miércoles, 25 de noviembre de 2015

Compartir.:::>Kryon ~ Ante la hermandad femenina lemuriana. 9, 10,11,12 y 13.

* * *
***
Translate/traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen /
переводити/Traduire/ переводить 
 ترجم / לתרגם   翻訳する 
***
* * *

* * *
Compartiendo:



Kryon ~ Ante la hermandad femenina lemuriana. 9, 10,11,12 y 13.





ANTE LA HERMANDAD FEMENINA LEMURIANA - 9

Kryon por Lee Carroll
Baltimore, 20 de junio de 2015

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.


Mi socio se retira hacia otro lugar, por acuerdo, y es un lugar benévolo. Tiene que hacer esto para que se quiten sus filtros humanos, de modo que los mensajes sean tan puros como sea posible. Canalizar, aún se trata del ser humano, con su cultura y su idioma, la sinapsis misma de su cerebro; proviene de su experiencia como humano y debe ser dejada de lado tanto como sea posible. Cuando se retira, queridas, lo primero que siente de mí es un amor abrumador y una benevolencia hacia él. Se siente seguro; eso es lo que quiero para ustedes.

El tema ahora es lo que ha pedido Melli-ha. Ella lo estableció más temprano. Mi socio dijo, "Qué te gustaría impartir a quienes hoy se sientan frente a ti? No voy a contarles lo que dijo; en cambio les hablaré de ello.

Queridas damas: a lo largo de la historia las cosas han cambiado mucho. La cosa más intuitiva que puedan imaginar, ha cambiado. No es una sorpresa ni un shock que las culturas del planeta hayan ido a las regiones a donde llegaron, y las sociedades se hayan movido como lo hicieron, porque las viejas energías casi lo exigían; una energía inferior busca su propio nivel y ese nivel de energía inferior crea lo que es inadecuado en la espiritualidad, en la vida, en los gobiernos, en el comercio. Y ustedes pueden ver a dónde ha ido y en qué se ha convertido. La recalibración del ser humano en estos días, semanas, años y generaciones tiene toda un mismo tema: la recordación de una sociedad equilibrada. La creación de la paz en la Tierra, el cambio de la consciencia hacia un pensamiento más amable y benévolo y el regreso de la energía básica de la madre. Va a ser todo un desafío, ¿verdad? (se ríe) ¡Va a ser un desafío!

Quiero contarles, queridas damas, que si solo se sientan y observan, va a suceder por sí mismo, porque este proceso evolutivo está comenzando, y en esto habrá quienes comprendan el lugar de ustedes.

Mi socio lo ha dicho: No lo vamos a llamar asunto de mujeres, como hacen los aborígenes. Lo voy a llamar su derecho; es de sentido común, fueron ustedes las que dieron a luz a la humanidad; es sentido común. Cuando los pleyadianos aterrizaron y las mujeres salieron, eso tuvo sentido; estaban ayudando a dar a luz una nueva energía en el planeta, a cambiar la biología seminal real; tenía sentido que fueran mujeres.

En aquellos días, como dijo mi socio, todos los varones del planeta hacían lo que hacían para las familias, porque ellos eran más grandes, podían cazar, y ser y hacer las cosas que son asunto de los hombres. Pero en lo tocante a lo espiritual, era cercano a la divinidad, al nacimiento, y femenino. Tenía sentido.

Cuando ustedes miren ciertas cosas, se sentirán motivadas, porque son de sentido común, ustedes han usado esa palabra. Era de sentido común poner a la mujer en el centro de lo espiritual. La energía chamánica siempre era femenina. Eso recién cambió más tarde, cuando la energía empezó a transformarse y les resultó políticamente conveniente no ser mujeres Pero deben saber que empezó de esta manera, de sentido común. Hoy ustedes luchan contra algo: luchan contra la vida misma que no está equilibrada en su favor y no las ve en el centro espiritual.

Quiero hablar de la sincronicidad, el azar y el sentido común. Por donde quiera que va mi socio en este planeta a hablar de las cosas que brindamos, hay más mujeres que hombres. ¿Ustedes creen que es accidental? Las mujeres tienen recuerdo de que es su asunto, su trabajo; el recuerdo es tan dinámico y tan predominante, que si ustedes simplemente miraban el salón hoy durante el evento y contaban, había más mujeres, muchas más mujeres que hombres.

Hay diferencia en las culturas. Descubrirán que este equilibrio empieza a cambiar, pero quiero señalarles que en una sociedad desequilibrada, cuando hablan de cosas espirituales, siempre hay más mujeres que hombres. Con "desequilibrada" queremos decir "macho" (lo dice en español y se ríe).

Hablemos de eso. ¿Cómo sería posible, allí sentadas, que recuperen lo que han perdido en su psiquis, en cómo se sienten respecto a sí mismas? Nosotros sabemos, nosotros entendemos que no van a cambiar su sociedad; eso no va a suceder muy rápidamente. Sin embargo tienen que levantarse de este lugar y volver a trabajar, ahora mismo. En este momento, ¿qué podríamos hacer, juntos, para mostrarles de qué estoy hablando?

Quiero decirles algo: quiero que vengan conmigo en una aventura. ¿Cuántas de ustedes pueden suspender la realidad ahora mismo, solo por un instante? La realidad de esta cultura de quiénes son ustedes, de qué han experimentado, de lo que han atravesado, a manos de los hombres. Quiero que descarten eso, solo por unos momentos, y vengan a un lugar que es su akash de lo que han vivido, de lo que han creado, en qué han participado. Esto es más que solo contar una historia: quiero que regresen a este lugar donde ustedes estuvieron, literalmente, en un estanque de agua, y podían sentir el trópico en él; mucho de las ceremonias lo hacían semi-sumergidas. Era su manera de saludar a Gaia, de comprender que la energía lemuriana era en parte de ustedes y en parte de la Tierra.

Esto era una enseñanza básica de los pleyadianos: honrar la Tierra tanto como se honran a sí mismas, y ella las honrará a su vez. Cuanto más hacía esto, y los vientos alisios estaban allí y podían sentir el agua ondulando, y cuanto más hacían esto, más se honraba la pesca que hacían los hombres. Ellos les preguntaban cómo iba la cosa; contaban con su conexión con Gaia, sí o sí. Contaban con ustedes respecto al clima. ¡Para todo contaban con la conexión que ustedes tenían como energías chamánicas!

Quiero que se trasladen allí solo un minuto; quiero que sientan el orgullo de los hombres; el orgullo de todos ellos, de tener hermanas y esposas y madres que se conectaban con Dios, con la Fuente Creadora de esta manera. Estaban orgullosos de ustedes. Quiero que lo sientan, porque esto es quiénes son ustedes. Ustedes experimentaron esto, y porque está en su akash pueden traerlo aquí hoy. Quiero que caminen más erguidas porque saben que es verdad; estuvieron allí, lo hicieron.

El círculo lemuriano de la Hermandad, que no se llamaba así entonces, ¡era responsable por gran parte de la vida! Ustedes cantaban, reían. No meditaban realmente. Eso vino más tarde; toda la idea de la meditación como la hacen hoy son reglas de los hombres; no sé si ustedes sabían eso. No sé si lo sabían. ¡Las mujeres cantaban! ¡Cantaban y sus voces estaban llenas de alegría! Y las canciones que cantaban las hacían reír! Esa era la meditación, eso es lo que hacían. Cantaban mensajes para el Espíritu; le pedían las cosas que necesitaban por medio de canciones al Espíritu. El círculo era hermoso, y los hombres podían oírlo, pero no podían asistir. Ni querían. ¡No eran capaces! y lo sabían. Tan orgullosos - quiero que sientan ese orgullo por ustedes, madres, hermanas, compañeras.

Cuando regresaban del círculo, ellos podían verlas brillar. Les encantaba esto y lo que ustedes podían hacer por ellos. Quiero que lo sientan, ustedes se lo ganaron.

Ahora bien; no quiero que dejen que esta pequeña aventura y la historia se olviden. ¿Ustedes se lo ganaron! ¡Está en su akash! Adhiéranlas a sí mismas de algún modo, para que en su momento más tranquilo puedan ir allí y recordar. ¡Esto es quién son ustedes! ¡Así es como empezó! Y eso es el futuro.

Pasarán las generaciones. Las iglesias establecerán nuevas normas. Habrá un reconocimiento del rol de las mujeres, y un avance de las mujeres; luego habrá un reconocimiento de la conexión con el Espíritu, que es más grande en la mujer que en el hombre.

Habrá un retorno al conocimiento, ustedes lo entienden. Pasarán generaciones y ustedes estarán allí para celebrarlo. Lo garantizo. Ustedes no han terminado aquí.

Que comience ahora; que esto sea parte de su akash la próxima vez que despierten: la recordación de la recordación.

Que comience la ceremonia.

Y así es.

Kryon



ANTE LA HERMANDAD FEMENINA LEMURIANA - 10
Kryon por Lee Carroll
Totowa, N.J., 27 de junio de 2015

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Cada vez que vengo ante ustedes como hermandad femenina quiero que ignoren el hecho de que la voz es masculina. El otro lado del velo no tiene géneros. Este es un mensaje desde ese lugar que ustedes llaman la Fuente Creadora, que en este momento las honra por quienes son. Ser mujer en esta época especial del planeta, e incluso en una energía despierta, es muy diferente de lo que era en la Hermandad que celebran, de la que desean saber más y en la que participaron. Siempre digo que no es por accidente que estás aquí otra vez, después de tantos años, alma antigua, y que algo hace cosquillas en tu memoria; tal vez tu consciencia te susurra ¿Estuve allí? Y si fue así, ¿podremos crear otra vez lo que creamos allí?

Me encantaría llevarlas de vuelta a ese lugar, porque las reuniones de la Hermandad solían hacerse en el agua. Solían reunirse en los crepúsculos; a menudo, muy a menudo, eran en la mañana; siempre en el agua. A veces estaban paradas, otra vez veces sus pies simplemente balanceándose en las aguas cálidas del Pacífico. En ese entonces tenían los vientos alisios, ligeramente distintos de lo que son ahora, pero estaban allí.

Era tan sagrado, era hermoso; las canciones que cantaban se grababan claramente en su akash. Si pudieran cantarlas hoy o tal vez oírlas les harían saltar las lágrimas, porque recordarían. Y lo que recordarían sería la suavidad, la dulzura, la belleza y lo apropiado de ellas. ¿Fue Lemuria una utopía? La respuesta es no. Pero tuvo algo que deben recordar. Ustedes fueron la primera generación de la humanidad sembrada. Eso significa que a medida que los lemurianos iban desde donde estaban hacia los lugares donde renacían en el planeta; llevaban akáshicamente con ellos las semillas de lo aprendido en Lemuria. Los pleyadianos fueron sus padres seminales.

En la época en que ustedes estaban en la Hermandad, todas llevaban la semilla, esto es, todas tenían su ADN transformado y cambiado; estaban listas para lanzar desde Lemuria lo que serían las generaciones del planeta. Y hubo otros lugares que hacían esto también, pero Lemuria era de un interés especial porque era una isla de la que no se podía escapar, diríamos una olla a presión de sacralidad.

Ahora bien, quiero que sumen dos más dos y conecten los puntos: de dónde han venido. Estaban allí como mujeres en Lemuria, disfrutando de la única vida que tendrían en el círculo sagrado cantando canciones hermosas, estableciendo las energías que necesitaba la isla, las energías para cazar y pescar, la energía para las relaciones, para el culto. Estaban estableciendo la plantilla de Lemuria, todas ustedes. ¿De dónde vinieron ustedes? (se ríe).

Si fueron la primera generación de la humanidad sembrada, les diré de dónde vinieron: todas tenían el akash de un pleyadiano. En otras palabras, no había un registro akáshico en la Hermandad, porque ustedes nunca habían sido humanas. No humanas sembradas, no con el conocimiento del Dios interior, no con un alma que tiene la dualidad que tienen ahora. Por lo tanto, al venir al planeta y a Lemuria como mujeres, haciendo cosas sagradas en este círculo, su akasha estaba en blanco, excepto por lo que lo que les habían dado los pleyadianos. ¿Y cómo era el akasha de ellos? Era del de un planeta sagrado ascendido, uno que conocía las cosas, que sabía de la Fuente Central, que les dio las canciones, les enseñó lo que ustedes sabían. ¿Cómo se sentían ustedes? La respuesta: sagradas.

No era difícil. Sin un akash que las golpeara ni les diera ninguna historia, ustedes eran sagradas y lo sabían, y sentían a Dios dentro de sí. Las canciones les llegaban naturalmente, las actitudes alegres eran naturales, el aplauso ante el nacimiento de un niño era más que una simple bienvenida a la Tierra. Era porque el niño recién nacido era humano de primera generación.

Ustedes sentían una sacralidad que no se ha repetido después, porque nacer en otros lugares, y unirse a una sociedad que estaba apenas comenzando, junto con otros que venían de otros hogares pleyadianos, tenía una apariencia de lo que llamarían evolución. Empezó mezclándose todos en formas desiguales, y no era como la isla de donde venían. En una vida tras otra, se instauró un equilibrio y lentamente esa sacralidad que sentían como pleyadianas se atenuó; se instaló la condición humana; se instaló lo que los hombres hacían con las mujeres: un deshonor, una readaptación de los géneros. Esto es común en las sociedades no evolucionadas, donde un género es más fuerte que el otro. Sucedió en tiempos pleyadianos. Ha sucedido antes.

Entonces ustedes podrían preguntarse qué les estamos pidiendo que hagan con todo esto, a medida que atraviesan el 2015. No con la recordación pleyadiana y no con la sacralidad pura, sino con todo lo demás que pudieron experimentar. Esta noche hemos hablado de filtros. Para ustedes, este es un filtro; es parte de su filtro de género, que ni siquiera mencionamos en una audiencia mixta. No era para que los hombres escucharan otra vez lo que habían hecho o cuán desigual fue todo a través de la historia. Es para que ustedes lo oigan ahora; la razón de que estén haciendo esto esta noche es tratar de recuperar esa sacralidad pura del Espíritu. Verán: todavía está allí. ¿Pueden sentirla? ¿Pueden sentirse sagradas? ¿Pueden descartar por solo un momento todos los recuerdos akáshicos? ¿Pueden quitar sus filtros y recordar aquello? El que estaba en el principio, el filtro de lo sagrado. Y la razón es que necesitamos que ustedes lo reaviven. Necesitamos que al irse de este lugar salgan más sagradas que como llegaron.

Déjenme contarles algo sobre la sacralidad: es contagiosa (se ríe). Otras personas la verán en ustedes y querrán lo mismo, verán lo que hace en ustedes. Verán la suavidad en ustedes, verán su pureza. En esto hay más que simplemente haber estado en la Hermandad; se trata de crear una hermandad mundial. Todas las mujeres entenderían entonces que la sacralidad siempre fue asunto de las mujeres, porque ustedes sienten primero la cercanía y el amor; son una guía para la humanidad. Para hacer eso en estas próximas generaciones, la meta es el retorno a lo sagrado.

Que comience la reunión.

Y así es.

Kryon


LA HERMANDAD FEMENINA LEMURIANA - 11
Kryon por Lee Carroll
Seattle, 11 de julio de 2015

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Otra vez venimos ante ustedes con lo que es la esencia de Lemuria. Ya hemos hablado de lo que ahora llamaremos el asunto de mujeres, y ustedes empiezan a ver un patrón. Este es el patrón: que el asunto de mujeres es intuitivo, o sea, que la espiritualidad que ingresó en Lemuria también ingresó en otros lugares de la Tierra al mismo tiempo. Era simplemente cuestión de sentido común que las mujeres fueron siempre la columna vertebral espiritual - Esto es la Hermandad Femenina Lemuriana. Todas las ceremonias desarrolladas, que antes mencionamos, tienen que ver con esta columna vertebral de la espiritualidad.

También hemos hablado de que la cultura lo apoyaba; era mera cuestión de sentido común. Hoy en día es distinto. La idea de que ustedes se reunieran de este modo y celebraran esto que era una poderosa columna vertebral de la sociedad, esta idea es para que ustedes puedan realmente recuperar esa esencia y comprender no sólo quiénes fueron sino quiénes son ustedes.

Ya les hemos contado algo de la historia de Lemuria, y algunas de ustedes empiezan a ver una perspectiva más amplia en forma exacta. Perduró largo tiempo. También les contamos que, a diferencia de hoy, ustedes solo tenían una vida en Lemuria, era la plataforma de lanzamiento del akash para el planeta, porque Lemuria no se visitaba otra vez en otra vida; ustedes seguían viaje y solo tenían una vida pasada para recordar, que era la de la sabiduría de Lemuria. Vivieron muchas veces en el planeta, pero sólo una vez en Lemuria. Ahora bien; para todas ustedes era la primera vez, pero persistió durante largo tiempo, una larga historia de la Tierra.

Me gustaría que supieran esto: la Hermandad realmente persistió sin cambios. Así es como eran las cosas, especialmente entre los antiguos. Cuando algo funcionaba bien en la sociedad, permanecía así. Y así también la Hermandad, cualquiera fuera la línea de tiempo, era siempre la misma. Está grabado en su akash en tal grado que muchas de ustedes están recordando que estuvieron allí.

Ya hemos dicho que las probabilidades de que sean mujeres en esta época parecerían, por azar, no necesariamente mayores que 50%; sin embargo todas ustedes lo son. Esto tiene propósito; fue calculado para la precesión de los equinoccios que en esta época serían mujeres, para que comenzaran a recordar ciertas cosas de su akash que son poderosas. No aquellas que puedan restar valor a su vida, sino las que fueron poderosas, y esta es una de ellas.

Hay un regreso; en la nueva consciencia del planeta hay un regreso al respeto y al honor del asunto de las mujeres. Van a comenzar a ver en lo que llamamos sistemas espirituales organizados del planeta algún reconocimiento de esto, en un grado nunca visto antes. Se permitirá a las mujeres la entrada en lo que llamarían "el club de hombres" de la espiritualidad. Eso conduce a las iglesias hoy en día. Con objeto de hacer esto exacto y verdadero, y realmente reconocerlo, en el planeta tiene que haber grupos de mujeres que recuerden su poder.

En realidad su recuerdo de quién fueron y qué hacen, ingresa a la rejilla cristalina del planeta y marca una diferencia. La rejilla cristalina está en todas partes, junto con la rejilla magnética. Pone en esa rejilla el recuerdo de su poder, su pertinencia, y lo que hicieron. Esto se distribuye luego en la consciencia del planeta. Por lo tanto, lo que ustedes hacen hoy no es sólo para ustedes; pasa adelante, juega un papel en lo que puede suceder. Más y más mujeres despiertan al hecho de que su pasado puede marcar una diferencia en el planeta.

No todas ustedes estuvieron juntas en Lemuria. Queridas, quiero que descarten las nimiedades de quién estaba con quién y cuándo; no es importante, porque la Hermandad era tan constante que todas participaban como si estuvieran juntas hoy: ustedes la recuerdan.

Escuchen: en la humanidad, el recuerdo de las vidas pasadas suele ser metafórico. Lo que quiero decir con esto es que en este momento no recuerdan detalles, pero suelen recordar haber estado allí. Pueden estar sentadas al lado de alguien y preguntarse "¿Ella habrá estado allí conmigo?" Pueden sentirla como su hermana. Pueden mirar a alguien y decir, "Sí, te recuerdo" (se ríe). Realmente no; lo que se recuerda es la experiencia. No el rostro; no necesariamente el nombre; la experiencia fue tan profunda que muchas de ustedes la llevaron en todas sus vidas. ¡Sus vidas! Ustedes ahora aparecen como almas antiguas en este tiempo nuevo, finalmente recordándolo y con algo que hacer al respecto. Ese es el propósito de la Hermandad.

En su recordación de hoy quiero que recuerden de qué se trataba; era del asunto de las mujeres, que merecían contactar al Espíritu y realmente dar ejemplo espiritual del Todo lo que Es; les correspondía a ustedes. Han oído la expresión "intuición femenina". La han oído una y otra vez; es un indicio de que el mundo reconoce que, de los dos géneros, es el femenino el que tiene el sentido intuitivo primero, el más fuerte.

Ahora bien; si empiezan a conectar los puntos, se darán cuenta de que su intuición en Lemuria les brindó las clases de ceremonias, qué hacer, cómo hacerlo. Es por eso que los hombres dependían de ustedes: no tenían eso, sabían que no lo tenían. Les tocó a ustedes recibir los pensamientos intuitivos desde el Espíritu, desde la Fuente Creadora, desde los pleyadianos, con objeto de crear este equilibrio espiritual. Esta columna vertebral no se podría haber constituido a partir de los hombres. Ellos tenían los asuntos de hombres, que eran completa y totalmente distintos. Necesitaban de ustedes. Las van a necesitar otra vez. Hacia allí se dirige todo esto. Quiero decir, un reconocimiento de las mujeres en las organizaciones espirituales, de su poder, de su intuición y la claridad de pensamiento. Las madres tratan a la vida de forma distinta.

Las madres tendrán mayor compasión que los padres. Esta es la manera de ser femenina, Melli-ha ha pedido algo; se lo daré: la línea de tiempo. Meli-ha, estuviste allí cuando Lemuria comenzó a hundirse. Queremos que lo sepas porque está en tu akash. Ha tenido un efecto en tu akash. Cuando todo tu mundo espiritual empieza a derrumbarse, y eso estaba sucediendo, las cosas cambian. Tuviste que resolver esos miedos: ¿qué iba a suceder? ¿Cuánto se iba a hundir? Y llevó un largo tiempo para que se hundiera Lemuria, pero no se hundió del todo. Hoy quedan las islas hawaianas, queda bastante terreno - pero no sabías eso cuando se estaba hundiendo. Dimos indicación de que descendía durante varias vidas; era bastante lento y hubo mucho más tiempo del que imaginaban para escapar de la isla que se hundía; no explotó, sino simplemente se hundió porque la burbuja de magma que estaba debajo, en este lugar caliente del planeta, se movía y estaba liberándose, de modo que el hundimiento fue lento.

También hemos contado que , en ese proceso, Melli-ha fue constantemente rejuvenecida en el Templo de Rejuvenecimiento en la cima de la montaña. Eso significa que vivió al menos tres vidas: estuvo allí en el proceso de hundimiento. Angustiada, sí, pero se quedó. Muchos se fueron, Meli-ha, pero tú te quedaste. Existe una afinidad tuya con una de las islas de Hawái de hoy en día. Puedes contarlo, si sabes cuál es; es aquella en la que acabaste. (se ríe)

A medida que la montaña se hundía y las islas que quedaron eran las cimas de las montañas, la que tú elegiste para quedarte, aquella en la que permaneciste y moriste, es tu favorita de hoy, tienes una afinidad con ella. Muchos se fueron; tú no. Pero lo que te angustiaba era el final de la Hermandad. Porque la Hermandad había permanecido estable mientras la montaña estaba estable; y cuando empezó a hundirse hubo toda clase de cosas que hacer. Considerar qué hacer al respecto; algunos se fueron. Algunos buscaron otros lugares, no sabiendo si se iba a hundir todo o no.

Piensa en esto, Meli-ha: tres vidas estuviste allí mientras se hundía. De modo que esto ha tenido su efecto; uno que puedes ver hoy es el interés que tienes en organizar otra vez una Hermandad; una que no se hunda (se ríe). Reavivar lo que tenías, para una recordación del proceso. No de recordarse una a otra; no de los detalles de lo que hacían, sino del proceso de habilitación del asunto de las mujeres sobre la Tierra.

Y así es.

Kryon



ANTE LA HERMANDAD FEMENINA LEMURIANA - 12
Kryon por Lee Carroll
Chicago, 25 de julio de 2015

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Lo diré otra vez: no permitan que la voz de varón las engañe. No hay géneros del otro lado del velo; ninguno. Solamente hay honor.

Ser un humano es específico de la Tierra. Esta prueba que todas han atravesado tiene que ver con el libre albedrío. Y cuando decimos libre albedrío queremos decir un consenso de la consciencia que se basa en lo que ustedes deciden como humanidad. Nosotros no interferimos; parte de esta prueba es de la energía del planeta: dónde empieza, es una cosa; a dónde va, es otra.

Ahora bien; ya he dicho estas cosas antes. Quiero que se relajen solo un momento conmigo. Meli-ha está otra vez con nosotros. Su akasha resuena con la verdad de lo que les digo. Están interesadas en Lemuria; debieran estarlo: está en su akasha. No solamente en su akasha; ¿pueden imaginar cuán profundo está grabado, metafóricamente, como algo que experimentaron una de las primeras veces que estuvieron en este planeta, enseñado por quienes les dieron la semilla de los pleyadianos? Estar realmente con ellas, tener realmente la sensación interior de ser consoladas, de ver la benevolencia de todo lo que hacían, de tratar de imitar aquello que llamarían maestría. Para algunas de ustedes, ellas parecían angélicas; sus enseñanzas eran asombrosas; de allí aprendieron lo que saben. ¿Pueden imaginar traer eso al día de hoy, reavivándolo y continuándolo? Eso es la Hermandad; por lo tanto, hay una sensación de ustedes con ustedes, porque esto es lo que hacían y allí es donde estaban.

En un mensaje tras otro les hemos descripto cómo se sentaban en el hueco de la piedras con el agua casi a la temperatura del cuerpo, en círculos, haciendo las diversas ceremonias, en círculos de parto, cantando, todas estas cosas. Les hablamos acerca de los hombres que salían a pescar, dependiendo de cómo ustedes los ayudaban con sus oraciones y con lo que habían aprendido de las Siete Hermanas, que influía en la energía de su pesca. ¿Pueden imaginar ser un varón, responsable de alimentar a la aldea con lo que tuvieran la suerte de pescar? Al azar. Pero sabiendo que la Hermandad estaba con ustedes, dirigiendo ese día en qué rumbo ir, ya era más que solo suerte. Ellos dependían de las mujeres para todo. Les encantaba esta responsabilidad compartida que aceptaban.

Pero, como ahora, parecería que las mujeres hacían todo (se ríe). No solo eran responsables por la espiritualidad de todo el continente de Lemuria, sino que también criaban a todos los niños. Tenían mucho que hacer en ese entonces - igual que ahora. Eso no cambió.

A través de los miles y miles de años, lo que cambia en el planeta es gradual a través del libre albedrío; las cosas cambian porque ustedes cambian. Lemuria fue la plataforma de lanzamiento del akasha; en otras palabras, todo lo que tenían ustedes, todos los niños, incluso ustedes, era solamente una vida, y luego iban a renacer en un continente más grande, la mayoría de ustedes probablemente a Europa. ¿Qué creen que habría en su akasha allí?

Ahora bien: sigan la lógica y el razonamiento conmigo: se encuentran de nuevo en el planeta. Esta es la vida nº 2; solo han tenido una vida para recordar, una sola, y fue una vida estelar; literalmente está en ustedes. Está en ustedes de manera que no pueden sacársela; vuelven a las costumbres que tuvieron, y desarrollan una hermandad. Aquí viene otra hermandad, y esta no está rodeada por el Océano Pacífico, de modo que ha de modificarse. A medida que avanza la historia, no parece que los hombres necesariamente la necesiten; no salen de caza y recolección, no van a pescar. Empiezan a construir edificios y hacen comercio. Empieza a haber todo un cambio en la forma en que funcionan las cosas. El asunto de las mujeres es entonces suprimido. Empieza a perderse, queridas, no por parte de ustedes sino por parte de los varones.

Es comprensible que la energía vaya primero en esta dirección; lo que sucedió es que nunca se recuperó. Solo empeoró.

Esto es libre albedrío. Hoy les estamos diciendo que empieza a revertirse, a medida que la población de la Tierra ve y aprecia el rol de las mujeres en un lugar sagrado. Ustedes lo están reconociendo; están despertando, tal vez, a la posibilidad de que eso vuelva a ser asunto de las mujeres. Tiene que empezar en algún lugar. Empieza con ustedes. No necesariamente van a hacer las mismas cosas, sino que el concepto está allí para que se reúnan, discutan, celebren. No tiene nada que ver con el poder de las mujeres. Tiene todo que ver con la sacralidad y el liderazgo de las mujeres para todos. Hay una diferencia. Ustedes pueden reconocer una diferencia entre poder de género y liderazgo sabio. La humanidad se siente atraída por el liderazgo sabio. Dondequiera que esté , lo aprecian y lo ven. ¿Ustedes entienden que son sus propios ancestros?

¿Qué sucedió? ¿Qué tuvo lugar? ¿A dónde fue? Hay mucho para discutir, pero déjenme darles una breve visión general. Ahora teníamos una hermandad femenina subterránea. Ustedes todavía tienen esto en su akasha, para reunirse y trabajar con el planeta, y las rejillas, y las cosas que los lemurianos experimentaron y los pleyadianos les enseñaron están en un akasha, luego está en dos, ahora está en tres, se construye hasta que llega un momento en que ya no se puede sostener. Es una amenaza para los varones tener mujeres que se reúnen y hacen cosas poderosas. Deja de existir.

Curiosamente, los varones toman el manto (se ríe) y arman una hermandad masculina, y esa hermandad se transforma en muchas cosas durante los años, incluyendo lo que hoy llaman masonería. Podrían decir que los masones son un duplicado exacto, si quieren llamarlo así, de lo que solía ser el asunto de las mujeres. Se apropiaron del manto de las mujeres; ahora bien, lo curioso es de dónde sacaron la idea. Bueno, deben recordar que ustedes no son solo de un género; lo recordaron de cuando ellos fueron mujeres. Pudieron conectarlo: el asunto de las mujeres a la hermandad de los hombres.

Hay más. En muchos lugares del planeta hubo un resurgimiento de lo que ustedes llaman ligeramente La Hermandad Femenina. Este resurgimiento lo pueden encontrar y realmente ver en diversos lugares de la Tierra. Algunas directamente al Sur de Hawái. Ustedes reencarnaban tal vez en Sudamérica, de modo que no siempre era Europa. Encontrarán algunos restos de este asunto de las mujeres, lo que parece ser ceremonias sagradas de las mujeres, en Sudamérica. Es un remanente de lo que empezaron en Lemuria.

Pero hubo un lugar en este planeta que parece que estaba bien para continuar esto, y así fue. Está en Europa. Nunca realmente se detuvo. Y donde estuvo lo apalearon siempre, y por miles de años terminado, tal vez nunca recordado, una vida tras otra, lo perdieron; ahora lo están reavivando porque tienen un akasha activo. Pero hay un lugar donde permaneció por un tiempo muy, muy largo. Meli-ha va a visitar ese lugar muy pronto - se llama Grecia (se ríe). En Grecia existe el asunto de las mujeres, de las diosas. Nunca se detuvo, nunca fue clandestino. Incluso hubo algunas cosas que involucraron a los Iluminati. El asunto de las mujeres estuvo allí también.

No dijimos que fuera necesariamente justo; dijimos que ustedes estaban reavivando algo que había funcionado anteriormente. Es difícil describirlo; se estaba reavivando algo sagrado en algo cuyos motivos no lo eran. Así es como funciona la vida. Su akasha estaba recordando lo que eran capaces de hacer, no necesariamente dónde lo hicieron. Esta nueva energía lo está reavivando; una palabra que ya hemos usado cinco veces (se ríe). Esto de reavivar - ya van seis - es una recordación de la esencia. ¿Qué hacían? Realmente, ¿qué hacían? ¿Cómo lo hacían? Pero aún más que eso, la sensación de orgullo porque se las necesitaba para hacerlo. Se las necesitaba para hacerlo. La humanidad las necesita para hacerlo otra vez.

Meli-ha, cuando regreses a Grecia serás bienvenida. La energía te recordará. En algunos lugares habrá algo de intensidad. Prepárate para eso, en tanto recuerdes que necesariamente comenzó con una parte de lo que tú lograste con la Hermandad. Meli-ha fue la última líder de la Hermandad en Lemuria antes de que se hundiera. Les contamos esto, también les contamos que ella no se fue; no podía, estaba dispuesta a hundirse con la isla si esta desaparecía completamente. Ella fue a su montaña favorita para esperar lo que para ella era inevitable. Vivió más de tres vidas, más que cualquiera de ustedes, ayudada por el Templo del Rejuvenecimiento en la cima de la montaña. Esperó allí a que se hundiera - y se detuvo. Ella entonces estuvo encallada - si puede decirse así - en el paraíso, en la isla de Hawái.

Esta es su historia. Y a ustedes ¿qué les sucedió? A dónde fueron? ¿Fueron parte de la Hermandad griega? ¿La recuerdan? Lo son; en todas esas vidas ustedes son sus propios ancestros. ¿Cuántas veces atravesaron esto? Todo está ahora empezando a trabajar en su favor a medida que lo van resolviendo en sus recuerdos del akasha y a medida que lo entienden.

Número uno: estuvieron allí - no necesariamente juntas, a través de muchas vidas, en Lemuria. Cada una tuvo una vida durante un largo tiempo de modo que es probable que no fueran parte de la misma Hermandad allí.

Número dos: tenían la información original de la semilla; todavía la tienen. ¿Qué les dice acerca de lo que yo digo? ¿Es exacto o no?

Número tres: son honradas por lo que hicieron. Madres: la humanidad necesitaba lo que ustedes hicieron. Todas ustedes. Quiero que eso se fije.

Esas son las tres cosas: quiero que queden fijas. Nada más. No lo que hicieron después. No en qué se transformó, sino en lo original.

Hay más - queda para un una ocasión posterior.

Y así es.

Kryon




ANTE LA HERMANDAD FEMENINA LEMURIANA - 13
Kryon por Lee Carroll
Minneapolis, 1° de Agosto de 2015

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Cada vez que me presento ante ustedes, reconozco que en el salón son distintas. También muchas están escuchando esto pero no están en el salón. Cada vez digo lo mismo: no permitan que la voz de varón las engañe; yo no tengo género, aunque hable a través de un varón. Yo estuve allí cuando estuvieron ustedes.

En breve quiero hablar un poquito sobre dos o tres cosas. Suposiciones, presunciones sobre quiénes son ustedes, quiénes han sido, y de qué se trata esto.

Comienzo con esto: una revelación para Yawee. Ahora bien, para quienes recién se integran, Meli-ha está aquí, y es lo que llamarían la líder de la Hermandad Femenina que estuvo en Lemuria en sus últimos días. Yawee está aquí también. Ahora bien: Yawee tenía el Templo de Rejuvenecimiento en la cima de la gran montaña que hoy llaman Hawái. Para poner esto en su lugar, de modo que comprendas, Yawee: no todo se transmite como piensas, cuando te hablo. Es verdad que nunca recibías lo que era la belleza del rejuvenecimiento en el templo, siempre estabas dándolo; eras un técnico usando lo que tenías, y como tal siempre podías dar ese proceso de rejuvenecimiento y, como ya sabes, estaba involucrado un recién nacido con la plantilla de las células de génesis que hemos descripto hoy. Eso es lo que hacías.

Te dijimos que nunca recibiste un rejuvenecimiento, sin embargo viviste mucho más tiempo que la mayoría, de modo que te contamos que usabas los tonos - pero eso no es la verdad exacta (risas del público). Usabas los tonos para retocarlo, pero aquí va lo que necesitas saber, la revelación: estabas usando una técnica de sanación cuántica, como lo haces hoy, y si te pregunto qué sabes sobre los campos cuánticos específicamente, me dirás: no son lineales. Eso significa que las expectativas de cuánto, con qué frecuencia, y todas esas cosas que llamarías lineales, no necesariamente son verdaderas. Esto es lo que quiero contarte: así como sucede con el sanado, así con el sanador. Es un proceso recíproco (se ríe). Allí estabas rejuveneciendo las vidas de muchos de la realeza y aquellos por quienes eras responsable, Yawee, y nunca te diste cuenta de que cada vez que lo hacías con ellos, lo estabas haciendo contigo mismo.

Cada sanadora en este salón, y los que están escuchando esto, saben de qué hablo; tú lo sabes. Cuando experimentas la sanación y la experiencia de "ajá" de quien sale de tu camilla sintiéndose diferente de como empezó, ¡estás bendecida! Algunos lloran de alegría, ambos se ven afectados. Eso es la sanación cuántica. ¿Acaso tengo que decirles cómo se siente? Algunas de ustedes aquí hacen lecturas: cuando dan una lectura y celebran algo hermoso para la persona que la recibe, y están con ella en esa experiencia, eso es una experiencia cuántica. Tú tienes eso Yawee. ¿Los tonos? Eso venía como postre (se ríe). Y lo hacías bien. Asombrosamente exacto.

Señoras, me gustaría abordar una cuestión que nunca traté antes. Vamos a hablar de la presunción o supuesto, ya es hora. Antes les he preguntado qué las trajo aquí. La Hermandad era especial: ancló a Lemuria. ¡La ancló! Ya lo dijimos; lo que ustedes hicieron allí literalmente estableció la energía y la etapa. Allí la civilización de Lemuria tomaba en cuenta a la Hermandad a tal grado que casi eran como la realeza. Era respetada; los hombres dependían de ustedes para establecer el tono espiritual de la isla. Y al hacerlo como mujeres, tenían una camaradería. Imaginen estar en esa posición en que establecían una energía espiritual que se adhería a la civilización, y ellos le pedían que lo hicieran, y ustedes eran responsables de ello y lo veían funcionar.

Ahora eso es lo que recuerdan, pero no es todo lo que recuerdan. Suposición: lógica basada en ¿qué? Solo en lo que saben hoy. Entonces abordo esto que nunca discutimos antes. Esto era una civilización en su inicio, y ustedes eran novatas en esto; no sabían nada de cultura ni de sociedad, nada de esas cosas. Eso tenía que crecer con el planeta. Lo que sí tenían, que se lo trajeron los pleyadianos como punto de inicio, era una consciencia elevada; estaban funcionando al 44 %. Hoy están trabajando al 33%.

Abordo esto para que sepan qué lo hace tan atractivo para ustedes. En su recuerdo, algunas están recordando lo que no pueden "no explicar" - déjenme poner esto en claro. Una persona con inferior.... Empecemos otra vez, socio mío: dilo correctamente.

Una persona en un estado de consciencia inferior no puede recordar un estado en el que nunca estuvo en su vida. Entonces si ustedes tenían un estado más elevado en ese tiempo, no van a recordarlo porque no lo tienen ahora. Todo lo que recordarán es la sensación. Y eso es atractivo. La sensación de un estado de consciencia más elevado tiene otro - ¿cómo lo llamarían? - efecto secundario. ¿Cuántas veces han oído esto?

Yo estuve en Atlántida, donde tenían una tecnología más alta que la que tienen hoy. Yo estuve en Lemuria - han oído - donde tenían una tecnología mucho más alta que la de hoy. Y la mente corre imaginando la posibilidad de computadoras y láseres y otra cosas, máquinas antigravedad, cosas así. Me gustaría decirles que nada de eso existió - nada de eso.

Lo que existía era una consciencia más elevada. Una consciencia capaz de realizar tareas como si ustedes tuvieran esas cosas futuristas. Lo llamaré el síndrome futurista. Recuerdan algo que creen que conocieron: una tecnología avanzada; era una consciencia avanzada. Y con ella eran capaces de hacer algunas cosas bastante sorprendentes como mujeres. Conexiones instantáneas con la Fuente, por medio de lo que les habían enseñado sus maestros pleyadianos e incluso algunas madres. Lo tenían. Oh, hay más.

Presunción. Mi socio está en el escenario y hace esta pregunta: En la cultura pleyadiana, puesto que estaban tan avanzados, ¿eligieron o no eligieron tener partos físicos? ¿Quién haría semejante cosa (se ríe) si pudiera elegir no hacerla? Mi socio recibió la respuesta pero no la transmitió completamente hasta ahora. La respuesta fue: ellos eligieron el parto físico; y eso provocó exclamaciones de la audiencia, en su mayoría mujeres, que pensaron: "¡Esto es cosa de locos! (se ríe). Si existiera la opción de no hacerlo de ese modo, ¿por qué habría de elegir hacerlo así?"

Le dije a mi socio que la experiencia física era necesaria; se necesitaba para que la experiencia del nacimiento fuera completa. Las mujeres al irse dijeron: "No estoy segura de creer eso:" (se ríe) Ahora bien, de lo que no se habló en absoluto fue de la presunción de que el parto era igual para ellas que para ustedes. ¿Verdad? Les diré algo: no lo era.

Pregunta: ¿Cuánto dolor implicaba para la pleyadiana? Tenían una fisiología totalmente diferente, toda una clase distinta de actitudes y percepción, toda clase de cambios de consciencia, la manera como estaban formadas, como estaban diseñadas; todo eso. ¡Me gustaría que supieran que el parto era agradable! ¿Qué les parece eso? ¡No es una sorpresa que lo hayan elegido! Nadie había hecho esa pregunta (risas del público).

Presunción. ¿Qué eran capaces de hacer en ese entonces? Eran capaces de controlar los procesos de su cuerpo más que lo que saben. ¿No han aprendido eso hoy? Con los procesos que están aprendiendo en sanación, podían hacer cambios químicos por medio de sus pensamientos. Su Innato estaba sintonizado para eliminar la enfermedad y toda clase de cosas, liberar el ADN para que fuera más avanzado, más evolucionado, como se lo había diseñado. Ahora, colóquense en la Hermandad por un momento y véanse en ese estado: sanas, conocedoras de estas cosas, capaces de controlar el dolor en el cuerpo; algunas de las cosas que hoy no son agradables, en ese entonces eran impensables; no había consciencia de eso porque no era un problema. Y ustedes recuerdan eso. No sorprende que las atraiga la consciencia más elevada.

Ustedes no saben lo que era porque no pueden pensar por encima del nivel en que están. A medida que crezcan y evolucionen, la experiencia de la Hermandad se va a ir volviendo más clara. Algunas incluso recordarán las canciones; no los tonos sino las canciones. Había canciones, y estas sonarán dentro de su cabeza y recordarán la belleza de lo que tenían, la camaradería, el control que tenían sobre sí mismas. Era hermoso, no sorprende que las atraiga. Yo estuve allí, estuve allí en todo eso. No presuman o supongan nada. Comprendan que tal vez hay más en esta historia que lo que conocen.

Meli-ha: comienza la reunión.

Y así es.

Kryon



Lee Carroll http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/Sisterhood-Chicago15-kryon.mp3
Lee Carroll http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/Seattle-15-Sisterhood.1.mp3
Lee Carroll http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/Totowa-sisterhood-2015.mp3 ANTE
Lee Carroll http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/Balimore-2015-sisterhood.mp3
Lee Carroll http://sacredenergyalchemy.com/wp-content/uploads/2014/03/MN-2015-SisterhoodKryon.mp3
Traducción: M. Cristina Cáffaro www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm





Pag. Anterior: Kryon - Ante la hermandad femenina lemuriana. 9, 10,11,12 y 13.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3838

Pag. Siguiente: Kryon - El Nuevo Humano. 1
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3844







*         *         *