jueves, 19 de enero de 2017

Extracto de: Los orígenes de la civilización humana - Ramtha

* * *

* * *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+
* **
* * *
Carl Jung:
 "Conocer tu propia oscuridad es el mejor método para lidiar con las tinieblas de otras personas".
* * *
Carl Jung:
* * *
*      *      *
toroide
*          *          *
*              *              *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen 
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 
*               *               *
*     *     *
*          *          *
Compartiendo:
* * *
 * * *


Ramtha ~ Un descenso masivo de dioses y la evolución genética. I


Ahora, ¿Cuántos de vosotros en esta audiencia habéis tenido la espléndida oportunidad de haber estado sentados, o de pie, en un lugar en particular donde empieza a caer del cielo el gran silencio blanco? Levantad la mano. ¿Sabéis lo que es el gran silencio blanco? La nieve. ¿Cuántos de vosotros habéis mirado hacia arriba y la habéis visto caer? Que así sea. ¿Y pensasteis que era hermosa? ¿Cuántos de vosotros pensasteis que era hermosa? Bueno, esto es una analogía extraordinariamente simple de lo que serían individuos descendiendo a través de los planos en su involución.(1)

Lo importante es que vosotros recorristeis todo el camino hasta llegar aquí abajo. Vosotros estáis ahora en lo que se llama la evolución del ser humano sobre este plano. Pero ¿fuiste tú el primer copo de nieve que cayó? No. ¿El segundo entonces? ¿Oigo a alguien decir el tercero, el cuarto o el quinto? No, vosotros no fuisteis. Entonces, ¿es posible, mi amada gente, que mientras vosotros estabais aquí arriba en el azul ultravioleta disfrutando ese exquisito cuerpo vuestro, había otros que ya estaban dando el salto y estaban descendiendo, entrando en conflicto con la luz y moviéndose en el infrarrojo, y que finalmente llegaron hasta aquí? ¿Es esto posible? ¿Cuántos de vosotros estáis de acuerdo? Claro que sí.

Ahora, en el momento que llegasteis aquí, a este lugar que llamamos Terra —así es como se llama la Tierra—, aquellos dioses que habían venido antes que vosotros estaban muy atareados haciendo lo que saben hacer muy bien, creando la realidad, ya sabes, conciencia y energía creando la naturaleza de la realidad. Y ellos ya eran los pioneros de este lugar cuando llegasteis vosotros. Así pues, examinemos algo de lo que fue su trabajo. La mayoría de las culturas modernas sólo aceptan que lo que llamamos la humanidad ha existido durante dos millones de años.

Pero la sociedad, en su estado más evolucionado y apreciado sólo ha existido, digamos, aproximadamente desde hace dos mil o quizás cinco mil años. ¿Qué pasaría si yo os dijera que vosotros habéis tenido civilizaciones que florecieron y que han superado y maravillado cualquiera de las tecnologías que poseéis hoy en día, y que la última que estuvo aquí poseía no sólo espacio y tiempo interdimensionales sino que tenía la habilidad extraordinaria de dominar el espacio y el tiempo y viajar interestelarmente? Este grupo estuvo aquí por última vez hace 455.000 años.

Yo sé que esto es contradictorio a lo que dicen vuestros científicos, pero ¿qué saben ellos? Ellos sólo han vivido aquí durante esta vida. Pero aquí está el detalle, lo que importa es que la humanidad —como es conocida— es mucho más antigua de lo que la ciencia percibe. Y si la consideramos en términos humanos, bueno, yo os diré que la última civilización hace 455.000 años no fue, ni mucho menos, tan brillante como la que estuvo aquí hace diez millones de años.

Entonces, los copos de nieve, ¿caen de arriba hacia abajo? Sí, en verdad lo hacen. ¿Caen en determinado orden? ¿Y quién nos dice qué copo de nieve en particular decidió ser el primero en salir de las nubes y cuál se demoró y esperó hasta el último minuto?

Ahora, ¿cuándo vinisteis vosotros aquí? ¿Cuándo llegasteis? Este grupo, vosotros, llegó aquí cuando ya había dioses que habían creado flora y fauna, bestias y flores. Ellos ya habían creado aromas, semillas y raíces, y diferentes variedades de hierba, árboles en potencia y frutas que se han extinguido en este plano desde hace ya mucho tiempo. ¿Y cómo los crearon? Bueno, ellos hicieron exactamente lo que se les había enseñado mucho tiempo atrás. Tomaron y alinearon su enfoque con un sueño, y se volvieron analógicos con él.(2) ¿Cómo afectamos un medio ambiente que es estático, en verdad, y que ya está aquí? Es fácil, del mismo modo que afectamos los medio ambientes en los cuales ya hemos vivido anteriormente.

Los afectamos al traer con nosotros el conocimiento de nuestra involución. Basados en lo que se llamaría nuestro conocimiento, con la memoria de nuestra alma, podemos enfocarnos con este cuerpo en un nuevo sueño, por ejemplo una variación de la palmera, porque necesitamos una variación de ésta; necesitamos una que pueda sobrevivir las condiciones climáticas. ¿Y cómo hacemos eso? Todo lo que hacemos es diseñar tal planta y llevarla hasta su posición analógica en Punto Cero.

Ahora, es aquí donde el dios es tan extraordinario. La palmera ya existe, su variación está siendo ejecutada por alguien que decide que le gustaría que esta planta habite en las costas y pueda sobrevivir. Así, todo lo que ellos tenían que hacer como dioses —aunque habitaran estos pequeños y casi mórbidos cuerpos— era desearlo, y desearlo con tal intensidad que ellos, como conciencia y energía, la Fuente primera, como observadores, fueran los legisladores de un océano de energía. Y la palmera no es nada más que pensamiento coagulado, energía que se ha formado en masa y a la cual su dios creador le dio sus características distintivas.

La ciencia tiene una manera de probar algo de esto al sugerir, al menos, que el observador en nosotros es lo que causa que los campos de partículas reaccionen. Más aún, la ciencia dice —si les vamos a creer— que la energía se manifiesta en forma de onda, y que esa onda puede no sólo ondular, sino que en el momento que es observada puede colapsar en forma sólida. Cuando el observador se aleja, la forma sólida comienza a desenvolverse y a ondular de nuevo. Entonces, ¿Quién es el observador? El observador eres tú. ¿Qué es la realidad? Un campo de energía potencial, que aunque coagulada, puede disolverse y formarse nuevamente de acuerdo al pensamiento enfocado. De este modo, todo lo que aquella entidad tenía que hacer era soñar una versión extendida de la palma. Y todo lo que tenía que hacer era ver su suculento fruto flotando —eso es todo lo que tenía que hacer— y sostenerlo con toda su intención.

Ahora, como él o ella son viajeros en una estructura de tiempo más lenta, va a tomar un poco más de tiempo para que esa energía cambie que, si por ejemplo, esa palmera existiera en el sexto plano. ¿Cuántos de vosotros entendéis? Que así sea. Pero de cualquier manera va a cambiar. ¿Y por qué? Porque un dios deseó que cambiara. ¿Y quién es ese dios? Bueno, el dios no es ningún otro sino el observador de la ciencia. El observador, aquel que puede causar que la energía que ondula libremente colapse en cualquier forma que él desee, y sea susceptible a la manera en que pensamos. Es la verdad.

Es posible, entonces, que los dioses originales que vinieron aquí pasaran por una fase de evolución anterior a la formación y la caída de los copos de nieve. En el momento que llagasteis aquí ya había bosques ancianos, y en verdad animales, pájaros, ríos, semillas y flores, todos ellos hermosos. Ya había cañones y montañas, y frutas suculentas que comer. Ahora, alguien anterior a vosotros hizo eso. Y vosotros bajasteis hasta aquí, hasta aquí abajo, como un copo de nieve que cae dentro del vientre de algún humanoide primitivo que justamente esa noche estaba copulando. Y vuestro campo de energía es éste. Hemos estudiado hoy los campos de energía conocidos, que no son otra cosa sino el radio, la profundidad y la anchura de la energía ondulante.

Entonces aquí (cuarto plano) tenemos un radio corto, aquí (tercer plano) tenemos un radio más largo, aquí (segundo plano) tenemos un radio aún más largo, y aquí (primer plano) tenemos el radio más largo de todos; toda esta energía es susceptible a nosotros porque ese es el modo como lo hemos creado.

Así pues, cuando nosotros llegamos aquí y caímos en medio de dos amantes pasionales —Dios sabe dónde estarían—, nuestro copo de nieve de energía potencial cayó en la semilla-matriz de una criatura, que se convertiría en el nuevo cuerpo.

Ahora, tú puedes ser una entidad espiritual en infrarrojo y estar apegado a este lugar, la Tierra, estar aquí deambulando como un fantasma. El problema que te causa morar tan cerca del plano terrestre es que tú no tienes el vehículo apropiado en este tiempo; y por eso no puedes oler las plantas, y de hecho no tienes paladar para degustarlas. No tienes ojos para percibir el color azul celeste, y no tienes el cuerpo que pueda abarcar la emoción con sentimientos o sentir la agitación de ser abrazado por otra criatura. Entonces, cuando tú quieres tocar la rosa, tu mano pasa a través de ella, porque tu mano en infrarrojo está vibrando más rápido que la rosa, cuya vibración es más lenta. ¿Lo entiendes? Así, para poder realizar tu último descenso, tú tienes que descender en un cuerpo que esté vibrando a la misma velocidad que lo hace la rosa. De este modo tú puedes probar la fruta, puedes ver el azul celeste y puedes sentir el abrazo de uno de estos seres humanos. Eso es lo que hicisteis.

Y vosotros llegasteis aquí a una especie de medio ambiente recién creado. Pero ¿quiere esto decir que porque ya había vida en forma de plantas, vosotros no podíais cambiar lo que los grandes creadores que vinieron antes de vosotros ya habían puesto en marcha? No, vuestra misión es cambiar lo que ya se ha puesto en marcha, porque la energía es susceptible al pensamiento y necesita ser desarrollada hasta su plano de existencia más elevado. Vosotros llegasteis aquí y empezasteis a cambiar cosas. ¿Lo entendéis?

¿Cuántas cosas había aquí que vosotros nunca conocisteis porque no os tropezasteis con ellas o no las comisteis? Bueno, bastantes, de hecho. Cuando vosotros llegasteis, al principio, el hecho de no saber siquiera lo que era un árbol os indicaba que vuestra sabiduría para crear era bastamente insuficiente. ¿Entendéis? Así pues, la evolución en la vida humana —puesto que no hay un elemento más bajo que éste— consiste en que debemos avanzar dentro de su flujo del tiempo. Y para hacer esto debemos crecer lentamente dentro de un cuerpo humano, acostumbrarnos a usar las facultades de un cuerpo humano que nos produzca un entendimiento emocional. Ahora bien, eso puede tomar mucho tiempo.

Dejadme que os dé un ejemplo. Digamos que vosotros vinisteis aquí en pleno apogeo del Tyrannosaurus Rex. ¿Habíais escuchado ya este nombre? Tiene una reputación bastante despreciable. Digamos que tú nunca habías visto un tiranosaurio en tu vida. Entonces un día estás afuera muy ocupado recogiendo las frutas que habías descubierto, porque tu madre te las había enseñado. Y estás ahí, comiendo, cuando de repente sientes un aire caliente en tu espalda y algo que suena como la erupción de un volcán en la distancia; se parece mucho, pero es otra cosa. Y tú te das la vuelta y casi no puedes reconocer lo que estás viendo, pero esos dientes parece que van por ti, y tú ya los has visto antes.

De repente te das cuenta de que los dientes de esa boca son mucho más grandes que los de tu madre, y que ese aliento es caliente y hediondo. Por un momento no estás seguro si es ahí donde quieres estar, te levantas y empiezas a correr tan rápidamente como tu pequeño cuerpo de homínido te lo permite. Estás corriendo y cuando miras hacia atrás esta criatura ciertamente empieza a tomar forma, y cada vez que la miras se vuelve más grande y más mala. Y lo que es más, te está alcanzando.

Ahora, en tu cuerpo tienes lo que se llaman genes evolutivos. En otras palabras, el cuerpo humano está creado —escucha con atención— por los patrones genéticos de sus padres. Entonces, ¿cómo evolucionan los padres sus propios genes para producir descendencia con mejores cualidades? ¿Cómo hacen eso? Bueno, tú podrías decir que es el acto aleatorio de la copulación lo que une a estos genes de una forma cohesiva y coherente para que produzcan lo que se llamaría una entidad superior a la suma total de lo que son sus padres. Esto no es así, en absoluto.

¿Sabes cómo consiguieron tus padres que tú seas mejor que ellos? Sucedió porque cada emoción humana que tus padres tuvieron, fue transferida a sus genes en forma de un patrón genético. Así, el viejo atributo que se os ha impuesto y que dice que vosotros habéis heredado los pecados de vuestros padres y madres, no quiere decir nada malo. Simplemente se refiere a la limitación. ¿Cuántos de vosotros entendéis eso? Ahora, lo que esto quiere decir es que el cuerpo que tú exhibes es el del miedo emocional de tu madre y el de la fuerza interna de tu padre. También es el cuerpo de la compasión de tu madre y la determinación de tu padre. Si tu espalda es más recta y más fuerte que la de tu padre es así porque la determinación de tu padre produjo en sus genes una mutación de sí mismo, y la descendencia de esa determinación serían los portadores de una espalda más fuerte.

Todo el mundo lleva consigo el cuerpo de sus padres, pero lo que el cuerpo de tus padres quiere decir, realmente, es el conjunto de las actitudes de tus padres. ¿Entendido? Cada vez que sentís miedo, éste afecta al cuerpo emocional. El cuerpo emocional, en respuesta, lo imprime en un programa en el ADN. Cada vez que logras algo, cada vez que tienes un deseo —cada vez que deseaste que tu espalda fuera más fuerte, tu cerebro más lúcido y tu vista más aguda, cada vez que sientes esas cosas genuinamente—, estás afectando a las futuras generaciones con esas actitudes. ¿Lo entiendes? Que así sea.

Regresemos ahora a la persecución. Esta pequeña entidad está corriendo con todas sus fuerzas. Y lo que muy pronto se vuelve obvio para él es que va a perder en esta carrera contra un aliento terrible y unos dientes feroces y algo desgastados. Y el último pensamiento que tiene es: «Cuánto hubiera deseado tener unas piernas más largas».

¿Entendéis esto? Ese es el último pensamiento, mientras esa criatura gigante lo atrapa, lo mastica —destrozando su espalda y su cuello— y finalmente lo engulle, en medio de una gran convulsión que lo envía hasta sus jugos gástricos. Su alma y su espíritu, al mismo tiempo, se desprenden y dicen: «Esto ya es demasiado». ¿Cuántos de vosotros lo en-tendéis? Aún no hemos acabado, así es que no os vayáis a dormir ahora. Esta entidad sufre una muerte bastante extraordinaria. La muerte es su primera experiencia aquí abajo, y no ha estado tan mal, bueno un poco desagradable al final. Y lo que hace es que regresa a la luz,(3) ya sabes, esa entidad fastidiosa que le espera ahí arriba.


Y éste le dice: «Veamos lo que hiciste».
El contesta: «De acuerdo, veámoslo».
Entonces ellos ven la escena repetida.
«¿Aún quieres regresar?», le pregunta.
«Quiero regresar», contesta él.
«¿Por qué quieres regresar?»
«Porque quiero regresar».
«¿Y qué vas a hacer allí?»
«Lo voy a hacer mejor».
«¿Por qué quieres mejorar?»
« Porque quiero mejorar».
«Pues yo diría... Ve».
«Que así sea».


Mientras esta entidad está haciendo la revisión de su vida, lo último que ve en su revisión es su deseo de tener unas piernas más largas. Realmente quiere eso. Mientras piense en términos de carne y hueso, ¿cuál será su próximo paso en la evolución? Unas piernas más largas. ¿Estáis de acuerdo? Ahora, mientras él está haciendo su revisión de la vida, ese mismo monstruo espantoso está persiguiendo a otro homínido, con la excepción de que éste es un poco más inteligente. Es bastante inteligente. Ya conoce al tipo que le persigue. Entonces, cuando empieza la carrera logra despistar al Tyrannosaurus Rex con sus maniobras, pues él es un poco más inteligente que el otro homínido y sus piernas son, además, un poco más largas; aunque para mayor seguridad le gustaría que éstas fueran aún más largas. De todas formas logra su objetivo y se esconde; es inteligente. La bestia estúpida no puede verlo, y de esa forma consigue escapar.

Esa misma noche él regresa a su cueva empapado en un sudor frío y le cuenta a su mujer la historia más turbulenta que nunca hayas escuchado. Le cuenta paso por paso cómo pudo burlar a la bestia heroicamente. Después, plenos de gozo, hacen el amor.

Ahora, con el gozo del acto sexual, él le dará al vientre de su amante una semilla completamente nueva, y esa semilla, su esperma, tendrá codificada la excitación que produjo ese día. Y entonces un nuevo ser empieza a crecer dentro de ella. El niño va a ser una evolución de sus padres basada en la experiencia que tuvieron los padres. Ahora la copulación está ocurriendo aquí (primer plano), en medio del placer, y al mismo tiempo tenemos una revisión espiritual de la vida que está sucediendo aquí arriba (tercer plano). ¿Y dónde se encuentran los dos? Ciertamente en el lecho, por supuesto, porque esta entidad, que acaba de pedir unas piernas más largas, quiere regresar a la carne. Él es un dios, debe de adueñarse de la experiencia. Que así sea. Entonces él será el niño, el dios que tomará el lugar del niño en el vientre. Él ha creado su cuerpo. Va a nacer ahora, y algún día va a tener que enfrentar a su rival de nuevo, pues ése es su deseo. ¿Y por qué es éste su deseo? Porque él es un dios.



(1) De acuerdo con la cosmología de Ramtha, hay siete planos de existencia que corresponden a los siete niveles de conciencia y energía. Los siete niveles se crearon a través del proceso de involución o el reflejo en sí mismo de la conciencia. El universo físico corresponde al primer plano, el hertziano, el de la frecuencia de energía más baja. El segundo plano corresponde a la conciencia social y la frecuencia infra-roja; el tercer plano, al conocimiento consciente y la luz visible; el cuarto plano, a la conciencia-puente y el azul ultravioleta; el quinto plano, a la superconciencia y los rayos X; el sexto plano, a la hiperconciencia y los rayos gamma, y el séptimo plano, a la ultraconciencia y a la frecuencia de Infinito desconocido. Para una exposición detallada de los siete niveles de Ramtha de conciencia y energía y el proceso de involución y evolución ver Ramtha, Guía del iniciado para crear la realidad, edición corregida y aumentada (Editorial Sin Límites 2002).
(2) Mente analógica es un estado mental enfocado como en trance, donde los pensamientos se pueden manifestar en la realidad.
(3) El tercer plano, el de la luz visible, es donde toma lugar la revisión de la luz después de nuestra muerte. Véase Revisión en la Luz en el Glosario.



Extracto de: Los orígenes de la civilización humana - Ramtha





Pag. Anterior: Ramtha - Angeles Caídos: Primera experiencia como hombre y mujer.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4253

Pag. Siguiente: Ramtha - Un descenso masivo de dioses y la evolución genética. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4255



* * *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario