, pero a menudo también un impedimento.”



Querida Alma Luminosa, estos mensajes también expresan mi experiencia al inicio del Camino del crecimiento.

Naturalmente tengo continuas confirmaciones,

A menudo, lo que me parecía difícil de vivir todos los días, en todas las situaciones, al final no lo era tanto.

Lo que, en cambio, me parecía más fácil, o lo sentía un juego divertido, en realidad me exigía muchas más atenciones, constancia y mayor empeño.

Pero he logrado hacer y vivir todo con la ayuda de los Ángeles.

Con el objetivo de recordarnos que la vida es en realidad un gran juego, que todo lo que nosotros hacemos podemos transformar en juego, los Ángeles llaman ‘juegos’ todas las pequeñas meditaciones, visualizaciones que nos donan, las expresiones que nos sugieren de decir, tanto en el corazón como en voz alta.


Ellos nos dicen:


“... También Nosotros nos hemos tomado de la mano para jugar con vosotros...

Nosotros conocemos cada juego que te donamos, tú podrás conocer totalmente sólo después de haberlo hecho.

Entonces, juega Conmigo con alegría, con simplicidad, con confianza.

Cada vez que el juego cambiará, te enseñaré las reglas del juego, así podrás seguir jugando.

No importa si todavía no conoces todo el juego: simplemente juega como una niña alegre, despreocupada.”



“... Haz los juegos que te dono con el corazón de niña, con la mente lejana, con alegría.

Haz mucho estos juegos, ellos pueden ayudarte mucho a aprender, a crecer de prisa, a vivir con serenidad y en paz.

Y así, ir a la escuela, vivir la cotidianidad, vivir la vida, se convertirá en nada más que un juego que ilumina el corazón, que trae alegría.

Cuando puedas, haz estos juegos en la Naturaleza, porque ella contiene muchas sabidurías, incluso antiguas sabidurías.”

Extraído del libro: Estoy a tu lado
Autora: Satya
Además de estos libros hemos publicado 22 pequeños-e-book:
http://www.suonidiluce.com/es/libros/libros/peque%C3%B1os-e-books/

Pag. Anterior: Varios/Otros - Abandono. Humildad. Simplicidad. I
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4344

Pag. Siguiente: Varios/Otros - Abandono. Humildad. Simplicidad. III
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4346
 




* * *
* * *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario