miércoles, 9 de noviembre de 2016

Seth ~ Información adicional sobre varios temas ya mencionados.

* * *
*      *      *

toroide
*          *          *


*              *              *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen 
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 

*               *               *



*     *     *

*          *          *



Compartiendo:
* * *
 * * *



Seth ~ Información adicional sobre varios temas ya mencionados.





APÉNDICE

Seth dedico dos secciones completas y partes de otras dos a este Apéndice. En él se incluye información adicional sobre varios temas ya mencionados en el propio libro, como los puntos coordenados, los tiempos bíblicos y sus documentos, los objetos y los símbolos, la reencarnación y la expansión de la conciencia. Las sesiones 592 y 594 son especialmente fascinantes porque los acontecimientos que ocurrieron durante la sesión resaltan e ilustran el material dictado. También hemos añadido partes de otras seis sesiones. Cinco de ellas son sesiones de clases; y la otra la hemos incluido porque aclara lo dicho en el capítulo nueve sobre la organización después de la vida. Otro contiene una excelente descripción de la verdadera espiritualidad. En los restantes extractos de las clases, Seth contesta a preguntas que quizá pueden plantearse los lectores.

Estas sesiones también ilustran cómo se muestra Seth en el contacto personal con otras personas. A un ingeniero le da una explicación de las pulsaciones de los átomos, habla de salud mental con una enfermera y sobre la agresión con un pastor protestante, todos ellos miembros de la clase. La sexta pertenece a una sesión que mantuvimos para un alumno en la que Seth mencionó por primera vez a Los que hablan.


SESIÓN 592, 23 DE AGOSTO DE I97I 21.35 LUNES

(Como yo sabía muy poco sobre los tiempos de Cristo, me llevó cierto tiempo hacer las lecturas necesarias para poder escribir las notas de las sesiones. Sue Watkins, que es miembro de las clases de percepción extrasensorial y amiga personal nuestra, nos ha sido de mucha ayuda y me prestó libros sobre esa época para que yo pudiera estar seguro de las referencias históricas.) (Jane y yo estábamos cansados debido a nuestras actividades recientes y estuvimos apunto de no tener la sesión, pero ella no quería interrumpir el ritmo que habíamos establecido. Sue estuvo presente. Todos esperábamos una sesión fácil, que quizá trataría sobre acontecimientos corrientes relativos a nosotros tres, desde un gato que estaba muy enfermo hasta, digamos, nuestra improvisación de la noche de los viernes de los «dramas de reencarnaciones. » Pero, desde luego, no esperábamos que Seth continuase con el material relativo a los tiempos bíblicos que había empezado a tratar en el libro.) Buenas noches. (-Buenas noches, Seth.) Debería asustaros diciendo «Capítulo uno», pero no lo haré. Y buenas noches para nuestra amiga presente (Sue).

Pronto podrás leer mi libro completo. (Dirigiéndose a mí:) Tengo algunas notas que te van a gustar. (-De acuerdo. —El ritmo de Seth era algo rápido.)

Bien. Los esenios tenían raíces profundas en las religiones misteriosas de los griegos.

Algunos de los esenios establecieron escuelas que no eran lo que parecían ser. Usaban subterfugios. Tenían varias pruebas que aplicaban antes de que un iniciado pudiera acercarse a las doctrinas internas.

(Pausa.) Por consiguiente, había otros grupos de esenios además de aquel del que se habla normalmente. (El grupo de los esenios que se conoce es la secta judía que había en Tierra Santa durante los tiempos de Cristo, a principios del siglo 1. Históricamente, se los considera un grupo pacífico.) Los esenios, tal y como se los conoce, eran un grupo superviviente de una hermandad mayor y más antigua. Algunos de ellos estaban en Asia Menor. Se esforzaron por infiltrarse en las culturas nacionales o de grupos. Algunas ideas básicas unían, sin embargo, a los esenios, aunque con frecuencia adoptaron diferentes nombres.

(Pausa.) Había tres grupos básicos: aquel generalmente conocido, un brote suyo que estaba en África, y el grupo de Asia Menor que he mencionado antes. Pero no había mucho contacto entre estos grupos, y gradualmente sus doctrinas internas comenzaron a mostrar variaciones importantes.

Las escuelas siempre simulaban estar impartiendo una educación en otras áreas. Un extraño siempre permanecía en este grupo exterior. Muchos asistían a tales escuelas sin conocer nunca a los iniciados internos, ni el trabajo más importante que se llevaba a cabo tras el camuflaje. Algunos de los miembros de los celotes habían sido esenios originalmente, ya que éstos eran anteriores. Juan Bautista era esenio en muchos puntos importantes; pero un hombre que destaca de esa manera, automáticamente tiene que salir de su grupo, y eso fue lo que hizo tu amigo Juan. (Aquí Seth se refería humorísticamente a mi reciente interés por Juan Bautista. Los celotes eran una secta semipolítica de judíos mucho más agresiva que también existió en Tierra Santa a principios del siglo primero, según descubrí en mis lecturas recientes.)

(21.46.) Había cierto tipo de envidia, por tanto, entre algunos miembros de los esenios debido al progreso de Juan. En cierto momento Juan intentó unir los distintos grupos divergentes en una sola hermandad, pero falló. Ese fallo le pesaba enormemente. El fuego no suele ser suave, y Juan Bautista estaba lleno de fuego, al igual que Pablo. El era un hombre bastante tranquilo y, sin embargo, a su manera era tan fanático como los otros personajes importantes de aquel tiempo, y mostraba mucho más apasionamiento en su oposición a ciertas cosas que en su defensa de otras. Cristo debía entregar el mensaje, y Juan debía preparar su camino. Juan tuvo una relación con una prima suya cuando era joven, y huyó de este conocimiento el resto de su vida, pues pensaba que era pecado. Bien, estos hombres estaban henchidos de la energía de sus papeles, pero debían tener las características personales de su tiempo. Debían parecer hombres ante los hombres, antes de que Cristo pudiera proclamarse a sí mismo como algo más allá de la naturaleza humana. Los embrollos acaecidos eran necesarios en el contexto de ese drama religioso. Fueron creativos, en el sentido de que llevaban en su interior las únicas semillas que podían crecer, hablando en vuestros términos, en aquel lugar y en aquel tiempo. (De manera más campechana:)

Bien, no tenemos que ser tan ceremoniosos. Ya hemos acabado el dictado del libro. (-¿Ah, sí?) Desde luego. (-Bien.) Puedes hacerme una pregunta o tomaros un descanso, como prefiráis. (-Entonces haremos el descanso.) (Dirigiéndose a Sue:) Contigo hablo a menudo en estado de sueño; no quiero apoderarme también de tu tiempo de vigilia. (De 21.56 a 22.00.) Bien. Los documentos se falsificaban con frecuencia; a veces se introducían documentos falsos y totalmente amañados. En aquel tiempo, la religión era política, implicaba dominio y poder sobre las masas. Era obligación de los gobernantes saber en qué dirección soplaban los vientos religiosos. De hecho, las falsificaciones eran deliberadas, en aquel tiempo y posteriormente.

Muchas de las sectas mantenían a propósito documentos falsos como tapadera; si les robaban, los ladrones creerían que tenían lo que estaban buscando. En algunos casos se han encontrado los documentos falsificados, los tergiversados, mientras que los documentos verdaderos no se han encontrado todavía.

(Pausa.) Será mejor que recuerdes en qué sesión se os dio esa información. (—No estoy seguro de entenderte.) Dentro de poco podrías tener razones para comprobar lo que he dicho, porque se encontrarán nuevos documentos que parecerán contradecir los anteriores; y realmente así será, debido a las razones que acabo de dar. Los esenios tenían un juego de documentos para confundir a los celotes y otro juego para confundir a los romanos, y mantenían muy cuidadosamente guardado el juego interno del que provenían los otros. No eran tan violentos como los otros grupos, pero eran igual de astutos. (22.06.) Ahora bien, ellos hacían distintas marcas para distinguir los diferentes juegos de archivos, los verdaderos de los falsos.

(Jane, como Seth, hizo una pausa y se llevó la mano a los ojos.) Bien, no sé si vamos a lograr hacer esto con claridad... Dale a Ruburt un trozo de papel, y veremos lo que podemos hacer juntos. (La sesión tenía lugar en nuestro cuarto de estar. Jane estaba sentada en su mecedora frente a Sue y a mí, que estábamos en el sofá. Nuestra larga mesa de centro nos separaba. Había una luz a la izquierda de Jane, y otra encendida a mi lado. Sue le dio a Jane un trozo de papel y un bolígrafo, mientras yo seguía tomando notas.) (Ésta era la primera vez que Jane escribía algo estando en trance. En realidad lo que estaba haciendo eran pequeños diagramas o símbolos, moviendo el bolígrafo de manera bastante lenta, entrecerrando los ojos para mirar el papel.) (Sue estaba sentada justo enfrente de Jane, y yo le hice señas para que numerase los símbolos cuando Jane dejó el bolígrafo y empezó a describirlos como Seth. Había pasado más o menos un minuto. Incluimos más abajo copias de los signos, numerados en la secuencia en que Seth-Jane los produjo.)

(Hubo dos intentos para producir el primero y el último de los signos.) Bien, el número uno es un intento para conseguir el número dos, que significaba que se había hecho una copia, una copia distorsionada o falseada. El de en medio (el tres) era una marca que se hacía para una copia menos distorsionada, y la última marca (la cinco) era para un documento no falsificado. Estas versiones no son muy buenas. Ésta se parecía más a una víbora o a una serpiente. (Hablando como Seth, Jane señaló el último símbolo mientras cogía el papel para que Sue y yo lo viéramos.) (Referente a los símbolos: en 1947, los estudiosos empezaron a estudiar los ahora famosos siete manuscritos del Mar Muerto. Los habían encontrado en una cueva situada sobre el Qumram wadi o lecho del río, normalmente seco, que conduce al Mar Muerto distante unos dos kilómetros. Las excavaciones que se hicieron en el cercano desierto de Judea pronto revelaron las ruinas de un monasterio que había estado ocupado por un grupo divergente de judíos, durante varios períodos entre el año 180 a. C. y el 68 d.C.

El asentamiento de Qumran sólo estaba a unos 25 kilómetros de Jerusalén y Belén. Ha sido relacionado con la secta de los pacíficos esenios por varias autoridades, mientras que otras lo asocian con los más agresivos celotes.) (Algunas semanas después de esta sesión, Jane y yo nos sorprendimos al leer que el pergamino de Isaías de San Marcos, uno de los encontrados en el Qumran, contiene símbolos marginales que aún no se habían descifrado en 1960, según la última edición del libro que habíamos consultado. Algunos de los símbolos que venían ilustrados mostraban un gran parecido con los dibujados por Seth-Jane, especialmente con el último.) Era casi imposible para cualquiera, a excepción de alguien del círculo más interno, distinguir entre "algunas" de las versiones presentadas. Estos símbolos no aparecían aislados, sino de tal manera que sólo aquellos que supieran cómo buscarlos los encontraran. (Con sentido del humor:) No estaban impresos en oro en la página del título.

Había también otras pruebas, otros signos que debían considerarse junto con éstos, que aparecían entre los textos.

(22.17.) En algunos de estos documentos, por ejemplo, las fechas eran bastante aproximadas para que sólo los muy versados pudieran reconocer la discrepancia. Otros incluían un error evidente, a fin de que los entendidos reconocieran inmediatamente que el documento era falso. Algunos de los documentos falsificados se han dado por buenos e, irónicamente, el Vaticano guarda algunos de ellos. En aquel tiempo, la Iglesia creía que esos documentos podían hacerle daño. En el caso de estos errores en particular, sucede todo lo contrario: los documentos habrían ayudado a los hombres de la Iglesia, pero no tuvieron el buen sentido de distinguir lo verdadero de lo falso. Podéis hacer vuestro descanso ahora. (Señalando a Sue:) Ella no está acostumbrada a oírme hablar tan despacio. (22.20. Sue esta acostumbrada a oír a Seth hablar más rápido en las clases de percepción extrasensorial, donde se usan grabadoras. Yo no grabo a Seth normalmente, sino que tomo notas directas, usando mi propio sistema taquigráfico; esto me ahorra mucho tiempo posteriormente, cuando transcribo a máquina el material.

A pesar de ello, Seth habla lo suficientemente rápido en nuestras sesiones para mantenerme escribiendo a toda velocidad.) (Sin duda la diversión de Seth al saber que el Vaticano guardaba rollos de archivos falsos era producto de su propio y breve pontificado como papa en una de sus vidas.) (En esto volvió Seth, cuando Sue y yo empezábamos a hablar sobre los dibujos que Jane había hecho en trance.) Como estos símbolos carecen de significado para Ruburt, no resulta fácil conseguir pasarlos claramente a través de él. Habría que dibujarlos de una manera más apretada, por ejemplo, no tan sueltos. En realidad, los signos aparecían como símbolos muy concentrados, y con un trazo más grueso. (22.24. En el descanso, Jane nos dijo que no era capaz de dibujar otras versiones de los símbolos basadas en las que había hecho en estado de trance. «Los he visto bastante claros, en mi mente, cuando los estaba haciendo —dijo—. Sin embargo, no veo nada ahora.»

Al ver el último dibujo, el número cinco, comentó que la cola de la serpiente se suponía que estaba representada por la última curva, Continuamos a las 22.45.) Bien. Concedednos un momento.

(Pausa.) En muchos casos los documentos se reprodujeron fielmente, pero con los nombres cambiados para proteger a los inocentes. Pensad en el lenguaje que utilizan actualmente los gobiernos y los diplomáticos. Pensad en la diferencia entre lo que conoce vuestro gobierno, y lo que le cuenta a la gente. A menudo, cuando oís que niegan algo, llegáis a la conclusión correcta de que un mes más tarde acabarán por reconocerlo. Así pues, con frecuencia las palabras se usan para ocultar, no para revelar, y unos pocos hacen grandes esfuerzos para evitar que el conocimiento llegue a la mayoría. En los tiempos bíblicos esto era aún más acentuado. Los engaños literarios eran el método establecido para aparentar que permitían que se filtrara cierta información, cuando lo que ofrecían eran datos falsos. En aquellos tiempos no se contestaba directamente a una pregunta (con énfasis), no aquellos que sabían leer y escribir.

Contestar a una pregunta directamente habría significado poca lucidez mental y menos sutileza que el que preguntaba, porque éste no solía formular la pregunta que realmente quería que le contestasen. Era un ritual de conducta que hay que entender como tal. En otras palabras, no sabéis cómo se ha de traducir el material de muchos de estos documentos, aunque las traducciones per se sean correctas. Vosotros diríais que páginas enteras de los manuscritos [del Mar Muerto] no son más que cuentos, ya que hay páginas enteras que, literalmente, no son verdad. Pero éstas eran exageraciones y embellecimientos habituales que precedían a la comunicación de la información. (22.55.) Todas las profesiones, hasta cierto punto, tenían esas costumbres. Los archivos podían significar la vida o la muerte si se los descubría en un momento inoportuno. A menudo se incluían en ellos falsificaciones simplemente para extraviar a los lectores, en caso de que cayeran en manos equivocadas. Repito, los conocedores no tenían problemas, no resultaban confundidos; para ellos la información estaba clara y las distorsiones eran evidentes.

Bien, los manuscritos del Mar Muerto están llenos de esas distorsiones de protección, y los signos que he mencionado no son más que algunas de las pruebas que usaban. Aparecían de muchas maneras distintas, a veces incluso entretejidos con las firmas. Estas gentes eran muy aficionadas a los códigos; incluso la manera de poner las letras en las páginas, tal y como vosotros consideráis las páginas, tenía su significado. El grueso de algunos trazos era una manera de expresar énfasis. Había cierta manera de tratar una palabra para que indicara que la siguiente era falsa. Sólo los conocedores podían reconocer esto, por supuesto, y los otros aceptaban alegremente la información falsa. Se cambiaban descripciones de personas importantes para garantizar su seguridad, y los antecedentes eran a menudo ficticios por la misma razón. Era una cuestión de vida o muerte. Algunos de los documentos falsificados tenían veneno en el manuscrito; desde luego, era un material mortal.

(A pesar del sentido del humor, Seth-Jane estaba muy serio al transmitir este material. El ritmo era rápido.

(Pausa a las 23.00.) Muchos de los hombres implicados tenían una doble vida, eran conocidos en su pueblo por un nombre, y en sus hermandades por otro. En algunos casos sólo unos pocos conocían su identidad más mundana. Más tarde, durante la persecución de los cristianos, se tomaban muchas precauciones, en especial por parte de quienes creían que tenían la responsabilidad de vivir lo suficiente para hacer que el nuevo credo encontrase una tierra fértil. Con frecuencia Pablo, o Saulo, fingía estar donde no estaba, por ejemplo. Se divulgaba el rumor de que iba a viajar a tal y tal lugar, y se contaban allí historias de su llegada, cuando en realidad él estaba de viaje en un lugar completamente distinto. Ahora podéis hacer un descanso o terminar la sesión, como prefiráis. (-Haremos el descanso, gracias.) (23.05. El ritmo de Jane había sido rápido durante toda la transmisión. «¡Madre mía, qué energía tiene! dijo ella cuando salió del trance—. Me he sentido como si fuese a atravesar lapa-red...»

Continuamos de la misma manera a las 23.15.) No quiero privaros de vuestro primer sueño. (-Gracias, lo necesito... No, en realidad no lo necesito: soy lo suficientemente bello. [*] Supongo que estás incluyendo esto en la sesión para uso de futuros historiadores. ) (-No, no lo haré. -Aunque evidentemente seguí escribiendo por la fuerza de la costumbre.) Vas a conseguir más material sobre las reencarnaciones tú solo. (Siento que ahora está a mi alcance.) Está fácilmente a tu alcance. También te abrirá a una mayor actividad en las experiencias extracorporales. (-Eso suena interesante.) Os permitiré marchar a todos. (Dirigiéndose a Sue:) Estoy contento de que hayas venido a la sesión. (Sue: -Yo también.) Deberías estar preparada para algunas nuevas experiencias en el campo de las probabilidades. (Más alto.) Debo cuidar mi voz, porque quizá tengamos sesión mañana por la noche. (Dirigiéndose a mí bromeando:) ¿Te gustaría poder oírme, no? (-Desde luego. Normalmente es así.) (Nuestro apartamento está dividido por un largo pasillo.

Cuando tiene lugar una clase de percepción extrasensorial en el cuarto de estar, yo estoy normalmente pasando a máquina el material de nuestras sesiones en una de las habitaciones al otro lado del pasillo. A veces puedo oír a Seth a través de las dos puertas cerradas.) (A Sue:) Te repito; estoy contento de que vinieses, y te deseo que pases una buena noche. (Sue: -Gracias.) (-Buenas noches, Seth. Muchísimas gracias.) (23.20. El comentario de Seth sobre el material de mis reencarnaciones se refería a los «dramas de reencarnaciones» que Jane, Sue y yo y algunos otros hemos empezado a trabajar por nuestra cuenta, usualmente en nuestra reunión de los viernes por la tarde. Es una actividad reciente, y ha resultado ser sorprendente y fructífera; surgió como una continuación de los experimentos que Seth inició en las clases de percepción extrasensorial.)


[*] Juego de palabras intraducibie: «primer sueño», en inglés beauty sleep, literalmente «sueño de belleza». (N. de la T.)



Extracto de Habla Seth II
La eterna validez del alma a través de Jane Roberts





Pag. Anterior: Seth - Aspectos de la personalidad multidimensional... III
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3929

Pag. Siguiente: Seth - Ideas y emociones se proyectan en la realidad física.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3941





* * *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario