viernes, 26 de junio de 2015

Compartir.:::. El sendero del arquetipo divino._ I _ II _ III

***
Translate   /traducir/ Vertaal
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen /
переводити/Traduire/ переводить
 ترجم / לתרגם   翻訳する/თარგმნა
  ***
* * * * * *

* * *  
Compartir:



***
Translate   /traducir/ Vertaal /  ♪ → → → ► → → →
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen / ♪ → → → ► → → →
переводити/Traduire/ переводить ♪ → → → → → → ►
 ترجم / לתרגם   翻訳する/თარგმნა
  ***
* * * * * *

* * *  


No es el fin del mundo
el que se aproxima...
es un cambio del planeta Tierra...
para ser regenerado, reconstruido
en toda su estructura planetaria,
y el ser humano debera
con esto, haber aprendido a preservar y respetar
la vida...
Sea cual sea la manifeastacion de esto...



Compartir:



El sendero del arquetipo divino. I



Vicente. – En nuestra conversación del pasado mes conversamos acerca de sensibilidad; la sensibilidad en su doble vertiente, la, digamos, psicológica, y la espiritual. La vertiente psicológica en su triple manifestación, física, emocional o psíquica, y mental, y la sensibilidad espiritual, cuando están unificadas constituyen el núcleo de la sabiduría del ser humano, que no se manifiesta como un simple conocimiento sino que su línea de actividad es síntesis. Siempre síntesis es la finalidad ultérrima, la meta más allá hacia la cual tiende el ser humano a través de las edades.

Dijimos también, que no es lo mismo la sensibilidad psíquica, la que produce fenómenos y que es objetiva, con aquella absoluta sensibilidad que es la sensibilidad a la vida en todas sus vertientes imaginables; y apuntamos también, que en nuestra conversación de hoy hablaríamos de algo que es consustancial con la sensibilidad, y es la conciencia. En el individuo, en el ser humano, debe ser notada siempre esta particularidad, esta dualidad, esta característica dual al manifestarse. Una, la sensibilidad, tiene su asiento en el corazón, y (otra) la conciencia tiene su mundo de irradiación y de percepción en la mente; y en el camino de la evolución, el camino que conduce a la potente irradiación de lo que podemos definir “un arquetipo”, se produce sólo únicamente cuando la sensibilidad y la conciencia están por así decirlo en el mismo nivel. Cuando la mente y el corazón funcionan en forma sincrónica, armoniosa y equilibrada, en esta fusión maravillosa, que es el fin de lo que podemos denominar la evolución del hombre aquí en la Tierra, se cifran las esperanzas de la humanidad dentro de esta sociedad en caos creciente y en incesante conflicto y dolor.

Por lo tanto, desde un punto de vista ético, desde el punto de vista realmente esotérico, lo que debe hacer el ser humano es tratar de alcanzar siempre en su vida una síntesis, y al hablar de síntesis en la vida del hombre corriente —que somos todos nosotros—, no podemos decir que vamos a esperar a algo que está más allá y por encima de nuestra posibilidades actuales, sino que forzosamente tenemos que atenernos a las metas inmediatas: a aquello que constituye el nervio de nuestra vida psicológica ahora y aquí, en este momento. No podemos pasar más allá del círculo infranqueable de la evolución de nuestra conciencia. Cuando, afortunadamente, durante el proceso de la evolución el hombre rompe este círculo en el cual se halla contenido por su propia limitación, entonces se le abre otra perspectiva, que lo mismo puede ser de sensibilidad a la vida, a la belleza, a la creación, como de decepción de la meta más lejana, entrando entonces, lógicamente, dentro de una zona de irradiación para la cual parece ser no tenemos todavía unos órganos cerebrales o alguna célula en el corazón para responder de una manera adecuada.

Quiero significar esto, también, que estamos luchando en dos frentes, en el frente de la sensibilidad a la vida, y en el frente de decepción de las cosas. La unión de ambos principios tiene que hacer surgir de lo profundo de nuestro ser aquel sendero del arquetipo para el cual fue creado el hombre por la mente indescriptible de la Divinidad. Así que todo cuanto podemos decir aquí en nuestras conversaciones esotéricas - y les ruego que tomen el nombre “esotérico” de una manera sencilla y natural y no como algo misterioso y nebuloso que pertenece a algo que no podemos coger ni pretender imaginar, sino como un hecho natural que ocurre constantemente ahí donde estemos nosotros y cualquiera que sea el lugar en donde estemos ubicados, porque existe, evidentemente, un arquetipo inmediato para cada uno de nosotros, y este arquetipo es el que define dentro de la línea mental de la evolución, dónde estamos situados dentro de esta escalera de Jacob a la cual nos estamos refiriendo constantemente, y por donde ascienden y descienden las almas en el Sendero -, tomando también como sendero la línea de proyección que corresponde desde el principio de los tiempos a crear en el hombre esta unificación del principio de sensibilidad y del principio de conciencia.

Así, si queremos determinar el alcance de un objetivo lejano, o el arquetipo final por el cual suspira el alma de todo ser humano, de no importa qué raza ni qué condición social, de no importa qué filosofía o qué credo o que religión tenga en su corazón, sino como un patrimonio vivo, como una herencia del propio Dios que ha creado el universo; por lo cual, cuando distinguimos entre lo que es meta y lo que es sendero, entre lo que es una línea de proyección hacia lo que es el objetivo, o sea, si nos referimos a un objetivo final, a este centro Omega, del cual nos habló en su tiempo Teilhard de Chardin. Por lo tanto, para dar una idea gráfica de cómo la necesidad de la evolución es algo consustancial en el corazón del hombre, solamente podemos imaginar, o podríamos imaginar, una vasija que cae al suelo y se rompe en una serie infinita de fragmentos, (y) si analizamos cada uno de los fragmentos tendremos dos cosas : tendremos una conciencia de fragmento, que es siempre la forma que ha adoptado al romperse, más el recuerdo de la unidad de la cual formaba parte; por lo tanto, este símil nos indica que el corazón de todo ser humano está fragmentado, y además, tiene conciencia de esta separatividad, de este fragmento en relación con la unidad que constantemente está buscando, y es el origen mismo de la línea de revolución.

Es decir, que al hablar, por ejemplo, del fragmento que trata constantemente de reconstruir en su inicio aquella unidad de la cual formaba parte, ya entramos, lógicamente, dentro de aquello que se define en todos los tratados místicos y esotéricos de no importa qué religión, con el término único de Sendero. El Sendero, desde que el hombre tiene por primera vez en su vida el sentimiento de separatividad, y empieza a actuar como individualidad separada del resto de la humanidad, naturalmente, tiene que influir dentro de su economía ética y moral en forma de dolor. El dolor profundo de sentirse desarraigado del árbol inmenso de la vida, el cual intuye pero al cual no puede llegar debido a que aún tiene la conciencia fragmentada, aquello que Madame Blavatsky denominó como la gran herejía de la separatividad. Herejía, no obstante, de tipo natural, por cuanto tiene que ver con el dolor, con la angustia, con el esfuerzo incesante del ser humano para llegar a apretarse hacia aquellas sempiternas alturas en donde vive la unidad divina.

Naturalmente, al hablar de senderos, al hablar de caminos, al hablar de esta solemne aventura dentro de la conciencia, debemos lógicamente saber situarnos individual y socialmente en uno de estos niveles característicos que constituyen la escalera de Jacob, y allí laborar lenta, callada y humildemente, a fin de que, en esta humildad y en este silencio y recogimiento, (la persona) pueda adquirir una conciencia siquiera leve de unidad dentro de ese fragmento dividido, y entonces, podamos decir que realmente está pisando firme en el Sendero. Un Sendero que pisan todos los seres humanos, y si profundizamos esotéricamente en la raíz de todas las cosas, es un sendero, o una prolongación, que viene no sólo ya del reino humano estructurado y definido desde la 5ª Subraza de la 3ª Raza Lemur, sino de muchos miles de millones de antes, más allá de los primitivos Pralayas de la humanidad, que culminó en el reino animal y anteriormente ya en el mineral y el vegetal, para llegar a la conclusión que el Sendero es la línea de Dios que va de su corazón, y a través del corazón del hombre debe liberarse. Y aquí se produce el misterio de lo que significa para el hombre el término Sendero, para el hombre inteligente de nuestros días, que es este fluir incesante por las rutas gloriosas de la evolución, si ustedes me permiten, por la escala de sonidos de la naturaleza, yendo todavía más profundamente, pisando constantemente la cabeza de nuestros yos vencidos en el puro fragor de la lucha cotidiana, para llegar a este punto en el cual somos conscientes de un arquetipo: un arquetipo que responde a nuestras necesidades inmediatas y también al curso mismo de la evolución, del cual nosotros somos unos modestos investigadores.

Dense cuenta, siempre desde el punto de vista psicológico, y analizando cada cual el misterio profundo de su corazón que raras veces se produce en el ser humano una característica de síntesis, que lo caracterice como un arquetipo definido de la evolución que puede ser percibido por los demás seres humanos, como, por ejemplo, el caso de Cristo, de Buda o de no importa qué Avatar, de no importa qué tiempo de la historia del planeta, sino que cada cual adoptará en el término Sendero un camino definido que se renueva a través de las edades, mediante las leyes de reencarnación y de karma, que no son efectos solamente individuales sino que son proyecciones cósmicas. Hasta aquí habremos considerado, debido precisamente a la tendencia que tiene el hombre a empequeñecer dentro de su corazón a la Divinidad, que el karma o el principio de reencarnación, será algo consustancial con el ser humano, todo de acuerdo con las leyes arquetípicas del cosmos. Vemos que el karma se produce porque todo cuerpo celeste por elevado que sea a nuestros ojos o a nuestra intuición es la representación de un karma cósmico, teniendo en cuenta lo que hemos dicho otras veces: que, desde el punto de vista esotérico, Dios, el Dios de nuestro universo, es una Entidad psicológica en evolución, con problemas parecidos —dentro de su inconmensurable grandeza— a los que tenemos nosotros, por lo cual, siguiendo la proyección de esta rueda arquetípica de la evolución cósmica, tiene que reencarnar cíclicamente para poder aportar a la economía elevada del cosmos, de no importa qué tipo de galaxia, una experiencia típica que sirve para el desarrollo progresivo de esta máquina incesante de hacer progreso, que es la Entidad Central, allá donde nuestra mente nunca podrá llegar, aquel punto en donde nuestro corazón no tiene suficiente sensibilidad para sentir su indescriptible armonía.

Entonces, hay que analizar también y ver de esta manera, por ley de analogía, que el cosmos es solidario, y que lo que nosotros decimos separatividad, en el sentido humano, y que, por analogía humana, trasladamos al cosmos, ese punto no- se- pasa de un universo en relación con otro universo, deberá un día cesar para dar lugar a conceptos más elevados, puros y sublimes, dentro de los cuales esa Entidad gloriosa que llamamos Dios, y dentro de la cual vivimos, nos movemos y tenemos el ser, no es ni más ni menos que una expresión más elevada que la nuestra de las leyes de karma, reencarnación o del principio cualquiera que puedan ustedes percibir y concretar en el corazón o en el fondo del ser. ¿Qué significa esto? Significa que existe la Jerarquía, que actúa por doquier, más allá y por encima de los conceptos nebulosos de la inteligencia del hombre, algo que debe ser captado en su absoluta grandeza por un corazón desapasionado, porque cuando existe desapasionamiento automáticamente se rompen, se quebrantan, las fronteras del círculo-no-se-pasa de nuestras posibilidades actuales y entramos en otro camino, en otro horizonte de inmaculada grandeza, el cual tenemos que conquistar progresivamente para constituir con aquello el núcleo, la experiencia precisa para futuras evoluciones.

Entonces, ustedes preguntarán: ¿cuál es la evolución superior e inmediata del hombre? Yo diría que es el 5º Reino de la Naturaleza, y ¿qué es el 5º Reino de la Naturaleza? Yo también les diría que es el reino de las almas liberadas, allí en donde existe la fuerza de atracción, y si ustedes me apuran, el fragmento mayor del cual formamos parte, que al propio tiempo constituye una parte también mayor que la nuestra pero pequeña en relación con el infinito con aquello que llamamos la unidad del arquetipo divino, aquello que se rompió en fragmentos y que ahora cada fragmento está tratando de buscar, porque el sueño de todo hombre es reconstruir este fragmento, y precisamente en la construcción se haya todo cuanto esotéricamente denominamos la liberación. Liberación que se inicia con una conciencia clara y penetrante, profundamente despierta del término Sendero, del término Aspirante Espiritual, del término Discípulo en Probación, de Discípulo Aceptado, del llamado Hijo del Maestro, del Iniciado en sus primeros grados, del Gran Iniciado que ha dado la vuelta en el quinto gran recodo del Sendero o la 5ª Iniciación, la del Maestro de Sabiduría, para continuar progresando por sucesivas iniciaciones, que están unidas siempre por una síntesis entre conciencia y sensibilidad.

Hemos dado una vuelta para volver al mismo sitio, y darnos cuenta, que lo que estamos haciendo en estos momentos, sin que quizá no nos apercibamos, es recorrer el Sendero conjuntamente, tratando en grupo de reconstruir en nuestro corazón y en nuestra mente aquel arquetipo divino, del cual sabemos intuitivamente que formamos parte y que es el que rige la ruta gloriosa de nuestra evolución como 4º Reino de la Naturaleza, y con culminación en el 5º Reino de las Almas Liberadas. Y ¿cuál es el destino final de los Adeptos? Yo creo que esto pertenece a los Adeptos, pero, si empleamos la analogía, es lógico suponer que la conciencia, la sensibilidad y el poder de crear aumentarán proporcionalmente con el equilibrio del grado a través de los eones sucesivos que nos conducen a constituir un día una célula consciente dentro de algún chacra de la humanidad divina; y entramos aquí nuevamente en el terreno de la analogía, el terreno que hace que cualquier cosa que ocurre en nosotros (ocurre) ampliado a la medida, a la estatura, de Dios. Se puede imaginar fácilmente que (esto) es una exacta revolución, porque todas las grandes religiones, y las grandes filosofías de todos los tiempos están de acuerdo en una verdad, y es que el ser humano está hecho a imagen y semejanza del Creador, con esto casi podemos decir que estamos dilucidando, estamos esclareciendo, estamos tratando de comprender activamente el significado del principio hermético de la analogía, aquel que Hermes Trismegisto definió tan sencillamente y tan gloriosamente como “igual es arriba que abajo, igual es abajo que arriba”, para llegar a la conclusión, de que toda persona correctamente orientada que dentro de su propio nivel o esfera social, sin pretender grandes zonas de sensibilidad y de entendimiento, si va buscando solamente su grado de participación social, su conciencia social, podíamos decir, está colaborando con los planes de la Divinidad, y con sus planes augustos, arquetípicos, se convierte en aquello que técnicamente definimos como un “discípulo”. Todos somos discípulos desde el momento en que nos damos cuenta de que inteligentemente estamos cooperando con los planes de la Divinidad, siendo conscientes en los pequeños planos que están a nuestro alcance, y siendo conscientes también de sus planes infinitos que están relacionados con el arquetipo.

Los planos están relacionados con la sensibilidad, en cambio los planes están relacionados con la conciencia, otra vuelta que hemos dado en la espiral. Entonces, lo principal, lo más asequible, lo más humano es, quizá, la cortesía humana, la conciencia social inmediata, no el tratado esotérico que nos habla del cosmos, porque si bien se dice que hay que avanzar la mente hacia el cosmos con una flecha lanzada por potente brazo que pueda captar toda la maravilla, sin embargo, lo que dignifica más es el aspecto servicio. El grado de adaptabilidad dentro del ambiente dentro del cual estamos inmersos y que constituye nuestro karma inmediato, porque el karma es una ley que está operando, y que nosotros podamos trascender el karma sólo será una verdad cuando seamos correctos con el ambiente que nos rodea, porque ustedes saben bien que el conocimiento esotérico, que es una gran percepción esotérica-mental, a veces muy fría, aunque muy extensa en el sentido horizontal, (se define) con aquella bella expresión mística del corazón, que hace que el hombre no pueda transformar, él, una relación social correcta por el fruto de sus investigaciones. Desde el punto de vista esotérico —y esto vengo repitiéndolo incesantemente—, lo ideal, lo que realmente define al alma en el sendero, es la manera cómo tratamos a la gente, con desapasionamiento, con profundo desapego, y sobre todo con un infinito amor y deseo de servir.

Llegado aquí, casi que no diciendo nada más se habría dicho todo, porque la verdad es muy sencilla, lo que pasa es que la mente humana a fuerza de intelectualizar ha perdido su frescura mística, que es el eslabón, o el antakarana, podíamos decir, que lo conecta con el corazón místico. El corazón, por su parte, está desvinculado de la mente porque se ha hecho sensible a las cosas y a las personas y no se ha hecho sensible a la Divinidad. Tenemos, por un lado, la gran proyección mental de la mente aguda e intelectualizada, capaz de abarcar mucho pero al propio tiempo quedando preso de sus propias creaciones, y (por otra) el corazón místico que a fuerza de misticismo ha llegado a perder el sentido de discriminación, entonces, el Sendero. En todo caso, ya volviendo siempre a lo mismo, es que en la vida social hay que tratar de equilibrar estas dos vertientes de la naturaleza humana, la naturaleza típicamente mental y la otra que es sumamente mística o emocional, porque cuando se habla del sendero místico o el sendero ocultista, se está dando cuenta uno solamente con decir sendero místico u ocultista, que estamos presos todavía de la gran herejía de la separatividad.

Solamente cuando la mente está tan creadoramente vacía, como dice Krishnamurti, cuando el corazón es casto y está recogido más allá de los frutos del tiempo y de todo cuanto la sociedad puede aportarle, es cuando una luz unificada surge automáticamente, y al propio tiempo del corazón y de la mente, constituyendo la base de una nueva psicología. La psicología del arquetipo (consiste en) que cada cual tiene el poder de desarrollar y de dar a luz, aun cuando el proceso de alumbramiento sea doloroso, pero es el deber, es nuestro deber, es nuestro Dharma. De ahí que se comprenderá cuál es el objetivo de todo cuanto (construye) la humanidad presente con sus oportunidades magníficas, debido a la presión incesante de la constelación de Acuario, una oportunidad que no se nos presentará quizás hasta dentro de veinticinco millones de años con la fuerza de hoy. Entonces, hay que ser muy atentos y vivir apercibidos de esta oportunidad que, si ustedes me permiten, es la oportunidad que les ha traído aquí y estamos viviendo ahora, que es este silencio que se está produciendo porque ustedes están atentos. La mente está creadoramente vacía, llena de atención, y el corazón está asimilando verdades, entonces, lo que se va a producir, o que se está produciendo, ¿no será una síntesis?, ¿no será realmente aquello que estamos buscando desde el principio de los tiempos? Algo dijimos sobre esto al finalizar con un silencio muy profundo nuestra conversación del mes anterior, cuando se insistió en el hecho de que este silencio producido por un grupo de personas inteligentes y de buena voluntad, que están tratando de abarcar en mente y corazón la línea de síntesis, ese silencio profundo, ese supremo estado de expectación es realmente curativo en todos los aspectos imaginables, habida cuenta que existen enfermedades físicas, lesiones psíquicas, y enfermedades mentales. Aquí en este punto de distensión, que es la base de la perfecta tensión creadora, se puede producir, y realmente se está produciendo, esta divina catarsis que tiene que redimir al hombre y tiene que hacer que los arquetipos superiores, que se están agitando gozosamente en la mente de Dios, pueden constituir el patrimonio para toda la humanidad.


Extracto de Conferencia de Vicente Beltrán Anglada
En Barcelona, 1 de Octubre de 1975
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) 1 de Marzo de 2007


Pag. Anterior: V.B. Anglada - Las Exigencias de la Nueva Era. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3666

Pag. Siguiente: V.B. Anglada - El sendero del arquetipo divino. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3685


* * *



El sendero del arquetipo divino. II



Ahora ustedes dirán lo que sienten, pueden preguntar, y al observar, que no es necesario que su pregunta tenga que ver con lo que acabamos de decir en este momento, sino que todo cuanto quedó en suspenso de una vida inteligente producto de nuestra conversación pasada, o de algo relacionado más o menos directamente con lo que estamos conversando aquí, pueda constituir un interés específico para alguno de ustedes, o para todos en general.

Interlocutor. – Me parece que hay una cosa de mutuo interés para los que siguen con atención nuestros esfuerzos que hacemos todos aquí de conectarnos con el Yo superior, con lo más noble que hay en nosotros. Ayer, por radio, se dijo y se nombró a René Guénon, desde Francia, que algunas escuelas esotéricas decían que nuestra personalidad no tiene ninguna posibilidad de contactar nunca con el Ego, que el Ego es espíritu, es eterno, que después la personalidad muere, que es totalmente perecedera al igual que el cuerpo físico, y que ni aquí ni allá puede contactar con el Ego. El Ego y la personalidad, el Espíritu y el cuaternario inferior no tienen ninguna posibilidad de contactar. Esto me pareció una cosa muy rara por parte de algunos esoteristas, cuando, precisamente, la meta de la evolución es ir fecundando las personalidades a través del Ego, para que la experiencia desde su propio plano, sin bajar de su propio plano, y a la personalidad pues pueda manifestarle como seguidor de la Jerarquía, como discípulo, como un Maestro, en fin. O sea, que me chocó mucho eso de que el relevo no puede ser porque el espíritu es eterno, y como que es eterno, la personalidad perecedera, quedan unos restos de nuestra memoria, de nuestra sensibilidad, que va vagando por las dimensiones, y de estos restos lo único que puede supervivir, incluso dice, por siglos, sin desintegrarse, otra cosa rara, no tiene ninguna posibilidad de hacer contacto con el Ego. Creo que ha surgido un tema de tipo general, que vale la pena de desarrollar.

Vicente. – Sí, sí. Desde luego, solamente tengo que decir que yo, por ética, respeto siempre todas las ideas, creencias y opiniones de los demás, pero, no obstante, la línea de la atención tiene un camino bien delimitado, es el camino de la integración. Empezamos, en las primeras etapas de nuestra vida psicológica, tratando de integrar nuestro cuerpo en funciones, digamos, más o menos armoniosas y equilibradas, y persiguiendo, como siempre hemos dicho, el arquetipo de belleza que el cuerpo físico tiene el deber, la ley, el karma, de representar en determinado estadio de la evolución del hombre aquí en la Tierra. Tenemos también otro tipo de integración que se produce cuando el ser humano se da cuenta que está apegado a cosas y a personas, y sin dejar de amar a las cosas y a las personas es, sin embargo, capaz de desapegarse, viviendo íntegramente su vida emocional. Hay también..., teniendo en cuenta, que la vida emocional, todo lo que es el cuerpo astral, tiene como finalidad representar la voluntad hasta donde el hombre puede desarrollarla, comprenderla y actualizarla. Y subiendo también, ya en la línea de los arquetipos, vemos el arquetipo mental, cuya estructuración se está formando en los grandes pensadores del mundo, persiguiendo arquetipos de tipo meramente mental pero que constituyen la base de una perfecta unidad o integración, buscando el principio de verdad que está no sólo en las cosas y en las personas sino por todo el universo.

Pues bien, ¿qué pasará, diga lo que diga René Guénon, cuando el cuerpo físico esté completamente integrado, cuando la emoción humana esté plenamente armonizada e integrada, y cuando el cuerpo mental esté completamente integrado en sus funciones como recipiente de la fuerza magnética de la evolución, tras la conquista de una serie infinita de verdades o misterios menores? Sencillamente, que por la fuerza de las cosas, por aquel gran misterio del cristianismo esotérico, que tiene que ver con el Cáliz y con el Verbo, el Verbo se manifestará lo quieran o no lo quieran reconocer los hombres de ciencia o los esotéricos de tipo elemental-intelectualizado, porque se trata de un misterio. Desde el momento en que (se realiza) la integración del Cáliz, o sea, el cuerpo físico, la mente y la emoción del hombre, automáticamente se produce un hecho natural en la naturaleza, tan natural como el perfume de una flor en primavera: se produce la integración superior con aquella entidad, llámesela como se quiera, Yo Superior, Ángel Solar, el OM Sagrado, el Verbo de Revelación, la Iluminación Divina, o la contemplación magnificente de la naturaleza.

El nombre es lo de menos, porque se trata de proceder a través de cosas objetivas, restableciendo siempre un misterio de verdad. Así que, cuando la integración se produce - ya digo que se produce cuando estamos plenamente apercibidos del momento que estamos viviendo, cuando existe silencio, cuando existe un estado de verdadera castidad en el corazón, y cuando existe un cuerpo sin enfermedades, en este mismo momento en que se produce la integración -, (no sólo) pasa a depender ya del Yo, al que se refiere el Sr. Guénon, sino que enteramente ha perdido realmente la personalidad, que será seguramente a lo que se está refiriendo Guénon, el Yo Superior, o el Alma en su propio plano, o el Ángel Solar, como ustedes quieran. El caso es que aún existe la separatividad, porque la separatividad existe solamente cuando no hay síntesis, cuando la sensibilidad va atacando por su propio lado y la percepción de la conciencia actúa por otro, en esta división es imposible que el Yo Superior pueda manifestarse, pero cuando existe integración se produce este milagro natural, de que el Verbo se introduce en el Cáliz y, entonces, a través del Cáliz purificado se manifiesta el Verbo. Esto desde un punto de vista realmente racional, y viendo ya siempre los misterios del cristianismo, que son misterios sagrados en su punto esotérico, cuando son comprendidos desde sus raíces, y no desde la periferia.

Leonor. – No sé si es el que pregunta el amigo, (pero es que) René Guénon, el que dice él, ¡ah! no te extrañe, es de la línea de Gurdjieff.

Interlocutor. – ¡Ah! ya comprendo.

Interlocutor. – Yo quisiera preguntar; cuando una persona se encuentra, que por su naturaleza, su forma de ser, cuando piensa en cosas puntuales, lo natural en ella es sentir más que pensar, o comprender, que su natural es incluso llegar al sacrificio si conviene por colaborar en la obra de Cristo, pero que en cambio de su propio instinto o naturaleza no sale el preocuparse, pues, de que su grado de conciencia esté a la altura para poder iluminar su sentir, cuando... (se produce un corte de sonido)

Vicente. – A no ser que sea una persona de tipo netamente emocional, incapaz de coordinar inteligentemente, es buscar en lo profundo de su corazón con una sentida pregunta el porqué de su estado. El porqué se siente apegado, o apegada, a valores transitorios, sean los valores que nacen del contacto familiar, o los que nacen de las propias predisposiciones kármicas, producidos por la integración más o menos acentuada de los átomos permanentes al incidir dentro de la materia de cada uno de sus cuerpos. Entonces, el proceso es, si podemos llegar a este punto, de serena expectación, porque la línea de la mente tienen su propia programática, así como la tiene la línea del corazón, entonces, tal como decía Buda, el gran iluminado, hay que situarse dentro de un estado sereno y absoluto de expectación mental, porque la expectación mental trae como consecuencia una gran apertura del corazón, porque, entonces, en esta apertura, no existe capacidad para cosas pequeñas, sino que existe solamente el hacer de lo grande, y, naturalmente, cuando existe el hacer de lo grande, ¿cómo puede anidar lo pequeño? Entonces, no se trata de ver lo que me pasa: esto no es un caso determinado, es un caso total dentro de la humanidad.

Cuando se tiene un gran problema, (hay que actuar) operando místicamente, tal como dijo Cristo: “Pedid y se os dará”, ¿por qué?, porque el pedir a la Divinidad forzosamente tiene que trascender las limitaciones del ser humano que está rogando. Las fronteras de su mente tienen forzosamente que ensancharse y el corazón forzosamente tiene que adquirir una capacidad increíble de percepción. Cuando se está en ese estado de expectación tremendo, se está vivificando aquello que hemos dicho al principio, se está introduciendo dentro de nosotros como seres completos la virtud, el poder, la capacidad de síntesis. ¿Qué es síntesis? ¿Cómo decirles a ustedes qué es la intuición? ¿Qué es la iluminación? ¿Qué es la verdad? Es esto, y cuando tenemos la verdad ya no preguntamos, sabemos.
¿Se dan cuenta de lo que es buscar una cosa y tenerla dentro, y ser conscientes de que la tenemos dentro? Pero, ¿qué es lo que ocurre frecuentemente? Estamos inmersos dentro de una sociedad estructurada según unos moldes tradicionales y siguiendo las directrices que no han variado efectivamente, desde el ángulo de vista esotérico muy fundamentalmente, desde los tiempos de la caverna, en donde el hombre estaba preso de las necesidades inmediatas.

Ahora, hemos intelectualizado la vida, hemos subido a un pedestal, y de este pedestal continuamos operando de la misma manera como operaba el hombre de las cavernas, estamos presos de lo inmediato, de aquello que constituye el fermento que debería ser en esta evolución y que nos empequeñece, que hace que perdamos de vista los grandes arquetipos de belleza, de bondad y de verdad, que son la conquista más allá de las leyes de espacio y del tiempo a través del sendero espiritual. Entonces, una apertura, una pregunta, y la respuesta es inmediata, porque la respuesta es siempre inmediata y proporcional a la calidad, a la sinceridad y a la potencia de la pregunta. ¿Se han dado cuenta, de que si no recibimos respuestas es porque no hacemos preguntas que puedan llegar a la Divinidad, y tienes que recurrir a otros hombres para que nos la definan? Y ¿qué pasa con la humanidad?, (pues) que estamos siguiendo personalidades, y a fuerza de seguir personalidades, de no importa qué campo social del mundo, hemos perdido progresivamente la capacidad de pensar, de sentir de acuerdo con arquetipos superiores, de acuerdo con nosotros mismos, habida cuenta de que somos hechos a imagen y semejanza de la Divinidad.

Interlocutor. – ¿Podríamos nosotros enjuiciar, podríamos decir, nuestros yos inferiores, como elementales del gran Creador? Esta es la pregunta y me dice si me puede contestar.

Vicente. – Fíjense ustedes la pregunta, ¿podemos relacionar aquello que definimos los yos muertos, con existencias elementales que sacudimos de nuestra aura etérica, emocional o mental, y que son las que impiden una percepción inmediata de la verdad? Yo diría sí y no, un aparente contrasentido. Dense cuenta, de que aquello, que hemos dicho muchas veces, que existe entre ustedes y yo, o entre ustedes, este vacío, (que) está lleno de algo, este algo es el que hay que descubrir para responder la pregunta de la buena amiga; porque por nuestra capacidad creadora estamos monopolizando una serie de fuerzas elementarias que existen en el éter, y según la calidad de nuestras preguntas o nuestras actividades, así será la calidad de esas fuerzas inmersas en el éter que están constituyendo nuestro karma. Entonces, entramos dentro de una Era programática, ya no es el hombre y su karma, sino cuáles son los agentes que contribuyen al karma. Entonces, sí y no, y no hay sí, porque la verdad, el karma, no es más que una expresión objetiva de nuestras capacidades volitivas, de nuestras capacidades de expresión, y de nuestro poder como seres humanos de remover creativamente los éteres.

Desde el momento en que yo —o a cualquiera de ustedes, me refiero—, puedo monopolizar una cierta cantidad de elementos dévicos por la fuerza de la mente o por el impulso de su corazón, ya (se) está creando una atracción magnética para aquellos agentes dévicos o angélicos que están en el éter. Entonces -cuando decimos: “el hombre es tal como piensa en su corazón”, o, ”siembra vientos y recoge tempestades”-, se está revelando este proceso, esta manipulación de aquello de lo cual deberíamos ser responsables y no los somos, que es la actitud humana. Una actitud ante la vida y ante la sociedad, teniendo en cuenta algo que olvidamos frecuentemente los esotéricos, y es que a cada palabra y a cada pensamiento sucede un color y un sonido en el éter que invocan a los devas, esas fuerzas elementales que existen en diferentes gradaciones, en infinitas gradaciones, que se extienden desde los pequeños elementales que se agitan en la tierra hasta los grandes arcángeles que constituyen los Señores de un plano dentro de un sistema solar. Entonces, ¿qué es lo que pasa con esto?, ¿qué es la enseñanza que se desprende de esta actividad del hombre?, ¿de la comprensión de esta idea de que estamos trabajando constantemente con éter, con aquella sustancia en el éter que permite la expansión de nuestra vida, que permite que yo pueda hablarles a ustedes, que permite que yo pueda pensar, que yo pueda sentir, que yo pueda moverme? Esto que técnicamente llamamos energías y fuerzas, y que la ciencia está ahora tratando de investigar en el mundo oculto, en la cuarta dimensión, es la fuerza que monopolizamos a través de esas entidades, que no son ni buenas ni malas sino que son tal como somos nosotros, porque están de acuerdo con lo que pensamos, con lo que sentimos y con lo que hacemos constantemente; hasta el punto de que si el hombre vivió en las cavernas era porque era incapaz todavía de pronunciar sonidos articulados, y su articulación, su forma de expresarse, sus sonidos guturales, solamente producían en el éter un tipo de percusión, de color y de sonido que afectaba a los elementales de la tierra y, por lo tanto, el hombre forzosamente tenía que vivir en las cavernas.

¿Qué pasa, por ejemplo, con una sociedad civilizada como la que tuvo su vida, su actividad, en Grecia o en Egipto? Porque, la forma de pronunciar los sonidos le da un sentido de belleza, un sentido filosófico de la vida, una gran unción además, un gran amor por los arquetipos. Naturalmente, ¿qué reflejaban entonces los griegos del pasado, los grandes griegos? Reflejaron con su música el sonido, buscando la gloria de Dios, devas excelsos que fueron los promotores de la belleza que todavía podemos admirar en Grecia, o la sabiduría inscrita todavía dentro de las pirámides, o los sacerdotes egipcios herederos de la gran tradición atlante. Entonces, esto que estamos haciendo aquí, yo creo, es crear unos devas que compartan con nosotros, tal como es la ley, el fruto de una evolución, habida cuenta de que los devas en su conjunto constituyen el chacra Cardíaco del Logos Planetario, y que la humanidad en su conjunto está situada en un nivel intermedio entre el Corazón y el centro Ajna, dentro del Corazón del Logos Planetario. Por lo tanto, llegamos a algo que siempre estamos diciendo, que estamos colaborando constantemente con la gloria del Creador, participando en el nombre de los ángeles o de los devas, del magnífico fruto de la evolución. Y llegará un día, cuando el hombre venciendo las leyes del espacio, del tiempo, de toda posible duda y confusión, no tenga nada ya que buscar dentro de los estrechos límites del 5º Reino, con la mente andrógina en toda su expresión, reflejará al propio tiempo la sensibilidad angélica más la percepción consciente del hombre.

Interlocutor. – Me permite, una pequeña pregunta. Me interesaría saber, si es posible, la pregunta que he hecho, que es, si los yos inferiores podrían considerarse como elementales del gran Creador, éstos tienen sus fragmentos de la vasija, mientras que los que crea el hombre no deben tener el fragmento de la vasija total, estos son los que con el tiempo mueren.

Vicente. – Sí, pero fíjese bien, entonces son pequeñas unidades dentro de un fragmento.

Interlocutor. – ¿Las que crea el hombre?

Vicente. – Claro.

Interlocutor. – ¿Pero no llevan mónada?

Vicente. – No, no, no, es aparte. Son creaciones, ¡eh! Y, naturalmente, podemos... cuando se habla místicamente, “vamos a matar el yo”, y esas cosas, son exageraciones, porque todo está unificado dentro de este centro que es la vida; pero nos referimos, concretamente, cuando hablamos del fragmento que somos todos los seres, que es una imagen un poquito, ¿eh?, para que ustedes se den cuenta solamente, no de lo que se entiende al pie de la letra, sino que son imágenes pictóricas para representar un estado de conciencia que no tiene representación objetiva, que es un trabajo inmenso tratar de reproducir esta cosa en un momento dado. Pero, toda la creación del hombre, como ser humano, todo cuanto monopoliza, todo cuanto es capaz de construir y destruir, son pequeños puntos dentro de su forma fragmentada como conciencia. Ahora bien, llegará el momento... eso tiene que ver también porque el Sistema Solar dentro del cual estamos inmersos tiene una constitución cuaternaria, (y) aún estamos bajo el imperio de los elementos.

Dense cuenta también, unido a esto, que estamos en un Kali-yuga, un Kali-yuga que dura un millón setecientos mil años, y que la Era de Piscis, la cual acabamos de abandonar, se manifiesta cíclicamente cada veinte cinco mil años, significa que setenta estados pisceanos se manifiestan durante el período de un Kali-yuga; esto significa también, que las creaciones que utilizamos en este presente Kali-yuga no serán las mismas que las que laboraremos cuando estemos, por ejemplo, en un Satya-yuga o la Edad de Oro de la conciencia, y cuando hablamos de recuerdo arquetípico, quizá, en el fondo del corazón, estemos recordando aquella ayuda vivida hace millones de años cuando culminó la humanidad como cuarto reino, en la estructuración (o) en la visión ideal de un arquetipo agitado en una Edad de Oro o un Krita-yuga o un Satya-yuga, de la humanidad como un todo. Y, dentro de un Kali-yuga hay pequeños satya-yugas o pequeños estados o edades de oro, como Grecia, Egipto, o los atlantes y otras formas de evolución, la ciencia de hoy día, por ejemplo, y todo dentro de un Kali-yuga.

Por lo tanto, solamente cuando en la 7ª Subraza de la 7ª Raza, cuando el hombre haya agotado el karma de todas sus vidas, cuando esté neto y puro, cuando el fuego de Kundalini no necesite Ida y Pingala, porque subirá rítmicamente por el Susumma, sin necesidad, por lo tanto, de que al imperar el fuego de Manas en Pingala se convierta en mujer, o cuando suba en Ida se convierta en hombre, (porque) si circula el fuego de Kundalini por el centro será andrógino, y, entonces, ya no tendrá necesidad de reencarnar. Ahí está todo el misterio de la evolución y la liberación del hombre.
(Hay que decir) que hay muchos seres humanos que realizaron esta conquista y se liberaron, como lo demostraron los Maestros de Compasión y de Sabiduría, y los Grandes Iniciados de nuestra Tierra. Esto es un punto de atención que someto a la opinión de ustedes: significa, que si ellos lo hicieron, constituyendo como constituyeron una parte integrante del cuarto reino de la naturaleza, significa que nosotros si nos esforzamos, si queremos arrebatar con justicia las Llaves del Reino, también podremos hacer aquello que ellos hicieron y realizar en nuestro corazón tamaña grandeza. Es lo mismo, solamente hay que esforzarse, de una manera rítmica, sin estridencias, humildemente.

Leonor. – Bueno, yo pensaba en aquella frase tan sencilla que dice “llamad y se os abrirá, pedid y se os dará”; y yo pienso que cuando un ser humano tiene un gran problema, cuando pide ¿en qué lugar, en qué forma tiene que estar integrada su parte emocional para que sepa aceptar aquello que se le da? Porque, generalmente, cuando pedimos ya hemos hecho ya una forma de lo que esperamos. Por lo tanto, hemos de estar capacitados y en qué forma para poder... cuando se pide a la vida que nos mande la solución de un problema, generalmente si la demanda es intensa y pura tiene una respuesta, pero, a pesar de que sea pura la demanda e intensa, la respuesta jamás nos satisface, según en qué grado de integración estamos, porque esperamos una respuesta adecuada a nuestro modo de pensar y sentir, que esto también puede formar parte de estos pequeños yos que hemos ido haciendo en nuestra vida. Entonces, es todo un estudio para nosotros los humanos: el saber al pedir, no tener ya nada imaginado sino que lo que nos manden lo sepamos aceptar. Pero no lo aceptamos, aceptamos una forma adecuada; por ejemplo, podemos hacer una comparación, podemos pedir... suponiendo un trabajo, pensando en que se nos da de contable y nos pueden responder dándonos el de basurero. ¿Cómo estaremos preparados para aceptarlo? Entonces, en esta integración, ¿en qué grado de preparación ha de estar el individuo, aunque sea la llamada de la respuesta en forma concretamente superior?

Vicente. – Yo, si se han dado cuenta, la base de estas conversaciones son esotéricas. Para mi modo de ver, el sólo título llevará aquí, por magnetismo y atracción natural, personas con un amplio sentido de discriminación, con un extenso campo de actividad mental y una gran comprensión espiritual, para que se den cuenta que mis respuestas van a las personas inteligentes y con cierto estado, digamos, de comprensión, que les permite captar de inmediato cuál debe ser su actitud. No podemos comparar —y es una lástima— la actitud del esoterista convencido - no la persona que lee muchos libros esotéricos, sino el esoterista que vive o trata, se esfuerza de vivir la vida esotérica de correcta relación -, con aquel pobre ser con problemas que no es capaz de formular una pregunta porque ni en su mente, ni en su corazón, existen luz o indicios para poder llamar a la puerta de los misterios. ¿Se dan cuenta cómo las respuestas deben ser de acuerdo a la persona y al tipo de pregunta? Quizá me pregunta esto mismo que acaban de preguntarme aquí, una persona de la calle, y me confundía en Dios, (y) ¿qué vas a decirle? Cuando la mente no puede razonar, cuando no existen suficientes elementos de juicio en la mente, ¿qué vamos a decirle?

Estoy hablando —y estoy feliz de hacerlo— ante un grupo de personas que piensen y sientan correctamente. Repito, ustedes no estarían aquí si no fuesen ustedes personas sensatas, capaces de preguntar, de llamar intensamente a la puerta de los misterios del propio corazón; y siendo así, cuando se encuentren ante un conflicto, no confíen el secreto más que a su propio corazón, y allí intensamente pregunten, (porque) yo les aseguro que tendrán inmediata respuesta. Esto tenía que recalcarlo de la misma manera que les he dicho al principio: si algo de lo que se dice aquí no puede ser percibido por la mente, porque quizás la forma de expresarlo, o la calidad del comentario escapa al razonamiento corriente de esta persona, si sigue con atención el misterio que aquí se está produciendo de unificación, recogerá idénticamente la fuerza expansiva de verdad que pueda existir en el comentario dentro del corazón, convirtiéndose en el fruto intuitivo que le resolverá una serie de preguntas en el transcurso del tiempo. Solamente es por la atención, porque la atención es la llave de síntesis. Es la llave —siempre estamos diciendo lo mismo— (lo está representando en una pizarra), unificando la sensibilidad con la conciencia, Dios.


Extracto de Conferencia de Vicente Beltrán Anglada
En Barcelona, 1 de Octubre de 1975
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) 1 de Marzo de 2007



Pag. Anterior: V.B. Anglada - El sendero del arquetipo divino. I
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3684

Pag. Siguiente: V.B. Anglada - El sendero del arquetipo divino. III
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3686


* * *



El sendero del arquetipo divino. III



¿Perdemos la noción del tiempo?
 

Interlocutor. – ¿Está la humanidad, o sea, el planeta Tierra, bajo la sintonía de la nota Acuario?





Vicente. – Sí. Dense cuenta, que hay una analogía en esto. Primero, porque el reino humano tiene el número cuatro como vínculo de expresión, estamos en la 4ª Ronda, en el 4º Planeta, en el 4º Reino y, en el 4º Rayo. Por lo tanto, cuando hablamos también, algo que no hemos penetrado, por qué son cuatro los Señores de la Llama, y por qué son cuatro los puntos cardinales, y por qué son cuatro las fases de la Luna, y por qué son cuatro las edades del hombre, y por qué son cuatro los sistemas respiratorios, la inspiración, la inhalación, y sus intervalos creadores; y por qué son cuatro los elementos. Solamente hay que educar la analogía. Desde el momento en que educamos la analogía vemos claro el proceso, para culminar el cual viene el estado cumbre del Arhat, el del ser humano que después de pasar por el Misterio de la Transfiguración o 3ª Iniciación, entra en la gran cruz de la prueba iniciática, que es la cuarta, (la) de la crucifixión, y por qué son cuatro las aspas de la cruz. A partir de aquí ya empiezan las leyes del 5º Reino de la Naturaleza, y hablamos del reino humano; en cambio, para el reino divino impera el 5º Rayo, la 5ª Ronda, el 5º Esquema Planetario, la 5ª Cadena, la 5ª Raza-raíz —la 7ª Subraza de la 5ª Raza, ahora estamos en la 5ª Subraza de la 5ª Raza —.

Por lo tanto, otra cosa también, la 5ª Subraza de la 5ª Raza, unido a todo el cuaternario hacen nueve, ¿por qué son nueve los meses de gestación? Es decir, que hay que aplicar siempre la analogía, pues desde el momento en que empleen la analogía, verán cómo todo cuanto hasta aquí han visto fragmentando se está uniendo o juntando hasta constituir un bloque unido, hasta constituir una solidez inmarcesible dentro del reino de la conciencia, y con el tiempo nos daremos cuenta que estas pequeñas charlas, más que el estímulo de la palabra es la unificación del corazón, este silencio que se produce cuando estamos en intercomunicación, y que hace que ustedes y yo seamos la misma cosa, porque, lo comprendamos o no, tratamos de ajustarnos a ideas arquetípicas, y en el corazón de todo ser humano siempre está latente la aspiración hacia la Mónada y el recuerdo del..., y esto constituye la mayor garantía de que la evolución nos lleva incesantemente, a pesar nuestro, podíamos decir, hacia la creación de un soberbio arquetipo que será la luz, la esperanza y la ausencia total de todo egoísmo en la raza humana.

Interlocutor. – Yo quería preguntar si la conciencia y la sensibilidad crean la voluntad, o si la voluntad crea la conciencia y la sensibilidad.

Vicente. – Yo diría una cosa, que en la sensibilidad hay voluntad, y que en la conciencia hay voluntad, pero cuando la conciencia y la sensibilidad se han unido ya es la Voluntad de Dios. Pero siempre es lo mismo, ¡eh! ¿Por qué creen ustedes que si extienden el campo de la percepción se dan cuenta que estamos tocando siempre misterios y verdades? Hay que abrir las compuertas de la mente, hay que destruir constantemente este círculo infranqueable de nuestras pesquisas, aquello que nos detiene, el hecho de querer visualizar algo que interiormente no estamos convencidos si está a nuestro alcance, el hecho de rotura de los diques y de traspasar las fronteras que nos limitan. Es expansionar en dimensiones y aspectos que harán posible esta realidad magnífica del arquetipo en nuestra vida. Y algo estamos revelando ya cuando estamos en silencio, es un arquetipo subjetivo, porque todo arquetipo se manifiesta primero en forma subjetiva, hasta que todo el ser lo recoge cuando el Cáliz está preparado, siendo el arquetipo el Verbo de Revelación.

Entonces, vamos por doquier bendiciendo a las gentes, a las personas y a las cosas, como hicieron Buda y Cristo y todos los grandes Iniciados de nuestra raza.
Yo les sugeriría para terminar unos momentos de silencio, teniendo en cuenta que el silencio, siquiera sea breve, es sintético: es la voluntad de Dios, a la cual nos estamos refiriendo. Si somos capaces de permanecer en silencio de grupo durante unos momentos, esta fuerza compulsiva de la voluntad de Dios penetra en nosotros por su fuerza consciente y nos va transfigurando, es decir, nos prepara místicamente para la liberación. Así que, yo creo que más vale que callemos ya y un poco de silencio irá muy bien a todos; con la particularidad que todo cuanto se ha dicho quedará grabado dentro del corazón en virtud de esta fuerza mágica del silencio...

Muchas gracias.


Extracto de Conferencia de Vicente Beltrán Anglada
En Barcelona, 1 de Octubre de 1975
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) 1 de Marzo de 2007



Pag. Anterior: V.B. Anglada - El sendero del arquetipo divino. II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3685



* * *

miércoles, 24 de junio de 2015

Compartir.:::.UN ATAJO HACIA EL CIELO _ ESPÍRITUS ENCADENADOS A LA TIERRA- El Cristo consolador - El yugo ligero

***
Translate   /traducir/ Vertaal /  ♪ → → → ► → → →
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen / ♪ → → → ► → → →
переводити/Traduire/ переводить ♪ → → → → → → ►
 ترجم / לתרגם   翻訳する/თარგმნა
  ***


* * * * * *





▶ EL SER UNO - Crees Estar Despierto? - YouTube



*   *   *


Compartir:




Un atajo hacia el cielo.



* UN ATAJO HACIA EL CIELO




Algunos escritores, parece que enseñan que es posible ir directamente desde el mundo físico al Mundo Espiritual superior sin tener que pasar a través de las regiones inferiores del Mundo del Deseo, escapando así a todas las visiones horrorosas peculiares a esas regiones. Ustedes, contrariamente, siempre hablan como si fuese necesario pasar en sucesión por cada uno de los planos de la naturaleza.





¿Por qué esta discrepancia?





Respuesta: Estamos bien enterados de que algunas personas hacen declaraciones como la que arriba se menciona relacionada con la transición de las regiones físicas hacia las regiones superiores espirituales por medio de lo que ellos doctamente llaman "subplanos atómicos".

Para guiarse en cuanto a quién tiene la razón, lo referimos a usted a la Ley de Analogía.

"Como arriba, así es abajo", la cual es la llave maestra de todos los misterios, espirituales o físicos, pues esta Ley es una en cualquier plano de la Naturaleza en el que investiguemos.

Usted sabe que para el buzo es imposible llegar al fondo del mar sin antes comenzar por la superficie y descender a través del agua que se interpone. Es también evidente que es imposible a un aeroplano ascender por encima de las nubes sin antes pasar a través del espacio de aire que se interpone entre la tierra y las nubes. Similarmente el Ego, después de la muerte, asciende gradualmente a través de los varios reinos espirituales hasta el Tercer Cielo, y al tiempo del renacimiento, gradualmente también, desciende a través de la Región del Pensamiento Concreto, el Mundo del Deseo, y el Cinturón Etérico, hasta el plano físico. Estos son hechos conocidos a muchos que han investigado, y están más allá de cualquier disputa o argumento para el ocultista científico como igualmente está afuera de argumento para el científico materialista que la tierra se mueve sobre un eje; quien quiera que afirme lo contrario, está simplemente equivocado.

El autor no dice esto solamente sobre la base de su propia experiencia, pues conoce a cientos más que poseen la habilidad de funcionar fuera del cuerpo en los varios reinos espirituales.

Nunca ha discutido expresamente esta fase de experiencia súper física con ninguno de ellos, pero sus repetidas referencias a las cosas que han sucedido a distintas personas cuando han pasado a través de las regiones inferiores del Mundo del Deseo, lo hace sentir que ninguno de sus conocidos se han remontado a las partes superiores del Mundo del Deseo o la Región del Pensamiento Concreto sin antes pasar por el Cinturón Etérico y las capas inferiores del Mundo del Deseo, a saber, la Región del Purgatorio.

Más todavía; aun en el caso de que existiera tal atajo o método corto para llegar a las elevadas regiones espirituales; ¿usted cree que uno de los auxiliares de Dios habría de usarlo con el fin de evitar las visiones horrorosas y el sufrimiento que ha de encontrarse en el Purgatorio?.

¡Muy seguramente que no! El Cristo nunca se volvió con disgusto ante un leproso o cualquier otra persona que tuviera pena o aflicción. Él siempre los buscó a fin de poderlos ayudar y curar. ¿Qué trabajo cree usted podría hacer un Auxiliar Invisible en el Primer Cielo, y la Región del Pensamiento Concreto, en donde no existen penas, sufrimientos, o miserias, sino que todo es felicidad y alegría? Allí, él no es necesario. Su trabajo está en las mismas regiones que estos escritores creen que pueden evadir, y si existiere tal atajo como mencionan, ningún verdadero Auxiliar Invisible haría nunca uso de él; pero en verdad no hay tal desviación hacia el Cielo.


* ESPÍRITUS ENCADENADOS A LA TIERRA





¿Por qué dice usted que algunas personas después que pasan a la otra vida quedan apegados a la Tierra? ¿Hay algo que aquí podamos hacer por cuyo medio tal condición pueda evitarse en lo futuro?

Respuesta: ¡Sí, por cierto! Las personas encadenadas a la Tierra tienen sus tesoros en ella, en vez de en el cielo. Todas ellas han dejado algo atrás. Puede que no siempre sea dinero; pueden tener otros lazos en la tierra, alguien del que ellas creen ser dueñas -su esposa, su esposo, sus niños-. Su idea es que: porque te amo, tienes que hacer lo que yo quiero. No consideran que la persona que aman tenga ningún derecho. Más tarde cuando fallecen, esa relación continúa, y se esfuerzan en impresionar a los que aman, en mantenerse cerca de ellos, y estar en su compañía tanto como les sea posible. La gente dueña de Casas, tierras y otras cosas parecidas, están muy apegadas a ellas, son las peores. Vemos en algunas ocasiones que esas personas están cuidando una caja en donde tienen gran cantidad de valores y bonos. Entonces los herederos vienen y toman los bonos y se ríen del viejo tonto por acumular su dinero. O puede ser gente que ha vivido para la sociedad. Tienen joyas, vestidos y otras cosas. Todavía las quieren y sienten que no pueden partir sin ellas; por consiguiente están atados a la tierra tanto tiempo como mantengan ese sentimiento.

Lo mejor es regalarlo todo. Por supuesto tenemos que cuidar de no colocarnos en una posición en la que la gente a quien le hacemos esos regalos nos pongan en la calle y nos haga estar, en nuestra vejez, totalmente necesitados. Pero si tenemos buen juicio, cuando comprendemos que hemos vivido nuestra vida hasta el fin de su utilidad, podremos decir: he aquí estas cosas, ya no me sirven más, y yo ya estoy llegando al fin; ¿dónde puedo hacer el mayor bien con ellas; quién las podrá apreciar mejor, o a quién puedo ayudar a establecerse en algún negocio de manera que pueda hacer algo por sí mismo? O bien podemos encontrar otros modos parecidos para disponer de nuestras cosas. También, en relación con nuestros afectos, debiéramos mantenernos con el necesario dominio para no amar a nadie con amor desordenado, tal como el que hace ídolos de los demás y los pone ante todas las otras cosas. Si de esta manera nos liberamos de todos los lazos terrestres, estamos listos para partir, y somos como la semilla madura que cae de la fruta. Si estamos libre de lazos terrenales, sean financieros, personales, o los que fueren, no podremos quedar atados a la tierra. Empero, si las gentes han cometido crímenes, en algunas ocasiones están inevitablemente apegados a la tierra por asociación con los lugares en donde fueron cometidos y por tratar de deshacer el mal que fue hecho.


* REUNIÓN EN EL CIELO DE LOS AMANTES





¿Si existe una fuerte atracción entre dos personas, que no puede llegar a una consumación legal en el matrimonio debido a lazos previo, y una de ellas fallece con ese anhelo en la mente, podrán reunirse en el cielo, y podrán encontrarse y ser consortes en una vida terrena futura?

Respuesta: Sí, con toda probabilidad, la atracción mutua que sienten y que ahora no puede encontrar expresión, en muchos casos los reunirá aun antes de la vida siguiente; pues aunque no existe el matrimonio en el Cielo, aquellos que se aman y son en un sentido cada uno necesario para la felicidad del otro, son unidos con un lazo de estrecha amistad durante su permanencia en el Primer Cielo si fallecen al mismo tiempo, o con corto intervalo. Pero si uno de ellos permanece en el cuerpo por un número de años después de que el otro ha fallecido, el que se encuentra en el Mundo Celeste puede con su pensamiento de amor crear una imagen del otro e infundirle vida; pues debemos recordar que el Mundo del Deseo está de tal modo constituido que nos es posible dar forma corporal a cualquier cosa en que pensemos. De este modo, aunque esta imagen sólo podrá ser animada por su pensamiento y los pensamientos de la otra persona que todavía vive en la región física, comprende todas las condiciones que son necesarias para llenar la copa de la felicidad de este habitante del Mundo Celeste.

Similarmente, cuando la segunda persona fallece, si la primera ha avanzado hasta el Segundo Cielo, su así llamado cascarón (el cuerpo de deseos que se desintegra y en el que ha vivido) responderá al propósito y parecerá perfectamente real al segundo amante hasta que su vida en esta región termine. Entonces, cuando ambos pasan al Segundo y Tercer Cielos, cae sobre ellos el olvido del pasado, y pueden partir por una o más vidas sin reunirse. Pero alguna vez, en alguna parte, se encontrarán de nuevo, y la fuerza dinámica que ya generaron en el pasado por su mutuo afecto invariablemente los acercará de modo que su amor pueda alcanzar su legítima consumación.

Esto se aplica no solamente a los amantes en el sentido de la palabra generalmente aceptada sino que también el amor existente entre hermanos y hermanas, padres e hijos, o amigos sin relación sanguínea alguna, también tendrá su manifestación de igual manera. Nuestra vida en el Primer Cielo es siempre bendecida y llenada con la presencia de aquellos a quienes amamos. Si no se encuentran en el Mundo del Espíritu y por consiguiente no realmente presentes, estarán sus imágenes; y no debe pensarse que éstas sean pura ilusión, pues están animadas por el amor y la amistad enviadas por los ausentes hacia la persona de cuya vida celeste son una parte.


* ESTUDIO EN EL MUNDO INVISIBLE

Se dice con respecto al Primer Cielo: "El estudiante y el filósofo tienen instantáneo acceso a todas las bibliotecas del Mundo. ¿Es retenido por la mente el conocimiento que así se obtiene y traído a la Tierra en la siguiente encarnación? ¿Puede ser continuado el estudio allí, y cosechado el fruto de ese estudio en la siguiente o alguna de las nuevas encarnaciones terrestres?

Respuesta: Tenemos grandes oportunidades si poseemos una mente para obtenerlas después de que pasamos al Mundo Invisible. Pero la gran mayoría de la gente parece vivir casi como vivía aquí. No necesitan comer, pero lo hacen, como dicen los espiritistas; y tienen casas allí, y parecen vivir en otros aspectos, exactamente como vivieron aquí, teniendo igualmente tan buenos y agradables ratos como les es posible, y divirtiéndose en ese sentido. Esa clase de gente no está obteniendo gran beneficio de la existencia post-mortem.

Pero aquellos que son estudiosos y tratan de estudiar a la humanidad, tienen allí un gran campo. Pueden hacer una maravillosa cantidad de trabajo, y les es beneficioso. No parece resultar en crecimiento anímico en el mismo sentido que aquí; pero lo mismo promueve su posición, les da mayor espiritualidad, y los auxilia en su evolución en una admirable extensión. Así, la esencia del conocimiento logrado allí, es retenido y traído a la tierra en la siguiente encarnación.


* QUIETUD INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE LA MUERTE

Se dice que el cuerpo no debe ser cremado dentro del período de tres días y medio después de la muerte. ¿Existe un efecto perjudicial que se experimente por el sepelio en cualquier tiempo comprendido en esos tres días y medio?

Respuesta: No, no por el entierro del cuerpo en sí mismo, si no es molestado en ningún otro sentido. Pero por supuesto, un sepelio generalmente no puede hacerse sin más o menos conmoción y sin molestar el cuerpo en mayor o menor grado; por consiguiente es mejor esperar hasta que el período antes mencionado haya terminado. Naturalmente que, cualquier incisión en el organismo, tal como la que se hace para los fines del embalsamamiento, o cosa parecida, es sentida por el Espíritu. De igual modo que el Espíritu siente débilmente el corte cuando el cirujano está haciendo una operación en una persona anestesiada, así la autopsia causa suficiente sensación para hacer que el Espíritu no se sienta confortable; por lo tanto, debiéramos evitar estas cosas si nos es posible. Debe haber tanto silencio como sea posible en derredor del cuerpo durante estos tres días y medio, pues cualquier cosa que se haga para turbar su descanso y paz, es en verdad perjudicial para el Ego.


* EFECTO DEL EMBALSAMAMIENTO

En el embalsamamiento es extraída la sangre del cuerpo cuando todavía está caliente, y un líquido es inoculado en las arterias. ¿Cuál es el efecto de esta operación?

Respuesta: El Espíritu siente dolor por el embalsamamiento y consecuentemente es perturbado en la más importante de todas las cosas, la meditación sobre el panorama de la vida.

Debiéramos comprender que al tiempo del fallecimiento, la recolección está comenzando; hemos estado sembrando durante toda la vida, y cuando llega la muerte la recolección comienza. El primero y más importante resultado nos llega del estudio del panorama de la vida conforme se desarrolla en sentido inverso, mostrando primero los acontecimientos de la vida pasada, y después las causas que los produjeron. Si el cuerpo es perturbado en ese tiempo por las lamentaciones de los parientes o moviéndolo para ser enterrado, entonces el Espíritu es molestado en el mismo grado. Y naturalmente que la autopsia o el embalsamamiento, tendrán mayores efectos perjudiciales Por consiguiente, es malo hacer ambas cosas.


* AYUDA A LOS AMIGOS QUE SE ENCUENTRAN EN EL PURGATORIO

Mi único hermano falleció en noviembre pasado y debe ahora encontrarse en las regiones inferiores del Mundo del Deseo. ¿Me aconsejarían ustedes para hacerle saber que por un simple esfuerzo de la voluntad puede evitar que la sustancia del cuerpo de deseos se forme en capas concéntricas, por así decirlo, la materia densa externamente, y la sutil en el interior?

Quiero decir que por esfuerzo de la voluntad él podría hacer que la materia de las siete regiones del Mundo del Deseo, que forman el cuerpo de deseos, llegue a la periferia de dicho cuerpo, y por este medio él podría ponerse en contacto, inmediatamente, con las siete regiones del Mundo del Deseo, en vez de únicamente las regiones inferiores. No creo que haya alguna seria objeción para este uso del poder de la voluntad.

Respuesta: Esta pregunta se refiere al hecho de que cuando ha acontecido la muerte, y se encuentra el hombre en el Mundo del Deseo, las fuerzas magnéticas del átomo simiente se han agotado, el arquetipo se está disolviendo, y por consiguiente la fuerza centrífuga de Repulsión obliga a la sustancia que forma el cuerpo de deseos a dirigirse hacia afuera, hacia la periferia.

La materia que pertenece a las regiones inferiores es expulsada primero por el proceso de purgación, lo que limpia al hombre de todas las malas acciones de su pasada vida. Esto es el resultado de la misma ley natural que en el mundo físico ocasiona que un Sol expulse materia que entonces se convierte en planetas. Interferir con esta ley sería desastroso para cualquier ser humano, aún suponiendo que fuera posible, lo que no es así. Es inútil intentar auxiliar a su hermano de esa forma.

Es diferente con el Iniciado que va al Mundo del Deseo durante la vida. Entonces el átomo simiente del cuerpo de deseos forma un centro natural de atracción, o gravitación, que mantiene la sustancia de deseos en ese vehículo en los lineamientos acostumbrados. También es diferente con quien quiera que haga los ejercicios científicos dados en las Escuelas de Misterios. Tal persona está constantemente purgando su cuerpo de deseos de la materia más grosera, de modo que a la muerte no es afectado con igual intensidad por la fuerza centrífuga de Repulsión como aquellos que no han tenido esta educación.

Pero hay otro modo por el que podemos ayudar a alguien cercano y que nos es querido, en la inteligencia de que preste su cooperación. Para aclarar esto, es necesario mencionar primero que, cuanto más densa sea la materia del cuerpo de deseos, más intensamente se adhiere al hombre; por lo tanto, su expurgación por la fuerza de Repulsión causa gran dolor, y eso es lo que sentimos en la experiencia purgatorial. Si estuviésemos totalmente conformes de dejarlo pasar, y reconocer nuestras faltas cuando los cuadros de ellas aparecen en el panorama de la vida, en vez de tratar de excusarnos, o de nuevo ser sacudidos por la cólera y el odio del pasado, entonces habría menos dolor al eliminarlos del cuerpo de deseos. Si pudiera impresionarse este hecho en la mente de ese alguien a quien estamos ansiosos de ayudar, si pudiéramos conseguir que su estado mental reconociera sus males y errores, desde lo más intimo de su ser, entonces el proceso del purgatorio sería a la vez más corto y menos doloroso, y se elevaría en muy poco tiempo a las regiones superiores, en las que la fuerza de Atracción mantiene predominio.

El mismo resultado puede obtenerse con la oración; igualmente con los pensamientos bondadosos, pensamientos de elevación y utilidad, pues éstos tienen el mismo efecto en aquellos que están fuera del cuerpo físico, que las palabras y actos de bondad tienen sobre la gente que vive en este mundo.



Extracto de: MAX HEINDEL - FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS



Pag. Anterior: Varios/Otros - Preguntas concernientes a La vida después de la muerte. I
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3609



* * *


Compartir:







Así es como es.


Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Mi socio se hace a un lado, de modo que la información que se da de aquí en adelante no es suya, sino que él la deja bajar y al hacerlo, a su manera, verifica que aún es una energía llena del amor de Dios, y Luz y pureza. De eso quiero hablarles, entre otras cosas. Percepción, consciencia, luz, oscuridad.

Estoy mirando a las almas antiguas en este salón, las que han atravesado muchas energías en este planeta. Esto incluye algunos de ustedes que han sido chamanes, y en la vieja energía había una demarcación bien notable entre la oscuridad y la luz. Los trabajadores dedican tanto tiempo a luchar contra el mal y la oscuridad, como han hecho ustedes, generando luz. Aún apenas diez años atrás, al acercarse un sanador a una persona, tenía que protegerse de la negatividad que portaba el individuo.

Ustedes viven en el mundo, y son humanos. Al dejar este lugar conviven con muchas clases de consciencias y energías, y muchos están absolutamente convencidos de que deben batallar contra el lado oscuro. Ya desde hace tres años les dije: ahora es diferente. Si van a alinearse y dar batalla contra la oscuridad igual que lo hacían durante los últimos veinte años, todavía no entendieron, aún no lo captaron. ¡Ya están libres de esto!

Podrían decir: "Bueno, ¡todavía están allí!" Les diré: si están percibiendo negatividad, lo que perciben es la negatividad propia, porque la luz, ahora mismo, en este momento, en este salón, la está limpiando. Escúchenme: la luz es activa; la oscuridad no: es pasiva. Eso significa que cuando encienden una luz en un lugar oscuro, ¡la oscuridad se fue! Y ahora mismo, en este salón, aun cuando puede haber antiguas influencias y energías y pensamientos negativos, están enterrados en luz en este momento - en este momento.

Trabajador de luz, si sales afuera, si eres sanador, quiero que sepas que tu luz es tan fuerte que la oscuridad no tiene ni una oportunidad, ni una. Por donde camines, vas encendiendo una luz en un lugar oscuro. ¿Te das cuenta de que la oscuridad no tiene una energía propia? Para que gane, tiene que haber una ausencia de luz. Quiero que lo pienses por un momento. ¿Qué está sucediendo ahora? Con tu intención, enciendes una luz. Podrías ser una persona negativa sentada aquí; podrías no ser un alma antigua. Quiero decirte que la luz a tu alrededor empuja todo eso tan lejos, que este momento es una buena oportunidad para un despertar. Eso es lo que sucede. ¡Eso es lo diferente!

Trabajador de luz, puede que hayas trabajado de cierto modo durante años y años; puedes estar orgulloso de cómo lo hiciste, luchando contra la oscuridad como lo haces, y yo te digo: Deja de luchar contra la oscuridad, ¡y enciende tu luz! Porque eso es la única cosa que va a funcionar. Eso es nuevo.

Se ha hecho otra pregunta sobre la evolución celular, la fisicalidad del cuerpo humano. Todo ese trabajo que hiciste hoy en este taller, ¿qué hace? ¿Qué sucede? ¿A dónde va esto? ¿Lo empezarás a sentir físicamente? Y la respuesta es: ¡Por supuesto! Si vas a cambiar tu estructura celular con consciencia, ¿qué piensas? ¿Crees que sólo deambulas como siempre lo hiciste, o que habrá un cambio y una transformación, literalmente, físicamente, en cómo te sientes? La respuesta es: ¡Claro que lo habrá!

A medida que trabajan sobre sí mismos, la primera cosa que van a sentir es paz. Ahora bien, ya sé que hay algunos aquí que no son pacíficos. Se levantan de la silla, salen ¡y no son pacíficos! Siempre hay algo contra lo que están luchando. Sé quién está aquí. ¡Sé bien quién está aquí! Escúchenme: ¿no están cansados de esto? ¿O creen que esto es su legado? ¿O están orgullosos de ello? ¡Es antiguo! No es necesario.

Este es el nuevo ser humano, el que va a contener a Dios en su interior y tener una luz tan poderosa que por donde caminan hacen que la negatividad huya hacia otro lado. Es nuevo. ¿No es hora de relajarse, de ahuyentar los miedos, y estar en paz en su vida? Levantarse de la silla y sentirse físicamente diferente. Y con esto llega una salud mejor.

Quiero que me escuches por un momento. Algunos de ustedes que quieren cambiar ciertas cosas en sus cuerpos, cierta química, prueban cosas y no les ayudan, no les funcionan. ¿Saben cuál es catalizador para todo lo que desean? Relájense y sean pacíficos. ¿Sabían eso? Porque entonces le dan a su cuerpo una oportunidad de hablarles; para que su metabolismo empiece a cambiar, para que sus células funcionen de una manera que les dé mejor salud, tengan menos resfríos, mejor energía, que no se preocupen, que puedan andar más erguidos porque son más partícipes de la luz del planeta. ¡Basta de acidez! Yo sé quién está aquí.

Quiero decirles algo grande. Lo que están haciendo con la luz, al hablar a sus células, al hacer estos procesos, ya sea hablar con el cuerpo, o tapping, o decodificación, cualquier proceso que están haciendo, eleva la vibración de su ADN y causa una mejor eficiencia; todo lo que están haciendo está cambiando algo de lo que no hemos hablado mucho. ¿Qué sucede con su estructura celular cuando empieza a aumentar su vibración? La respuesta es que vibra más alto.

Ahora bien, no van a conseguir ningún instrumento en ningún hospital que mida la vibración de sus células. Queridos, esto es metafórico y al mismo tiempo es multidimensional. Lo dijimos antes: todos ustedes tienen multidimensionalidad. Caminan envueltos en un campo multidimensional llamado Merkaba; es el vehículo en que viajan, y es espiritual. No lo puede ver ninguna ciencia por ahora. Es multidimensional. Hay algo que llamamos vibración de la estructura celular que también es el porcentaje de su eficiencia. Les dijimos que está pasando de 30, 33% y van hacia un 44% de eficiencia. Eso cambiará a los niños; cambiará su manera de pensar; y va a hacer algo más. Me gustaría contarles algo, tal vez nunca lo discutimos así antes: ¿Se dan cuenta de que la enfermedad es una vibración baja? ¿Qué creen que significa, cuando cambian de una vibración celular vieja a una nueva? Adivinen qué: lo viejo no puede atacar a lo nuevo. Lo que ustedes están haciendo es cambiar una estructura celular y evitándola, literalmente creando una nueva estructura humana, a la que las viejas enfermedades no pueden llegar.

Adivina qué buscan las viejas enfermedades. Baja vibración, negatividad, miedo. ¿Dónde estás tú? ¿A qué tienes miedo? Acabo de darte el secreto de la salud. Si vas a permanecer en el miedo, es como si le abres la puerta a la enfermedad. Al empezar a ascender - ya oíste antes la palabra - estás ascendiendo porque haces que tu estructura celular vibre más alto. Cuando haces eso, muchas de las cosas viejas se irán. Tu cuerpo es inteligente y quiere que estés equilibrado.

Ahora bien: se hacen preguntas. "¿Cómo empiezo con esto? ¿Qué hago?" ¡Intención! Si pones tu intención verbalmente y lo dices de veras - porque no puedes engañarte a ti mismo - si lo dices de veras, existe un proceso que ya discutimos antes. Éste es un proceso que no tiene un nombre. Tu Innato percibe tu intención y empieza a transformar tu cuerpo aun antes. Lo has visto durante largo tiempo y no sabes cómo se llama.

¿Alguno de ustedes sabe cómo funciona la homeopatía? Me refiero al mecanismo. Cuando le das a tu cuerpo una intención a partir de una pequeña tintura, una sustancia química que ingieres y es demasiado pequeña para que el cuerpo tenga una reacción alopática, demasiado pequeña, pero el cuerpo ve la intención de la tintura y empieza a curarse a sí mismo porque le acabas de enviar una señal. Ése es un cuerpo inteligente. Así es como funciona. ¡Y sí que funciona!

Ahora, piensa en hacer lo mismo con la consciencia. Ahora vas a darle al cuerpo una tintura de intención. "Esto es lo que quiero. Terminé con las preocupaciones. Terminé con los miedos a todo lo que me rodea. Terminé con los dramas. Se acabaron los chismes. Terminé con la mala salud!" Y tu cuerpo ve la realidad de la tintura de la verdad, y empieza a corregirse aun antes de que le des afirmaciones. ¡Eso es ayuda!

Estás en una nueva era, no en la vieja era en que muy poco cambiaba. Estás en un tiempo nuevo, y lleva consigo procesos nuevos que pueden ser controvertidos para los procesos viejos. Habrá quienes hayan crecido en la nueva era que vean esto y digan "¡No puede ser!" y no le hagan caso. Algunos de ellos mueren tempranamente por esta causa. Ellos simplemente no pueden acompañar esto; lo ven venir. Algunos lectores han dejado de leer, porque la nueva energía era demasiado para ellos y no entendían las reglas, no creían poder hacerlo. ¡Algunos sanadores dejaron de sanar! Así de nuevo es esto. Es casi como si hubieras re-calibrado todo lo que sabías sobre la luz y la oscuridad, y ahora empiezas de nuevo, y la luz es más poderosa. No sólo es más poderosa; está ganando.

Lo vieron los antiguos; esto no es un mensaje de Kryon. Querida humanidad: los antiguos lo veían venir. Los calendarios mayas lo vieron venir. Los indígenas de la Tierra lo vieron venir y lo llamaron como lo que era: una nueva consciencia de la humanidad.

Estamos entusiasmados con ustedes. Algunos lo aceptarán y otros no. Así de nuevo es. Queridos, ¿qué van a hacer? ¿Estarán sentados todo el día mientras pasa esto? ¿Lo creen? ¿Participaron, o sólo les sirve de entretenimiento? Tal vez están interesados, porque va a cambiar su vida.

Y les diré que cambia su vida por ello: no es tan difícil. ¿Tienen el coraje de descartar lo que creían que sabían y echar una mirada a algo nuevo? ¿Se animan?

Almas antiguas, algunas están atascadas. Han estado dando batalla tanto tiempo, que no importa qué les diga yo y qué vean, van a seguir en la batalla. Quiero decirles: el ejército ha cambiado. Las herramientas han cambiado. Y la luz va a ganar. ¿Van a generar luz? ¿O van a seguir haciendo las cosas a la manera de antes? ¿Están buscando nuevas dietas, queridos? ¿Para cambiar su cuerpo nuevo? ¿O van a cambiar su metabolismo, lo que a su vez les dará la nueva dieta? ¡Esto es un cambio en todo!

¿Quieren tener más energía en su vida? Dejen de tener miedo. No puede ser más simple. Y sin embargo es difícil, porque algunas de aquellas cosas están grabadas en ustedes de tal forma que aun ahora pueden estar objetando.

En 2013 les hablamos del cambio. Dijimos: era un cambio tan grande que ese año ni siquiera se contaría como un año. Sólo cambios. Un tiempo de transformación, de cambio, que afectaría en parte su salud. Y así fue. Así fue. Porque esta es la clase de cosas a las que el cuerpo debe adaptarse, y prepararse. ¡Es profundo! Es nuevo. Es real. ¿Qué van a hacer con ello?

Este es el mensaje de Kryon. Es la razón por la que vine. A mostrar una luz y un amor para ustedes, de la Fuente de Dios, y hacerles entender que es suya. Y que no tienen que trabajar para lograrla, porque vive dentro de ustedes, todo lo que tienen que hacer es descubrirla, creer, y descartar lo viejo.

¿Dónde estás, en este momento, dentro de ese plan? Donde quiera que estés, hay una mano de Dios extendida - luz - que quiere tomar la tuya, y cambiar todo. Esa es la promesa de una nueva-nueva era.

Váyanse de aquí, no confundidos, sino iluminados, conscientes, y listos para cambiar.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad, y por buenas razones.

Y así es.

Kryon



Kryon por Lee Carroll
Austin, Texas, domingo 8 de Febrero de 2015
www.kryon.com
Lee Carroll http://audio.kryon.com/en/Sun-main-Austin-15.mp3
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm



Pag. Anterior: Kryon - ¡Acción Personal!.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3669

Pag. Siguiente: Kryon - Cambio de Paradigma.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3694



* * *
*   *   *



El Cristo consolador.



- El yugo ligero





Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os aliviaré. –Traed mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que manso soy y humilde de corazón: y hallaréis reposo para vuestras almas. - Porque mi yugo suave es, y mi carga ligera. (San Mateo, cap. XI, v. 28, 29 y 30).





Todos los sufrimientos, miserias, desengaños, dolores físicos y pérdidas de seres queridos, encuentran su consuelo en la fe del porvenir y en la confianza en la justicia de Dios que Cristo vino a enseñar a los hombres.





Para el que nada espera después de esta vida, o que simplemente duda, al contrario, las aflicciones caen sobre él con todo su peso y ninguna esperanza viene a endulzar su amargura. Esto es lo que hizo decir a Jesús "venid a mí, todos los que estáis trabajados, y cargados y yo os aliviaré".

Sin embargo, Jesús pone una condición a su asistencia y a la felicidad que promete a los afligidos, esta condición está en la ley que enseña; su yugo es la observancia de esta ley, pero aquel, es ligero y éste suave, puesto que impone por deber el amor y la caridad.


- Consolador prometido





Si me amáis, guardad mis mandamientos. - Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que more siempre con vosotros. - El espíritu de la verdad a quien no puede recibir el mundo, porque ni lo ve, ni lo conoce; mas vosotros lo conoceréis; porque morará con vosotros, y estará en vosotros. - Y el Consolador, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mí nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo aquello que yo os hubiese dicho. (San Juan. cap. XIV, v. 15, 16, 17 y 26).





Jesús promete otro Consolador; es el "Espíritu de la Verdad", que el mundo no conoce aún, porque no tiene la suficiente madurez para comprenderle y que el Padre enviará para enseñar todas las cosas y para recordar lo que Cristo dijo. Sí, pues, el Espíritu de Verdad debe venir más tarde a enseñar todas las cosas, es porque Cristo no lo dijo todo: si viene a recordar lo que Cristo dijo, es porque lo habrán olvidado o comprendido mal.

El Espiritismo viene en el tiempo señalado a cumplir lo que Cristo prometió; el Espíritu de Verdad preside a su establecimiento, llama a los hombres a la observancia de la ley y enseña todas las cosas haciendo comprender lo que Cristo sólo dijo en parábolas.

Cristo dijo: "que oigan los que tengan oídos para oír", el Espiritismo viene a abrir los ojos y los oídos, porque habla sin figuras y sin alegorías; levanta el velo que dejó ex profeso sobre ciertos misterios, y viene, por fin, a traer un consuelo supremo a los desheredados de la tierra y a los que sufren, dando una causa justa y un objeto útil a todos los dolores.

Cristo dijo: "Bienaventurados los afligidos porque ellos serán consolados", pero ¿cómo se puede ser feliz, sufriendo sí no se sabe por qué se sufre? El Espiritismo enseña que la causa está en las existencias anteriores y en el destino de la tierra, donde el hombre expía su pasado; enseña también su objeto, indicando que los sufrimientos son como las crisis saludables que conducen a la curación y que son la depuración que asegura la felicidad en las existencias futuras. El hombre comprende que ha merecido sufrir y encuentra justo el sufrimiento; sabe que este sufrimiento ayuda a su adelantamiento y lo acepta sin murmurar, como el trabajador acepta el trabajo que debe valerle su salario. El Espiritismo le da una fe a toda prueba en el porvenir, y la duda punzante no tiene acceso en su alma; haciéndole ver las cosas de lo alto, la importancia de las vicisitudes terrestres se pierden en el vasto y espléndido horizonte que abraza; y la perspectiva de la felicidad que le espera le da paciencia, resignación y valor para marchar hasta el término del camino.

De este modo el Espiritismo realiza lo que Jesús dijo del Consolador prometido: conocimiento de las cosas que hace, que el hombre sepa de dónde viene y a dónde va y por qué está en la tierra; recuerdo de los verdaderos principios de la ley de Dios y consuelo por la fe y la esperanza.


* INSTRUCCIONES DE LOS ESPÍRITUS

- Advenimiento del Espíritu de Verdad

Vengo, como en otro tiempo, entre los hijos descarriados de Israel, a traeros la verdad y a disipar las tinieblas. Escuchadme. El Espiritismo, como otras veces mi palabra, debe recordar a los incrédulos que sobre ellos reina la verdad inmutable, el Dios de bondad, el Dios grande que hace crecer la planta y levantar las olas. Yo revelé la doctrina divina; yo, como un segador, até en haces el bien esparcido por la humanidad, y dije: Venid a mí, vosotros los que sufrís.

Pero los hombres ingratos se desviaron del camino recto y ancho, que conduce al reino de mi Padre y se han extraviado en los ásperos senderos de la impiedad. Mi padre no quiere aniquilar la raza humana; quiere que, ayudándoos unos a otros, muertos y vivos, es decir, muertos según la carne, porque la muerte no existe, os socorráis, y que no ya la voz de los profetas y de los apóstoles, sino la voz de aquellos que ya no existen, se haga oír para gritaros: ¡rogad y creed! porque la muerte es la resurrección, y la vida es la prueba elegida, durante la cual vuestras virtudes cultivadas deben crecer y desarrollarse como el cedro.

Hombres débiles que comprendéis las tinieblas de vuestras inteligencias, no alejéis la antorcha que la clemencia divina pone en vuestras manos para iluminar vuestro camino, y conduciros como niños perdidos al regazo de vuestro Padre.

Estoy demasiado conmovido de compasión por vuestras miserias, por vuestra inmensa debilidad, para no tender una mano caritativa a los desgraciados extraviados que, viendo el cielo, caen en el abismo del error. Creedme, amad, meditad las cosas que se os revelan; no mezcléis la zizaña con el buen grano, las utopías con las verdades.

¡Espiritistas! amaos: he aquí el primer mandamiento; instruíos: he aquí el segundo. Todas las virtudes se encuentran en el Cristianismo; los errores que se han arraigado en él son de origen humano; y he aquí que desde más allá de la tumba donde creíais encontrar la nada, hay voces que os gritan: ¡Hermanos! nada perece: Jesucristo es el vencedor del mal; sed vosotros los vencedores de la impiedad. (El Espíritu de Verdad. París, 1860.)

Vengo a enseñar y a consolar a los pobres desheredados; vengo a decirles que eleven su resignación al nivel de sus pruebas; que lloren, porque el dolor fue consagrado en el Huerto de los Olivos; pero que esperen, porque los ángeles consoladores vendrán también a enjugar las lágrimas.

Trabajadores, trazad vuestro surco; por la mañana continuad el trabajo rudo de la víspera; el trabajo de vuestras manos proporciona el pan terrestre a vuestro cuerpo, pero vuestras almas no están olvidadas: y yo, el divino jardinero, las cultivo en el silencio de vuestros pensamientos. Cuando haya sonado la hora del descanso, cuando el estambre se escape de vuestras manos y cuando vuestros ojos se cierren a la luz, sentiréis brotar y germinar en vosotros mi preciosa semilla. Nada se pierde en el reino de mi Padre, y vuestros sudores y vuestras miserias forman el tesoro que debe haceros ricos en las esferas superiores, en donde la luz reemplaza a las tinieblas y en donde el más desnudo de vosotros puede que sea el más radiante de luz.

En verdad os digo, que los que llevan su carga y socorren a sus hermanos, son mis muy amados: instruíos en la preciosa doctrina que disipa el error de las revoluciones y que os enseña el objeto sublime de la prueba humana. Así como el viento barre el polvo, que el soplo de los espíritus disipe los celos contra los ricos del mundo, que a menudo son muy miserables, porque sus pruebas son más peligrosas que las vuestras.

Estoy con vosotros, y mi apóstol os enseña. Bebed en el manantial vivo del amor, y preparaos, cautivos de la vida, a lanzaros un día libres y alegres en el seno del que os ha creado débiles para haceros perfectibles, y quiere que vosotros mismos modeléis vuestra blanda arcilla a fin de que seáis los artífices de vuestra inmortalidad. (El Espíritu de Verdad. París, 1861.)

Soy el gran médico de las almas y vengo a traeros los remedios que deben curarlas; los débiles, los que sufren y los enfermizos, son mis hijos predilectos, y vengo a salvarles. Venid, pues, a mí, todos los que sufrís y estáis cargados, y seréis aliviados y consolados; no busquéis en otra parte la fuerza y el consuelo, porque el mundo es impotente para daros estas cosas. Dios hace un llamamiento a vuestros corazones por medio del Espiritismo: escuchadle. Que la impiedad, la mentira, el error y la incredulidad, sean extirpados de vuestras almas doloridas; estos son monstruos que chupan vuestra más pura sangre, y os hacen llagas casi siempre mortales. En el porvenir, humildes y sumisos al Criador, practicaréis su ley divina. Amad y orad; sed dóciles a los espíritus del Señor, invocadle en el fondo de vuestro corazón, y entonces os enviará a su hijo muy querido para instruiros y deciros estas buenas palabras: Heme aquí; vengo a vosotros, porque me habéis llamado. (El Espíritu de Verdad. Bordeaux, 1861.)

Dios consuela a los humildes y da fuerza a los afligidos que se la piden. Su poder cubre la tierra, y en todas partes al lado de una lágrima, hay un bálsamo que consuela. El sacrificio y la abnegación son una continua oración y encierran una enseñanza profunda: la sabiduría humana reside en esas dos palabras. Que todos los espíritus que sufren puedan comprender esta verdad, en vez de clamar contra los dolores y los sufrimientos morales que son vuestro lote en la tierra. Tomad, pues, por divisa, estas dos palabras: "sacrificio y abnegación", y seréis fuertes, porque ellas resumen todos los deberes que imponen la caridad y la humildad. El sentimiento del deber cumplido os dará el reposo del espíritu y la resignación. El corazón late mejor, el alma se calma y el cuerpo no desfallece: porque el cuerpo sufre tanto más cuanto el espíritu está más profundamente herido. (El Espíritu de Verdad. Havre, 1863.).


Extracto de: EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO - ALLAN KARDEC





Pag. Anterior: Allan Kardec - Pruebas voluntarias. - El verdadero silicio.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3672

Pag. Siguiente: Allan Kardec - Bienaventurados los pobres de espíritu.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3744



* * *