viernes, 15 de julio de 2016

sharing3- Maria Magdalena, Aprender a Entender la Enfermedad, Experimentar la Energía de Buda.

*       *       *


   *       *       *
*   *   *
*        *        *

 

*   *   *
Sígueme en .:
↓↓↓
GooGle+

* * *
Si quieres entender los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración

-Nikola Tesla
 * * *
* * *
Carl Jung:
Carl Jung:
 
"Tu percepción se aclarará solo cuando puedas mirar dentro de tu alma".
   
Carl Jung
* * *
Compartir:
*   *   * 
*   * 
*
*
 * * *
*          *          *
*              *              *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen 
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 
*               *               *

*     *     *
*          *          *


Compartiendo:

Maria Magdalena ~ Aprender a Entender la Enfermedad.

Queridos amigos, aquí estoy con mucho respeto por el camino en el que ustedes están. Soy María Magdalena, y también he estado en la Tierra en un cuerpo terrenal. He experimentado la confusión, la emoción y la oscuridad que puede estar presente en una vida humana. También he experimentado la luz, aquellos momentos de intuición y profundo éxtasis, porque yo sentí la presencia de mi alma y esa experiencia me hizo salir de la confusión y alejarme de la soledad de la vida terrenal.

Este ir y venir entre la luz y la oscuridad es característico de la vida humana. También es el propósito de la vida terrenal llegar a conocer y respetar estos opuestos que se producen tanto en ustedes mismos como en el mundo. La luz, tanto como la oscuridad, llevan tesoros en su interior. Desde la perspectiva de la unidad, aquella que trasciende la dualidad de la vida terrenal, no hay conflicto entre la luz y la oscuridad; es sólo la dinámica entre estos dos opuestos.

A través de la oscuridad ustedes descienden a las profundidades que sólo se pueden experimentar mientras se está en un cuerpo humano, con la mente y las emociones de un ser humano. Desde aquellas profundidades puede nacer una luz que agrega algo nuevo a la Creación, al universo y al cosmos. Lo que ustedes están haciendo mientras están aquí en la Tierra es especialmente valioso. Debatirse entre sentimientos de dolor, de soledad y de confusión, y éxtasis, claridad y alegría es parte de estar en el reino terrenal de la dualidad. Acepten ese flujo y reflujo, porque de esta manera hacen que la vida sea mucho más ligera.

Muy a menudo ustedes luchan contra esas olas, porque quieren evitar sentirse miserables y retornar al polo de la luz lo antes posible. Pero de esa resistencia a la oscuridad surge una separación artificial entre la luz y la oscuridad, entre el bien y el mal. Se vuelven antónimos: la luz es buena, la oscuridad es mala, pero esa oposición crea una dualidad que es falsa, ficticia. Las emociones oscuras también tienen un valor y llevan mensajes significativos. La luz sola no es suficiente. La oscuridad representa un enorme poder, porque de ahí viene la posibilidad de ser un yo independiente quien hace elecciones y toma decisiones, que explora cosas nuevas, crece en fuerza y autoconciencia. Toda la evolución de su alma depende de que ustedes tengan conocimiento de la oscuridad, para que puedan trabajar en conjunto con ella y transformarla.

Eso se vuelve muy claro cuando están tratando con la enfermedad, con síntomas físicos que interrumpen y derrumban sus hábitos y su vida cotidiana. La presencia de estos síntomas los obliga a sumergirse en la oscuridad, porque debajo del dolor y del nivel físico de la enfermedad yace toda una represa de emociones que quiere ser vista, que ha sido reprimida por un cierto tiempo. Son esas voces en la oscuridad que a menudo quieren llegar a través de la enfermedad. Sin embargo, debido a que ustedes, a través de su crianza y de su sociedad, han crecido con mucho prejuicio acerca de lo bueno y de lo malo, de lo que puede y no puede ser, reprimen los mensajes de la enfermedad y a menudo se enfocan en los síntomas físicos, es decir en los aspectos externos de la enfermedad.

Yo los invito a mirar a la enfermedad más profundamente, y de una manera eso comienza con suspender todos los juicios acerca de lo que es malo y de lo que es bueno, que son realmente perjudiciales para el examen interno: la exploración de sí mismo. La enfermedad no es mala en un sentido moral. Por supuesto es molesta, inoportuna, dolorosa, y a la luz de esto es natural que ustedes anhelen la salud y la armonía, pero la enfermedad en sí misma no es mala. Es el resultado final de un proceso interno y una dinámica entre reprimir y querer ser visto, y esta dinámica se da a conocer a través del cuerpo.

Vean a su cuerpo como un instrumento muy puro. Mientras su cabeza está llena de juicios morales acerca de lo bueno y de lo malo, el cuerpo permanece externo a eso. El cuerpo viene antes, y está fuera, del reino del juicio y de la moralidad. Eso en sí mismo es un milagro; el cuerpo no se enredará ni se unirá a las voces del prejuicio, del miedo y de la moralidad. En este sentido el cuerpo es el instrumento más puro que tienen a su disposición aquí y ahora.

No consideren al cuerpo sólo como una cosa física, sólo como un trozo de materia, sino como un fenómeno o manifestación mucho más compleja. El cuerpo es ante todo un campo de energía. Siéntanse a ustedes mismos desde la cabeza a los pies, incluso mientras están sentados aquí ahora. Sean conscientes de la corona de su cabeza y de sus pies y dedos de los pies, y sientan que a su alrededor hay un campo que lo abarca todo. Ese campo no termina en la superficie de su cuerpo, se extiende más allá y es más grande que su cuerpo.

El campo del cual les hablo, su campo de energía, está relacionado muy estrechamente con las células y los órganos que componen su cuerpo al nivel físico. El cuerpo y el campo están profundamente entrelazados; uno no existe sin el otro. Sientan el campo viviente en y alrededor de ustedes y conéctense con él. Respiren en su vientre y relájense. Este campo contiene la verdad sobre ustedes y está tan cerca, los impregna y los rodea, y sin embargo a menudo no pueden llegar a él porque sus pensamientos actúan como una barrera que los aparta de las señales y de los impulsos, la verdad de su cuerpo.

La barrera de pensamientos está compuesta de juicios, normas y de cómo deberían ser las cosas, lo que está permitido y lo que no. Esta barrera trabaja como una espada de corte porque divide sus experiencias y sentimientos en cajas, y el flujo suave, la unidad de la totalidad, se rompe y se fragmenta. Traten de sentir el campo sin pensar en él; simplemente permitan que esté ahí. Díganle “hola” a su cuerpo, al campo de energía sofisticado y afinado que es. Su alma está tan presente en este campo como lo está en las células físicas de su corazón, de sus órganos, de su sangre, y todos ellos están íntimamente ligados. Lo que los desconecta a ustedes de este campo viviente son sus pensamientos, que juzgan y separan. Suelten esto ahora dándose la bienvenida a ustedes mismos. Vayan contra todos esos prejuicios centenarios diciéndole “sí” a su corazón, a su vientre, a todas las emociones que llevan dentro de ustedes, lo llamado bueno y malo, y véanlos como un todo. ¡Sean libres en ustedes mismos! Asuman que todo lo que está vivo aquí en este campo es bueno y es bienvenido y tiene un valor.

Imaginen que con su conciencia buscan los bordes de este campo. Vean si pueden sentir hasta dónde se extiende, adonde se siente bien, cuán grande es su campo. Imaginen que se deslizan muy ligeramente a lo largo de esos bordes con su conciencia y confirman: “Sí, esto soy yo”. También, por favor determinen si el campo se extiende debajo de sus pies y si hace contacto con la Tierra. Si no lo hace totalmente, vayan con su conciencia justo debajo de sus pies y sientan cómo la energía de la Tierra les da la bienvenida.

El poder nutritivo y de apoyo de la Madre Tierra los ayuda a sentirse más relajados y serenos dentro de su propio campo de energía, y lo hace sin juzgar. La Tierra y su cuerpo van de la mano; trabajan desde el mismo dinamismo, la misma sabiduría. Éste es el comienzo de la conexión con la energía de una enfermedad o dolencia; vuélvanse libres de prejuicios y vuelvan a casa con ustedes mismos. Sientan cómo necesitan esa conexión y cómo la han perdido. Juzgarse y compararse continuamente con los demás es perjudicial, crea tensión y nerviosismo.

Para aprender a comprender la enfermedad, es necesario volver a casa contigo mismo, decir “sí” a quienes son y entrar al campo del no-juicio que está alrededor y en su cuerpo. Imaginen, a medida que se serenan, en un estado de tranquila observación y dejando ser, que un portal aparece ante su ojo interior. Detrás de ese portal está una parte de ustedes que han perdido, que no han querido ver. Su cuerpo experimenta una dolencia o una desarmonía porque ustedes quieren mantener esa parte bajo llave y con cadena. Suelten sus pensamientos acerca de lo que esa parte podría ser y ahora imaginen que el portal está abierto. Con su atención y tranquila presencia a esa energía, a esa parte de ustedes, ahora se le permite salir. Ustedes ya no sienten la necesidad de frenarla. Tan sólo vean lo que sale, lo que sucede. Y recuerden – ¡todo está bien!

Si se encuentran a punto de emitir juicios o si comienzan a dudar de que el proceso esté funcionando, otra vez, suelten esos pensamientos. Ustedes no tienen que ver nada, simplemente sentir lo que sale del portal y decir “sí “a eso. Si sienten una pesadez ahí, un cierto estado de ánimo puesto ahí, o si ven una imagen o un color saliendo del portal, pregunten dónde se ubica en su cuerpo. Lo que sale es una energía emocional que ustedes han reprimido y ahora preguntan dónde está teniendo lugar en su cuerpo esa represión. ¿Está ocurriendo arriba o abajo en su cuerpo, en algún órgano en particular o en una cierta ubicación en su campo de energía? Simplemente busquen algo que llame su atención en el campo de energía que ustedes son. Dejen que el cuerpo les hable; él quiere hablarles, darles sugerencias, permítanse ver algo. Ábranse, e incluso si en un principio no les da resultado, háganlo nuevamente cuando estén solos y en un estado de relajación.

Conéctense con el campo que no conoce juicios. Imaginen que hay un portal a través del cual algo que les pertenece, y que han empujado lejos, quiere mostrarse y manifestarse. Dejen que la conciencia y la luz fluyan hacia la parte de su cuerpo que ha sufrido por la represión. Y no importa si este proceso de conexión con su cuerpo no produce resultados notables inmediatamente. Ustedes están luchando contra tradiciones antiguas de ver las cosas basadas en el miedo y en juzgar. Recuperar la conexión pura intuitiva con su cuerpo demanda, una y otra vez, que ustedes se inclinen en un estado de quietud y de no-juicio. Si hacen esto regularmente, comenzarán a sentir cuán efectivo es esto. Incluso si inmediatamente no viene a ustedes un mensaje, todavía es bueno estar con uno mismo en este nivel muy puro.

Finalmente, yo les pido una vez más que experimenten el poder de la Tierra debajo de sus pies y también mientras está presente en su cuerpo. Sientan la fuerza natural y la ausencia de juicio ahí. La Tierra sabe intuitivamente lo que ustedes necesitan sanar, tanto físicamente como a nivel emocional. Reciban su fuerza ahora y estén abiertos a la fuerza de la Tierra dentro de su cuerpo.



Pamela Kribbe
www.jeshua.net
Sitio en español:www.jeshua.net/esp
Traducción del inglés por Sandra Gusella
Por preguntas o información, contáctenos en sgusella@gmail.com
Pamela canaliza a María Magdalena





Pag. Anterior: Maria Magdalena - Experimentar la Energía de Buda.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4094

*      *      *
*      *      *

toroide
*          *          *
*              *              *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen 
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 
*               *               *
*     *     *
*          *          *
Compartiendo:


Maria Magdalena ~ Experimentar la Energía de Buda.


Queridos amigos, queridas hermanas y hermanos, yo soy María Magdalena, su hermana amiga. Estoy encantada de estar aquí con ustedes hoy. Son seres hermosos, cada uno de ustedes. Desearía que pudiesen ver su propia belleza a través de mis ojos. Se preocuparían menos por lo que otras personas piensan de ustedes, y se sentirían más libres. Están tan preocupados por ustedes mismos todo el tiempo. Se están preguntando si están haciendo lo correcto, si tienen el conocimiento adecuado, pero todo lo que realmente necesitan para encontrar su camino en la vida está dentro de ustedes mismos. Tienen un radar dentro de su ser y este radar, esta guía interior, está dentro de su abdomen.

Hoy quisiera hablar acerca de la importancia de descender dentro de su abdomen y de llegar a estar realmente presente en ese nivel. Es un hecho trágico que muchas mujeres no se sientan cómodas con su propio abdomen, que, en términos corporales, es el asiento de las emociones. El abdomen también es el asiento de la intimidad y de la sexualidad y es donde los bebés son concebidos y desarrollados. Por lo que el área del abdomen está profundamente relacionada y entrelazada con la vida en la Tierra.

Como mujeres, se les dice que es importante dar y abrir su corazón a las necesidades de los demás. De hecho, gran parte de la espiritualidad está centrada en el despertar del corazón. Pero yo veo a muchos de ustedes, especialmente mujeres, sufriendo por un corazón demasiado abierto, en lugar de un corazón demasiado cerrado. Su corazón está muy abierto y fácilmente se extiende hacia los seres y energías que están a su alrededor, pero su abdomen está relativamente cerrado. En su abdomen reside un gran poder; es el poder de dar a luz, el poder de la verdadera y profunda conexión con la Madre Tierra y el gran ritmo de la vida.

Las personas en general, y ustedes como una cultura, se han vuelto miedosos de estas grandes fuerzas de la vida, porque van más allá del control de la mente o de la voluntad. Las mujeres instintivamente saben cómo montar las olas de estas fuerzas, pero se han vuelto alienadas de la capacidad de sintonizarse con ellas. Las mujeres son seres muy fuertes, en verdad, y desearía que pudiesen conectarse más profundamente con su propia fuerza.

Les pido a todos ustedes, tanto hombres como mujeres, que ahora se conecten más profundamente con el centro de su abdomen. Simplemente tomen conciencia de esta área y de su respiración yendo ahí hacia abajo cada vez que respiran. Su abdomen es su ancla, energéticamente hablando, les da raíces dentro de sí mismos. Desciendan a su abdomen y ustedes podrán sentir que sus piernas se vuelven más pesadas y conectadas a tierra.

Ahora imaginen que dentro de su abdomen hay un gran “ojo”. Este “ojo” mira a su alrededor con mucha calma y claramente. En comparación con las energías de su corazón y de su mente, la energía de este “ojo”, en el centro de su abdomen, es muy serena y tranquila, muy sólida y estable. Piensen en la naturaleza y cómo se producen los ritmos de la naturaleza fácilmente y de manera constante. Las estaciones van y vienen y todo fluye naturalmente pro sí mismo. Ustedes son parte de este ritmo de la naturaleza, así que conéctense con la conciencia femenina en su abdomen.

Ahora giren ese “ojo” de su abdomen hacia arriba y miren el área del corazón. ¿Cómo se siente su corazón? ¿Pueden ustedes realmente amarse y cuidarse? Dentro de su abdomen ustedes saben que es necesario un equilibrio entre dar y recibir, porque ésa es la ley de la naturaleza. Su abdomen sabe que no sirve de nada dar demasiado, y hacer eso no honra el equilibrio natural de la energía. Imagínense a ustedes mismos en una situación en su vida cotidiana en la cual sientan que su energía llega a drenarse o a agotarse. Imaginen que están ahí y ahora mírenlo con el ojo de su abdomen mientras permanecen presentes en su abdomen. Desde el abdomen pueden verlo de una manera muy tranquila e impersonal.

Es realmente gracioso, en cierto modo, porque la parte más baja de su cuerpo, los centros de energía inferiores, por lo general se considera que están conectados con el ego. En realidad su abdomen tiene una sabiduría que va mucho más allá del ego. Puede enseñarles a estar realmente aquí por sí mismo y a protegerse cuando sea necesario. Sientan cómo su abdomen quiere nutrirlos. Las mujeres no son buenas para nutrirse a sí mismas. Ellas ponen un montón de demandas sobre ellas mismas y les resulta difícil defender lo que reamente sienten. Y los hombres que tienen un fuerte lado femenino, un lado sensible, pueden tener este mismo problema.

Para aclarar y ayudarlos con esta cuestión de la sensibilidad y de la pérdida de energía en fuerzas externas, me gustaría invocar una imagen que es familiar a su cultura y que es la imagen o la energía del Buda. La energía del Buda es muy tranquila y calmada, también muy arraigada y conectada con la Tierra. Desde el abdomen se puede acceder muy fácilmente a la sabiduría del Buda. Simplemente imaginen cómo sería ser el Buda, lo que sería tener ese tipo de presencia, ese tipo de calma, esa clase de tranquilidad. ¿Sienten la paz brotando desde el abdomen?

El Buda tenía un corazón abierto; su corazón estaba lleno de compasión por otros seres vivos. A pesar de que se preocuparía por su sufrimiento y querría ayudar a aliviarlo, el aún permanecería centrado en su propio ser. Dejen que su poder, su energía, fluya a través de ustedes; es parte de su cultura. Si conectan su corazón con su abdomen, todo el tema de la sensibilidad será diferente para ustedes.

A menudo, cuando ustedes llegan a los demás para ayudarlos y asistirlos, y absorben sus energías, piensan que pueden ofrecer una solución a sus problemas. ¿Se les ha ocurrido a ustedes que es muy presuntuoso asumir que conocen la solución? Podría ser que ustedes realmente no sepan cuál es la solución correcta para ellos. Tal vez ustedes sólo están impacientes por recuperar la armonía, por ver una sonrisa en sus caras o por obtener su aprobación. Suelten esa ansiedad, ese deseo. No resuelvan los problemas de los demás. Cuando se conectan con el “ojo” en su abdomen, ustedes ven las cosas y sienten compasión, pero no se sienten tan inclinados a resolver los problemas de los demás.

La clave para la verdadera compasión hacia los demás es que, aunque empatizan con ellos, ustedes se quedan confiando en que ellos poseen la solución para sus problemas. Están convencidos de su fuerza y esto traerá paz a su mente. Ustedes comprenden, desde el nivel del abdomen, que el proceso de crecimiento lleva tiempo y que ustedes mismos están en un proceso de crecimiento. Con frecuencia la necesidad de asistir, de dar, de ser de ayuda a los demás, está relacionada con una inseguridad dentro de ustedes mismos. Temen no ser lo suficientemente buenos y por lo tanto tienen que lograr algo, o ser alguien para otra persona. De hecho, ustedes son más útiles a los demás si se conectan con esa naturaleza del Buda dentro de ustedes mismos. La calma, la tranquilidad que entonces ustedes irradian los tranquilizará.

También significa algo para ustedes mismos; significa que son lo suficientemente buenos incluso cuando no hacen nada, o no ayudan a alguien o no significan algo para alguien más. Ustedes son buenos como son, porque son una parte de la naturaleza. Como un árbol, como una flor o como una montaña, ustedes tienen derecho a ser, simplemente porque son una parte del todo. No tienen que probarse a sí mismos. Un animal o una flor no sienten la necesidad de defenderse para ser, simplemente están ahí – ustedes simplemente están ahí. Son una expresión del espíritu, de la unidad, ¡y eso es suficiente!

Extrañamente, aunque debería ser tranquilizador para ustedes, es un poco un soplo para su ego. Su parte de ego dentro de ustedes quiere ser alguien, quiere ser útil, quiere hacer la diferencia. ¿Pero es eso lo que su alma realmente quiere de ustedes? No lo es, porque su alma está en paz consigo misma. Sí, busca la expresión en el mundo externo, quiere compartirse como una flor comparte su belleza, pero no necesita probarse o justificar su existencia. Tan sólo dense cuenta que no hay mucho que lograr en su vida como ustedes piensan. Realmente pueden relajarse un poco más. Ustedes son una parte de la totalidad, nada puede cambiar eso.

Reclínense hacia ese sentimiento natural que impregna toda la naturaleza. En su vida cotidiana, siempre que se preocupen acerca de asuntos a resolver o problemas a solucionar, maneras de cómo tratar con otras personas, tomen una respiración profunda una vez cada tanto y conéctense con su abdomen. Su cuerpo es una puerta de entrada a tanta sabiduría. Siempre que se sientan agotados o tensos, encuentren formas de relajar su cuerpo, porque eso los llevará más fácilmente de vuelta hacia su ancla, su base.

Quisiera terminar este mensaje simplemente diciéndoles que los adoro. Amo su belleza y quisiera que jugaran un poco más en sus vidas, sean más como pequeños niños que aún no son conscientes de que tienen que logar algo o ser alguien. Esa es, de hecho, la forma más fácil de conectarse con su alma y de ser ustedes mismos sin culpa o vergüenza.


Pamela Kribbe
www.jeshua.net
Sitio en español:www.jeshua.net/esp
Traducción del inglés por Sandra Gusella


Pag. Anterior: Maria Magdalena - La Esencia de Toda Sanación
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3597

Pag. Siguiente: Maria Magdalena - Aprender a Entender la Enfermedad.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4095


*      *      *
*      *      *

toroide
*          *          *
*              *              *
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen 
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する 
*               *               *
*     *     *
*          *          *
Compartiendo:

Kryon ~ Suposiciones.


Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.


Una vez más debe haber un tiempo de adaptación. Es una adaptación en la realidad, en el discernimiento, en el paradigma. Incluso para aquellos de ustedes muy despiertos y conscientes, sigue siendo un hombre en una silla. La voz es la misma que un momento atrás, pero algunos pueden discernir que la energía no es la misma. Mi socio sabe que una energía benévola y compasiva lo invade diciendo: "Es hora de irse." Y él lo hace. Se aparta de una manera muy difícil de describir, pero no está sentado aquí, no realmente. Despeja el camino; no para una posesión, sino para una asociación. Solía trabajar en eso, trabajaba demasiado duro - y luego aprendió a soltar. En el punto en que se dejó llevar, los mensajes empezaron a fluir.

Así es con todo el humanismo. Hoy y ayer, él habló sobre cómo usó la sincronicidad para guiar su vida, en lugar de la lógica. Aquí está el ingeniero, diciéndoles que no usen la lógica. Realmente es una combinación, ¿no? Es la lógica de la supervivencia basada en el sentido común espiritual y la lógica espiritual que dice: "El Espíritu conoce la visión general y tú no; por lo tanto, si puedes confiar en el Espíritu recibirás una visión general que nunca conseguirías por tí mismo." Entonces, en lugar de ir por aquello que conoces, vas por lo que no conoces, que está disponible; eso es sincronicidad. Lo sabes, es visitar un área que todos tienen, pero a la que es difícil llegar, realmente difícil. Hay que salir de aquello con lo que estás cómodo y que da comodidad.

El tiempo de adaptación ha terminado. Algunos de ustedes lo sienten. Quiero que se queden sentados un momento y respiren.

Aquí va la pregunta: ¿Puede ser verdad esto? Ahora mismo, no son mensajes de un hombre, sino que hay un Creador benevolente del que tú eres parte, y por un momento ese Creador va a hablarte en tu idioma, el que tú entiendes, de una manera que crea una energía más grande que solo palabras. Algunos de ustedes están sintiéndolo.

Estos mensajes no son informativos; son mensajes meditativos, porque puedo sentarme y simplemente amarlos. Sí, hay algunos escuchando, sí, hay algunos en un plano totalmente diferente al de ustedes, con una actitud diferente a la de ustedes, un paradigma, y en un momento posterior escucharán lo que ustedes llaman una grabación. Lo recibirán también, porque el Espíritu es así; atemporal. Si les digo que el Espíritu conoce los potenciales de quienes oirán esto, ¿les resultaría demasiado extraño? El Espíritu conoce los potenciales de quién está en problemas en este momento. Días después, se sentarán a escuchar esto y sentirán el amor de Dios. ¿Es demasiado extraño? Y si les digo que así es, ¿comprenderían cuán cerca del Espíritu están en este momento, cuánto le importan?

Existe un proceso del que deben tomar conciencia. Una y otra vez les dijimos que el ser humano que simplemente se sienta a esperar a Dios, va esperar sentado largo tiempo. Puedes estar consciente del Espíritu, de la Gran Fuente Central, puedes ser realmente creyente. Puede que seas un alma antigua que dice: "Sí, lo siento, lo sé." Y puedes estar frustrado porque no pasa nada. Y yo te digo, como lo hemos dicho ya, tú tienes que tomar el picaporte y abrir la puerta antes de que pueda pasar algo. Se requiere que lo pidas con algo más que tu voz; debes creerlo. Mejor estar en un lugar, incluso de rodillas, tal vez en un lugar que dice: "Querido Espíritu, dime qué es lo que necesito saber, porque esto tiene que cambiar, porque estoy frustrado." Y entonces comenzará.

Algunos dicen: "Bueno, ya hice eso, pero todavía es un misterio." Oh, es un misterio porque abres una puerta a un lugar que no conoces. El paradigma es distinto cuando abres la puerta a dónde vas. Debes dejar de lado la expectativa, debes deshacerte de la lógica, tendrás que estar cómodo con abrir la puerta, pasar dentro y decir: "Aquí es donde pertenezco, no entiendo nada de esto, pero ¡vaya, qué bien se siente! (se ríe).

Queridos, ustedes son más que observados; caminamos con ustedes todo el tiempo, pero en el momento que ustedes dicen: "Estoy listo, paso por la puerta," comienza una asociación que no estuvo allí antes. Eso se llama libre albedrío.

Es interesante que en esta nueva energía más personas empiezan a mirar a su alrededor. Hay más personas que no entienden que no saben, y vienen a un lugar como este para oírme. Eso crea entonces una energía, no necesariamente de entender de qué se trata, sino una energía que dice: "Finalmente, sé que puedo abrir la puerta." Y puede que eso sea todo lo que se lleven - y eso es todo lo que necesitan.

Pero quiero ir más allá de abrir la puerta. Verán: en esta energía hay más, mucho más. Voy a usar una metáfora, una historia. Un hombre carente de vista abre la puerta del frente y entra. No ve nada; pero sabe que está en un lugar especial. Hace lo que haría una persona sin vista: explora, lentamente, cuidadosamente. "Aquí está la puerta, aquí hay una ventana. Esto es un lugar de salida si lo necesito. Contaré los pasos, escucharé cómo suenan. Encontraré la cocina, para el alimento. Exploraré y encontraré todas las cosas que necesito para sobrevivir, de a una por vez."

Una vez que lo ha hecho, dice: "Ahora es tiempo de vivir aquí. He abierto la puerta; estoy en el cuarto. No sé qué esperar; se siente bien. Encontré la cocina. (se ríe) Encontré el dormitorio, ya tengo todo lo que necesito." Y se sienta y vive allí, por un mes, por un año.

Va a muchas reuniones y habla sobre su experiencia con el Espíritu. Dice, "Estoy adentro; conozco a Dios; soy un alma antigua; me siento bien, veo cambios en mi vida."

Pero hay más. Empieza a oír hablar de cosas que son "nuevas herramientas" y dice: "Exploré cada rinconcito del lugar, todos los cuartos, y no encontré ninguna herramienta." Hay un poco de frustración en este hombre sin vista: "¡Quiero más! ¡Sé que hay más!" Va a otra reunión; "hay más, ve a descubrirlo." Busca otra vez; no encuentra nada más que lo que ya encontró antes.

Y luego lo visita una persona que tiene vista. Una persona que puede ver mejor, porque esta persona está enterada de cosas que él no. Y charlan, y el hombre sin vista le dice al que ve: "He buscado por todas partes; ¿puedes ayudarme a encontrar algo que me he pasado por alto?" La persona sin vista ruega: "¿Qué es lo que he pasado por alto?"

Y el que puede ver, mira al otro lado de la habitación y dice: "¿En algún momento encontraste el ascensor?" Él contesta: "¡Pensé que era una ventana! ¿Dónde está el ascensor?" Y el que puede ver, dice: "¿No sabías? Has entrado en un edificio de 80 pisos. Y has pasado tu vida en una habitación." (se ríe)

Cuando está solo, presiona el botón y el ascensor se abre, y ese es el comienzo de una personalidad ascendida. ¡Hay tanto para explorar!

¿Qué le impidió encontrar el ascensor? En primer lugar, él no sabía que estaba allí; no sabía que había un ascensor, de modo que todo lo que tocaba y percibía, le daba una idea de lo que debía ser. El ascensor le pareció una ventana, para un cerebro que no podía ver, una ventana que no podía abrir, porque su cerebro esperaba una ventana. ¿Me están entendiendo?

¿Qué es lo que ustedes no esperan? ¿Qué es lo que no conocen, o que tal vez han decidido que está o no está allí? Quiero decirle a cada uno de ustedes: el amor de Dios no se limita a la habitación única en la que viven. Esto es una metáfora: ¿qué aspecto tiene tu habitación, oh, tú, que no tienes vista? Porque no tienes clarividencia, porque no tienes el poder intuitivo, tiendes a decidir con tu mente qué hay allí y qué no hay.

Existen respuestas y soluciones para cada uno de los problemas que has traído aquí. Tienen tu nombre en ellas; algunas están en el segundo piso, o en el tercero, o el cuarto. Quiero que te vayas de este lugar y sepas que existe un ascensor. Por supuesto es una metáfora; sabes exactamente a qué me refiero. ¿Qué es lo que no hiciste, en qué no pensaste? ¿Qué crees que no puedes hacer?

¿Sabían que ustedes están sentados en las merkabas de los demás? ¿Sabían esto? La merkaba es el campo sagrado del ser humano, de 26 pies de ancho, 8 metros. Significa que cada uno de ustedes está sentado en la merkaba de otro, tal vez se superponen dos, tres, cuatro, cinco personas. Quiero preguntarles: ¿Alguna vez lo pensaron? Y si lo hicieron, ¿Qué es eso? ¿Tiene algún significado? Cuando estás solo, no estás sentado allí; cuando estás con otras almas antiguas, ¿estás consciente del ascensor? ¿Sabías que una consciencia colectiva es muy poderosa? ¿Sabías que un akasha colectivo puede ser un paradigma que nunca antes consideraste? ¿Qué pueden hacer, como grupo de mentes afines, cuando todos esos campos sagrados de energía se entremezclan juntos y son una sola cosa? ¿Sabías que podrían incluso cambiar el clima? ¿Sabes cuán grande eres? Pero te sientes solo, ¿no? Debido al sesgo singular de la humanidad, todos están solos; cada uno tiene un nombre, un cuerpo, va solo de un lugar a otro, eso piensan. Y no. ¡No! no piensan. (se ríe)

Quiero que salgas de esa caja de singularidad. El edificio en que vives es mucho más grande que lo que crees. Sí, hay un ascensor. Cuando te sientas al lado de otra alma antigua en una reunión como esta, allí hay mucho que no tomas en cuenta. Básicamente, como singularidad, miras al otro y dices, "Ajá, ¿cómo estás?" Y nada más. No entiendes que hay una conexión con una asombrosa cantidad de poder. Y el poder es poder benévolo y compasivo. Lo que pueden hacer cuando se juntan es exponencial.

¿Sabías? Los antiguos conocían esto. Cuando hacían sus reuniones y se juntaban, sabían esto. Lo esperaban, lo hacían trabajar para ellos. Cuando no tenían alimento, se reunían y lo creaban, y los animales acudían a ellos. ¿Qué te parece?

Hay algunas historias que te preguntarías si se pueden creer; los indígenas se juntaban, conociendo que el poder que tenían podía cambiar a Gaia; tenían control literal sobre la naturaleza, ciertas partes de ella. Y se sentaban allí inmóviles, entremezclados o entramados, como quieras llamarlo, ¡no había un nombre! Y creaban algo, y esperaban y esperaban, y el búfalo acudía a su presencia, se echaba y entregaba su vida allí mismo frente a ellos. Y el festín duraba una semana. ¿Cómo explicar eso? Es el poder de la consciencia humana, aliándose con la naturaleza que está de tu lado, una benevolencia que está de tu lado, desde la Fuente Creadora que está de tu lado.

¡No te atrevas a irte de aquí y pensar que estás solo! ¡O que a nadie le importas! Hay un entorno que sale contigo - ¡pero está en el segundo piso! (se ríe). Quiero que encuentres el ascensor. Una metáfora: que aquí hay más que lo que piensas, mucho más de lo que crees. Alma antigua, esto es lo que habías esperado. Algunos de ustedes están aquí para eso.

Todo lo que estamos diciendo es que hay más para cada uno de ustedes que lo que jamás consideraron, y es mucho, mucho más que lo que les hayan enseñado hoy. Hay cosas para explorar, metafísicamente, esotéricamente, espiritualmente, dentro de ustedes, que van a abrir ampliamente todo para ustedes.

Años atrás, el ingeniero, el que se sienta frente a ustedes, se sentó en la silla y tuvo curiosidad. ¿Quién era Kryon? ¿Qué era Kryon? ¿Haría daño? (se ríe) ¿Sería malo? Una pregunta justa, ¿no? ¿Sería algo que pudiera dominar su mente y arruinar su vida? Una pregunta de miedo, ¿no? Todo basado en el miedo. (se ríe) Algunos que escuchan esto se hacen las mismas preguntas y tienen esos paradigmas que se les ocurren, y tienen miedo. ¿Qué pasará? ¿Hará daño? ¿Estará bien?

El Creador que está en ti y es parte de ti, es benévolo, lleno de compasión y amor; no va a hacerte daño. A mi socio le llevó largo tiempo darse cuenta de que cada vez que se sentaba en la silla, lo que sentía era amor, porque no estaba acostumbrado a eso; era inquietante. Su prejuicio solía ser un obstáculo. ¿Era correcto, no era correcto? Una y otra vez, todo lo que hicimos fue darle amor. Entonces llegó un día en que él supo que todo estaba bien; encontró el ascensor.

Eso es lo que te decimos; no para que canalices, sino para que tu Yo Superior se pueda encontrar regularmente contigo, y puedas empezar un viaje que realmente no iniciaste aún. Realmente no todavía. Te dará paz con respecto al mayor problema que crees tener. Puede que no lo resuelvas mañana, ni al día siguiente, ni en un mes, pero tendrás la capacidad de respirar porque sabes que está en tu futuro, ¡está llegando! Relájate; es parte de ti, y cuando el ciclo esté en el punto correcto, estará allí.

El Espíritu no juzga al espíritu; el Creador del Universo tiene un asiento dentro de ti, siempre serás y siempre fuiste. La muerte es una ocurrencia humana, no espiritual. El alma es para siempre, siempre fue, siempre será. (... tu nombre va aquí) vivirá por siempre. (... tu nombre va aquí) siempre ha sido. Aquello que consideras muy sagrado, que es el centro de ti, el mismo proceso de pensamiento que está vivo en ti, que lleva tu nombre, al que conocemos, es para siempre, nunca morirás. No esa parte. Siempre estarás consciente - incluso cuando dejes este planeta - del amor de Dios.

Ese es el mensaje. Es un buen mensaje, ¿no? Lleno de promesa, de belleza - si lo quieres. Libre opción.

Descubre el ascensor (se ríe)

Y así es.

Kryon



Traducción del Audio - Canalización de Kryon por Lee Carroll
San Antonio, Texas, el 24 de enero de 2016
www.kryon.com
Lee Carroll http://audio.kryon.com/en/SanAntonio16-SUN.mp3
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar





Pag. Anterior: Kryon - Patrones cuánticos.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4032

Pag. Siguiente: Kryon - Suposiciones 2.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=4034


*      *      *
*      *      *
*      *      *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario