martes, 28 de abril de 2015

Compartir_ Preguntas concernientes a La vida después de la muerte. I - Ser dueño de tu propio poder.

***
Translate   /traducir/ Vertaal /  ♪ → → → ► → → →
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen / ♪ → → → ► → → →
переводити/Traduire/ переводить ♪ → → → → → → ►
 ترجم / לתרגם   翻訳する
  ***
* * * * * *

* * *  
Compartir:


Ser dueño de tu propio poder.



Ser dueño de tu propio poder, tu poder de ser auténtico, de ser quien realmente eres, trata de hecho, de apropiarte de tu libertad. De muchas maneras, has cedido tu poder y/o libertad por tu forma de hablar ,de pensar y ser.

Por ejemplo, cuando dices o piensas algo como, “Esa persona me hace enfadar”, has cedido tu poder /libertad de decidir si estar o no enfadado, a esa persona. Has dicho que no tienes poder, y que esa persona tiene el poder de decidir cuando te enfadarás.

Puedes elegir no hacerlo nunca más.

Sería más adecuado decir algo cómo, “Me enfado cuando esa persona hace eso”. De esa forma, llegas a comprender que eres tú el que te ha hecho enfadar, y también que puedes decidir sentirte enfadado, o sentir algo distinto.

Nadie más que tú “hace” que te sientas enfadado, o triste, o deprimido, o feliz, o sexy, o aburrido, etc. A partir de ahora estás en el proceso de decidir por ti mismo sobre tu vida, tus opciones, tus acciones, tus sentimientos, y lo que ves, ¿ porqué no adueñarte del poder de tomar decisiones a todos los niveles?

Presta atención a las palabras que utilizas, porque ellas forman las bases de tus formas de pensamiento. Escucha tus palabras, y date cuenta si ellas reflejan o no tu libertad de decidir por ti mismo, qué sientes o qué haces.

¿Dices, “Déjame hacer esto”, pidiendo permiso o expresas tus deseos diciendo, “me gustaría hacer esto”, o incluso “Voy a hacer esto?”. ¿Dices, “Esa persona me manipula” o “Me permito a mí mismo ser manipulado”? Cualquier cosa que hayas estado haciendo que no haya funcionado para ti, puedes elegir no hacerla nunca más.

¿Te has reprimido de expresar lo que realmente querías por lo que pensabas que alguien pudiese pensar? Entonces, has cedido el control de tu poder de palabra a esa persona.

Eres libre, lo sabes. ¿Estás deseando ser dueño de tu libertad?

¿Te has reprimido de mirar algo o a alguien por lo que otra persona pudiese pensar? Entonces, le has cedido tu libertad de elección de ver lo que quieres, a esa persona.

¿Te has reprimido de hacer lo que querías por lo que otra persona pudiese pensar? Has cedido tu libertad de acción. Te has reprimido de hablar, de actuar, de ver lo que era autentico para ti. La visión clara se relaciona con permitirte ser auténtico, y confiar en ello – de hecho, insistir en ello.

Al ser dueño de tu libertad, también debes desear reconocer la libertad de los demás. Nadie te da tu libertad – ya es tuya. Sólo depende de ti ser libre. De la misma forma, tu no das a los demás su libertad. Tu sólo puedes reconocer que ellos la tienen.

Cuando haces algo, los demás son libres de sentirse cómo ellos elijan acerca de lo que tú haces. Para ti, sin embargo, solamente estás siendo auténtico, y actuando con amor y libertad según tus motivaciones. Si eres malinterpretado, puedes elegir aclarar el malentendido a través de la comunicación. No es necesario que cambies tu forma de Ser por la forma en que los demás se sienten. Si eliges cambiar, debe ser porque tiene sentido para ti hacer las cosas de distinta forma.

De la misma manera, si otra persona hace algo por lo que tú eliges no sentirte bien, esa es tu opción. Esa persona, también, es libre. Si el no sentirse bien es el resultado de un malentendido, puede aclararse a través de la comunicación. No supongas nada. Pregunta, y entonces lo sabrás.

Si el no sentirse bien es el resultado de apegos que necesitas liberar en tu camino hacia la claridad y la libertad, puedes encontrar otra forma de pensar y de sentir dónde te sientas mejor, en la cual no estás decidiendo lo que otra persona haría de distinta manera, sino preferiblemente lo que tú necesitas hacer de otra forma.

Si esperas que la otra persona cambie su forma de Ser por la forma en que te sientes, entonces estas queriendo controlar a esa persona. Si no quieres ser controlado, ¿estás deseando cesar de controlar?

Quizás en el pasado, cuando mirabas una situación que no considerabas óptima, habías decidido lo que la otra persona debería haber hecho de forma distinta, o que debería hacer de diferente en el futuro. Cuando te apropias realmente de tu poder y de tu libertad, eso ya no lo haces más – si no, solo decides lo que podrías haber hecho de distinta manera entonces, y lo que puedes hacer de distinto a partir de ahora, en el futuro. Cuando eres sincero acerca de esta cuestión, tus pensamientos se incluyen también en el proceso. Mientras te encuentres pensando lo que otros harían, o pensarían, o sentirían, no eres totalmente dueño de tu poder o de tu libertad.

Si quieres ser dueño de tu libertad, ¿estás deseando reconocer la libertad de los demás también? Entonces, puedes comprender que no haces a los demás tristes, si no que ellos pueden decidir sentirse de esa forma cuando tú haces algo. Tú no les haces felices, si no que ellos optan por sentirse así cuando tú haces algo.

No importa lo que hagas, digas, algunas personas lo aprobaran, y otras no. Tienes la libertad de decidir con qué personas estarás. Si decides estar con los que te juzgan, puedes sentirte como una mala hierba en un jardín, sintiéndote constantemente como si necesitases defenderte a ti mismo y a tu forma de Ser.

En cambio, puedes elegir estar bien cuando te juzguen, sabiendo que solamente estás siendo quien tú eres, y que los demás son libres de sentir lo que quieran acerca de esto. Pueden estar juzgándote bajo sus estándares, pero tú estas viviendo bajo tus propios estándares.

También puedes elegir estar con esas personas que no te juzgan, y en cambio, te aprecian por quien eres. Puedes sentirte más libre, y más relajado cuando eres auténtico, siendo quien realmente tú eres. Comprenderás que tú no eras una mala hierba, sino solamente una flor en el jardín equivocado.

Quizás, en el pasado, tendías a cambiar, a ser alguien distinto de quien eres realmente, para ser amado, para obtener amor. Si quieres saber que eres querido por quien tu eres, entonces sé quien realmente eres, y deja que sea esa la imagen que se ama.

El amor no puede ser solicitado. Debe fluir libremente, y darse libremente. Entonces, sabrás que ese amor es auténtico. Si tú creas una imagen a fin de ser amado, y la gente ama esa imagen, con eso no te sentirás amado por quien realmente eres.

Si las expresiones de amor se solicitan, se piden, entonces no sabes en realidad si se manifestarían en caso de que tú no la pidieras.

Todavía no estarías seguro del amor. Date cuenta cuando las expresiones de amor proceden libremente de los demás, cuando tú eres auténtico. Entonces, sabrás que llegan porque los otros eligen expresar su amor, y sabrás que es auténtico. Cuando sabes que el amor está ahí, ábrete y siéntelo.

A veces, las expresiones de amor son malinterpretadas, porque nos han enseñado distintas formas de expresar el amor que sentimos. La forma en que algunas personas expresan su amor, es a veces malinterpretada como amor que se quita. Los malentendidos pueden resolverse a través de la comunicación, de modo que las expresiones de amor al final pueden ser esas en las que destaca la experiencia de la persona que las recibe, algo que les hace sentir bien.

Acuérdate de expresar tu amor de esa forma, también. Expresa tu amor de la forma en que te gustaría que los demás expresasen su amor por ti, de una forma en que el resultado sea que se sientan bien, y de una forma en que tú serías feliz cuando lo recibieras.

Tienes el poder y/o libertad de ser quien realmente tú eres, de estar dónde quieres estar, con quien realmente te gustaría estar (si a ellos les gustaría realmente estar contigo), haciendo lo que realmente quisieras hacer. Los demás, también, tienen el mismo poder /libertad.

Si honestamente te encuentras incapaz de decir, “Amo donde estoy, Amo con quien estoy, Amo lo que estoy haciendo”, entonces algo tiene que cambiar. Tienes el poder y/o libertad de hacer que cambie.

Si es una situación dónde no te sientes feliz, tienes tres opciones:

Cambia la situación.
Reordénala.
Cambia la forma en que ves la situación.
Deja la situación, y encuentra otra.

Si la situación, por ejemplo, es tu trabajo, puedes cambiarlo de manera que lo que estés haciendo signifique más para ti. O, puedes verlo de otra forma en la que te sientas mejor y por lo tanto te sientas feliz en esa situación (pero debe ser auténtica para ti). Si no haces ninguna de estas cosas, entonces quizás necesitas hacer algo distinto, en un trabajo distinto, de manera que desees cada día invertir tiempo y energía en él.

Si es tu hogar, ¿ te sientes como en casa en él? Si no, reordénalo de forma que lo parezca. O de otra forma, elige verlo como que es realmente perfecto para ti ahora. En caso contrario, múdate.

Si crees realmente que estos cambios son demasiado inmensos para ti, que “no puedes hacerlos”, es porque tú has cedido tu poder y/o libertad. No es que no seas capaz de realizar estos cambios, si no que no has elegido hacerlo. Aún tienes el poder de crear tu vida de la forma en que realmente te gustaría que ésta fuese. Tienes el poder y/o libertad de cambiar lo que no ha funcionado para ti, cambiar lo que no ha resultado en tu ser tan feliz como te gustaría que fuese.

¿Estás con gente con quien realmente no disfrutas estar? Si es así, has cedido tu poder de ser feliz a ellos.

No tienes que hacerlo nunca más.

Si has cedido tu poder, puedes recuperarlo. Aún es tuyo. Aprópiate de él.

Tu poder y/o libertad también incluye tu opción de cambiar los patrones dentro de ti mismo que reconoces que no han sido óptimos, que son el resultado de una percepción equivocada, y de formas limitadas de comprender.

Tus apegos y adicciones están entre tu y tu libertad. Cuando eres libre, eres capaz de decidir en cada momento qué te gustaría hacer, y qué tiene sentido hacer. No te permites a ti mismo ser controlado por programas pasados.

Cuando eres adicto a algo y no lo obtienes, no te sientes bien. El grado de tu malestar muestra el grado de apego o adicción. Puedes elegir no dar tu poder a tus apegos, o al objeto de tus apegos. El desapego es libertad.

No se trata de desprenderse. Desprenderse es alejarse de todos los sentimientos. El desapego permite sentimientos positivos de alegría cuando tienes algo. Cuando hay algo que no tienes, eres capaz de focalizar tu atención en lo que tienes.

Si, por ejemplo, estas apegado a una cena con langosta, y no puedes cenar langosta, no eres libre de disfrutar lo que tienes. Cuando no estás apegado, puedes disfrutar una ensalada, un bistec, o si dispones de langosta, realmente disfrutarla, también.

Si estás apegado o eres adicto a una persona, cuando estás con ella, pasas tiempo preocupándote por cuando no estarás con ella, y cuando ellos no están, pasas tiempo echándoles de menos, y no estando presente con la gente que están contigo. Eso no es libertad.

Tienes el poder y la libertad de estar totalmente presente dondequiera que estés, disfrutando de lo que este ocurriendo.

Los demás no tienen que cambiar su forma de Ser por tus apegos, y tú no tienes que cambiar tu forma de Ser por las adicciones de los demás.

Tú asumes la responsabilidad total de ti mismo, y cualquier cosa que pienses, hagas o digas y reconoces que los demás tienen la responsabilidad por cada cosa que elijan pensar o hacer o decir.

No decidas qué piensan los demás, o que harán en una situación dada, porque de hecho, realmente no lo sabes, esa es su responsabilidad. Solo necesitas examinar tu propia conciencia y lo que ocurre en ella.

Los demás son libres para querer lo que quieren y tú eres libre de decir sí o no a eso. Es correcto para ellos quererlo y es correcto para ti el no quererlo. De la misma forma que eres libre de querer lo que quieres y los demás son libres de no querer lo mismo. Cuando ambos queréis lo mismo, hay un acuerdo libre y entonces es probable que algo suceda. Si no, puedes estar de acuerdo en no estar de acuerdo y cada uno puede encontrar la felicidad y la satisfacción a su manera.

Cada persona tiene derecho a tener su propia opinión y sus propios pensamientos y deseos y tú , eres libre.

Revisa tu película, en la que no eres solamente el protagonista, sino también el director. Y también eres el público. ¿ Cuáles eran los efectos de tus acciones y palabras? ¿ Podrías haber escrito un mejor guión para ti mismo? Si es así, ¿ qué hubieses hecho de otra manera? ¿ Podrías haber actuado con más amor, más comprensión?

Revive la situación en tu mente, haciéndola distinta, y mira el final diferente. Decide que si la situación se presenta de nuevo, la revivirás de la nueva forma. Dedícate a esa decisión. Entonces, has cambiado para mejor, porque era tu elección, y has aprendido lo que necesitabas.

Asimismo, debes darte cuenta de que las cosas ocurren de la forma que tiene que ocurrir, con la química de las personas involucradas, para obtener el resultado que necesita ocurrir. La próxima vez, sin embargo, serás capaz de lograr el mismo resultado con más armonía.

Continua haciendo esto hasta que seas honestamente capaz de dar a tu película y a tu carácter grandes repasos. ¡Si vieras esa película en el cine, hubieses pensado que era una película fabulosa, con una estrella inspiradora tú! Hubieses recomendado la película a tus amigos y disfrutaríais viéndola de nuevo.

Date cuenta de cuáles son tus motivos para hacer las cosas. ¿Cuáles son tus motivaciones? En una situación dada, ¿estás escogiendo el miedo o la libertad? ¿Estás haciendo las cosas porque realmente las has elegido, o las estas haciendo ,o no haciendo, por miedo? Confía en tus instintos y en lo que es auténtico para ti, y haz lo que realmente quieras hacer.

¿Te contenías de ser quien realmente eres porque pensabas que tenías que hacerlo, y luego te dabas cuenta que realmente no tenias que haberlo hecho? Entonces, la base de tu decisión y tus acciones era el miedo. Toma la decisión de que no tienes que hacerlo nunca más. Puedes ser quién realmente eres, y la gente te disfrutará aún más. Cuando haces lo que realmente quieres, algo maravilloso ocurre.

¿Es el amor tu motivación, o es la culpa? ¿Haces las cosas para evitar sentirte culpable, porque te sentirías culpable no haciéndolas? O actúas claramente, haciendo lo que realmente quieres hacer, como una expresión de amor.

Si has estado teniendo como motivaciones el miedo o la culpa, ¿quieres seguir de esa manera? No tienes porqué, lo sabes.

Puedes hacer una elección consciente, una profunda decisión, no tener miedo o culpa o ira controlando tu vida, si no actuar como un Ser conscientemente libre. Cuando lo haces, a partir de ese momento, si descubres que tu decisión va a ser de una cierta forma, o hacer (o no hacer) una cierta cosa basada en el miedo, la culpa o la ira, dedícate a tomar una decisión distinta. Entonces, no estas permitiéndote ser controlado por los patrones pasados de ser o hacer, sino viviendo realmente tu libertad.

Eres realmente libre. Solamente tienes que adueñarte de tu libertad, y ser libre. No solamente te sentirás mejor y disfrutarás tu vida mucho más, sino que también liberarás patrones que se asociaban con visión distorsionada. Vas a volver a la claridad.

Eres libre de pensar de la forma que elijas, y amar de la forma que elijas, y actuar de la manera que elijas.

La gente que te ama disfruta viéndote feliz de la forma en que realmente te gusta ser feliz, siendo la expresión más llena de tu Ser, siendo auténtico, siendo todo lo que tú puedes ser. La gente que te ama realmente quiere que tengas éxito.

Pero, depende de ti.

Tienes el poder y la libertad de ser auténtico, de ser feliz, de tener éxito, de estar satisfecho.

Mira claramente lo que es auténtico para ti. Y vívelo.

Mientras nos han enseñado que es algo bueno ser nosotros mismos, de hecho, también necesariamente, nos han enseñado de muchas maneras que no tenemos que ser nosotros mismos para complacer a los demás y que es bueno complacerles, hacer feliz a los otros.

Entonces, parece ser una elección entre hacer feliz a los demás, por un lado, y siendo nosotros mismos, hacernos felices a nosotros mismos, por el otro lado.

Si has estado eligiendo no ser tu mismo para que otros fueran felices, has decidido que complacer a los demás era más importante que ser realmente tú mismo. Esta era una bonita expresión de tu amor, pero con un coste elevado para ti, y tu facilidad de Ser, y tu salud. La facilidad de Ser se asocia con la salud. No ser tu mismo requiere una inversión de energía, que también se conoce como estrés, un elemento no saludable desde ningún punto de vista.

Lo que tiene mayor sentido es cambiar tus prioridades de forma que ,ser auténtico, sea lo más importante y de hecho, una parte necesaria de cualquier proceso de sanación.

Aún puedes disfrutar expresando tu amor de cualquier forma que funcione para ti y saber la importancia de ser auténtico. Siendo tu mismo. Siempre. Con claridad y amor.


Por Martin Brofman, Ph, D.


* * *

* * * 


Preguntas concernientes a La vida después de la muerte. I


* PREGUNTA Nro. 1 - LA EXISTENCIA EN EL PURGATORIO
 

¿La experiencia del Ego en el Purgatorio, continúa desde la muerte hasta que el panorama llega al momento del nacimiento de la vida que acaba de terminar, o existen períodos de descanso entre el término del sufrimiento por ésta, aquélla, o la otra acción, y el comienzo del sufrimiento por la siguiente?

Respuesta: La Naturaleza que es Dios en Manifestación, siempre tiende a la conservación del potencial, logrando los más grandes resultados con el menor consumo de fuerza o energía. La Ley de Analogía es aplicable a este caso. Si estudiamos el efecto del cambio en el mundo físico, aprenderemos algo de su consecuencia en el reino que está por encima de nosotros. Una persona que se encuentre aquí sufriendo agudamente por un corto tiempo, generalmente siente el dolor muy intensamente; mientras que aquel que sufre por años consecutivamente, aunque el dolor que se le inflige, puede ser igualmente severo, no parece que sienta el sufrimiento con la misma intensidad. Se ha, por así decir, acostumbrado, y su constitución en cierto sentido se ha vuelto demacrada y adaptada al dolor; por lo tanto, el sufrimiento no es sentido tan agudamente por éste, como por la persona del primer caso.

Sucede lo mismo en la experiencia del Purgatorio. Cuando una persona (hombre o mujer) ha sido muy dura y rigurosa en la vida, cuando ha causado profundo dolor aquí, allí, en cualquier parte, y en cualquier ocasión presentada, encontraremos que su sufrimiento en el Purgatorio será muy severo, intensificado, por supuesto, por el hecho de que la experiencia purgatorial es de menor duración que la vida vivida en la tierra; pero el dolor es intensificado en proporción.

Ahora, por consiguiente, es evidente que si su experiencia fuera continua, si el dolor causado por un acto fuera seguido de inmediato por el siguiente, mucho del efecto del sufrimiento habría de perderse para el alma porque no lo sentiría en su total intensidad. Por consiguiente, las experiencias tal como fueron, le llegan en oleadas, de modo que hay un período de descanso después de cada período de sufrimiento con el fin de que la total intensidad del siguiente pueda sentirse.

Algunos pueden pensar, por supuesto, que esto es cruel, y que es infligir dolor innecesariamente, aprovechando cualquier artificio para hacer el sufrimiento tan agudo, como sea posible. Sin embargo esto no es así. Aunque el efecto está allí, el motivo es un bien mayor, pues la naturaleza, nunca busca vengarse, o vindicar cualquier mal, sino enseñar a los que se permiten hacer el mal no repetir el acto, dándole al trasgresor dolor por dolor. La tendencia en la vida futura es obligarle a que respete los sufrimientos de los demás y así ser misericordioso con todo el mundo. De este modo, la más fuerte intensidad en el dolor es necesaria para la conservación de la energía, y para hacerlo bueno y puro mas pronto que lo que sería en el caso de que el dolor fuese continuo y el correspondiente sufrimiento aminorado.


* PREGUNTA Nro. 2 - CÓMO ESTÁN VESTIDOS LOS MUERTOS?


¿Cómo aparecen los llamados muertos en su ropaje externo? ¿Cómo están vestidos? ¿Sus pensamientos moldean la materia sutil en trajes u otra cosa que deseen? Uno juzgaría que es así, por lo que se informa en el Concepto Rosacruz del Cosmos, sobre el Mundo del Deseo.

¿Toma el cuerpo de deseos la forma del cuerpo denso inmediatamente que el cordón plateado se rompe?
 

Respuesta: Es posible, para los así llamados muertos, formar con sus pensamientos cualquier material para vestir que deseen. Generalmente piensan de sí mismos que están vestidos con el traje tradicional del país en el que vivieron antes del deceso, y por lo tanto, aparecen vestidos, así, sin esfuerzo particular alguna de pensamiento. Pero cuando desean obtener algo nuevo, alguna prenda no común para vestir, naturalmente que tienen que usar su poder de voluntad para crearla y tendrá tanta duración como piense la persona estar vestida con ella.

Pero esta ductilidad de la sustancia de deseos para ser moldeada por el poder del pensamiento, también es utilizada en abandona este mundo como consecuencia de algún accidente, piensa de sí, estar desfigurada en cierto modo, quizá con una otras direcciones. Hablando en general, cuando una persona pierna menos, o con un agujero en la cabeza. Esto no le causa inconveniente alguno, puede moverse por donde quiera, fácilmente, ya sea que tenga o no brazos o piernas; pero demuestra la tendencia del pensamiento para dar forma al cuerpo de deseos. En el comienzo de la guerra, cuando gran número de soldados pasaron al Mundo del Deseo con lesiones de la más horrible naturaleza, los Hermanos Mayores y sus discípulos enseñaron a estos hombres que por sólo mantener el pensamiento en el sentido de estar sanos corporalmente se curarían en seguida de las heridas que los desfiguraban. Esto lo hicieron inmediatamente. Ahora todos los recién llegados, cuando les es posible comprender estos asuntos allí, son curados inmediatamente de sus lesiones o amputaciones, y al verlos nadie podría pensar que han fallecido como consecuencia de algún accidente.

El resultado es que este proceder se ha generalizado tanto, que mucha gente que ha muerto desde entonces se ha beneficiado con el conocimiento de esta propiedad de la materia de deseos y la ha moldeado con el pensamiento en los casos en los que ha querido cambiar su apariencia corporal. Algunas veces aquellos que son muy corpulentos desean ser más delgados o aquellos que son muy delgados desean aparecer como si tuvieran más carnes. Sin embargo, este cambio o transformación no es un éxito permanente debido al arquetipo. El excedente de carnes puesto en una persona delgada, o la cantidad que ha sido quitada a otra corpulenta, no son permanentes, pues después de algún tiempo, estas personas gradualmente vuelven a su condición original y entonces tienen que renovar el proceso si no quieren mantenerse así. Sucede lo mismo cuando las personas intentan moldear sus facciones y cambiarlas por una apariencia que más les agrade. No obstante, los cambios que afectan las facciones son menos permanentes porque la expresión facial, allí como aquí, es una indicación de la naturaleza del alma; por consiguiente, todo lo que es fingido es rápidamente dispersado por el habitual pensamiento de la persona.

Con respecto a la segunda parte de la pregunta, podemos decir que durante la vida física el cuerpo de deseos tiene mas o menos la forma de una nube ovoide que circunda el cuerpo denso. Pero tan pronto como la persona obtiene conciencia en el Mundo del Deseo, y comienza a pensar de sí misma que tiene la forma del cuerpo denso, entonces el cuerpo de deseos comienza a asumir esa forma. Esta transformación es facilitada por el hecho de que el cuerpo del alma, compuesto de los dos éteres superiores, el éter luminoso y el éter reflector, todavía permanece con el hombre, el Ego. Para hacerlo más claro y presentar una útil comparación, recordemos que en el tiempo en que el Ego está viniendo a renacer, los dos éteres inferiores son moldeados en una matriz hecha por los Señores del Destino -los Ángeles Archiveros y sus agentes-. Estos éteres vibran con los átomos-simientes en el corazón y en el plexo Solar. La matriz así moldeada es colocada en el útero de la madre en donde las partículas físicas son encajadas de tal modo que gradualmente forman el cuerpo del niño que entonces nace. En este período, el niño no tiene cuerpo del alma. Cualquier cosa que pueda existir de esos dos éteres superiores no es asimilado sino hasta más tarde en la vida, y es formado por las acciones que son buenas y verdaderas. Cuando el cuerpo del alma ha alcanzado cierta densidad, es posible a la persona funcionar en él como un Auxiliar Invisible, y durante sus vuelos anímicos, el cuerpo de deseos se amolda sin esfuerzo en esta preparada matriz. Cuando la persona retorna a su cuerpo físico, el esfuerzo de voluntad por medio del cual entra en él, disuelve automáticamente la íntima conexión entre el cuerpo del alma y el cuerpo de deseos. Más tarde, cuando la vida en el mundo físico ha terminado, y desechados los dos éteres inferiores juntos con el cuerpo denso, el luminoso cuerpo del alma, o "traje dorado de bodas" aún permanece con los vehículos superiores, y dentro de esta matriz se moldea el cuerpo de deseos en su nacimiento en el Mundo Invisible.
Así como el cuerpo del niño fue formado de conformidad con la matriz de los éteres inferiores antes de nacer físicamente, similarmente el nacimiento en el Mundo Invisible, qué sigue a la muerte en la región física es asistido por una impregnación con materia de deseos de la matriz formada de los éteres superiores, para formar el vehículo que será usado en ese mundo.

Pero los llamados muertos no son los únicos que tienen el poder para moldear así la materia de deseos en la forma que quieran. Este poder lo comparten los otros habitantes del Mundo del Deseo, ya que hasta los elementales, muy frecuentemente usan esta facultad de transformación para asustar o engañar al recién llegado, como muchos neófitos lo han comprobado, para su consternación, cuando por primera vez entran en esa región. Pues estos pequeños diablillos son rápidos para conocer cuando una persona es extraña y no familiarizada con la naturaleza de las cosas de allí, y parece que sienten un deleite especial en fastidiar a los recién llegados, transformándose en los más grotescos y terroríficos monstruos. Entonces pueden fingir los más atroces ataques en contra del neófito y parece que les proporciona el más agudo deleite si les es posible acorralarlo en un rincón y hacerlo crisparse de miedo mientras permanecen rechinando los dientes como si fueran a devorarlos. Pero en el momento en el que el neófito aprende que en realidad no existe nada que pueda dañarlo, que en sus vehículos sutiles es inmune contra todo peligro de ser destrozado o devorado, y que reírse tranquilamente de estas inofensivas criaturas y un firme mandato de retirarse, es todo lo que se necesita para que vuelvan su atención a otra parte, pronto lo abandonan. De esta manera aprende a forzarlos a hacer su voluntad, pues en ese mundo todas las criaturas que no están individualizadas son compelidas a obedecer los mandatos de las inteligencias superiores, y el hombre está entre éstas.

De esta manera el hombre puede tomar un elemental y hacer que asuma la forma que desee y utilizarlo para cumplir sus mandatos. Los seres así creados con su vida y poder de voluntad, a quiénes a dado cierta misión que llenar, obedecerán fielmente sus órdenes y de acuerdo con la intensidad que él ponga en esa obra, la cosa durará más o menos tiempo. En esta forma muchos de los llamados espectros han sido creados y se les ha dado una misión que dura por siglos aún después que la persona quién originalmente dio comienzo al hechizo, haya pasado al Mundo Celeste. Este es probablemente el origen de la "dama blanca" que advierte a los Hohenzollerns de la inminente muerte. Ella, y otras aspiraciones semejantes que han dado lugar a tanta especulación, han sido creados por la superlativa intensidad del deseo de un ser humano, lanzado al Mundo del Deseo, bajo particulares circunstancias de dolorosa angustia, lo cual forjó el requerido encanto mágico, sin saberlo su propio creador.


La Filosofía Rosacruz enseña que el hombre es un ser complejo, un Ego, o Espíritu triuno que posee:

(1) Un cuerpo denso, compuesto de los sólidos, líquidos, y gases del Mundo Físico. Es el instrumento visible que usa en este mundo para moverse y accionar; el cuerpo del que la gente comúnmente piensa que es “el hombre”.

(2) Un cuerpo vital, que está formado de éter e ínterpenetra nuestro cuerpo físico, así como el éter satura todas las otras formas con la excepción de que los seres humanos especializan una mayor cantidad del éter universal que otros seres vivientes. Este cuerpo etéreo es nuestro instrumento para especializar la energía vital del Sol, y para llevar a cabo las funciones de la asimilación, crecimiento, propagación, etcétera.

(3) Un cuerpo de deseos, que es nuestra naturaleza emocional. Este vehículo más sutil penetra a ambos, al cuerpo vital y al cuerpo denso. Es visto con la visión espiritual que se extiende como unas diez y seis pulgadas externamente al cuerpo visible, el cual queda localizado en el centro de esta nube ovoide como la yema está en el centro de un huevo. El cuerpo de deseos contiene centros sensorios que, cuando son desarrollados apropiadamente, son los medios de percepción del hombre en el Mundo del Deseo.

(4) La mente, que es un espejo que refleja el mundo externo y permite al Ego transmitir sus mandatos como pensamiento y palabra. Es el eslabón entre el Espíritu y sus cuerpos. Actualmente no es sino una nube informe, pero a su tiempo estará, en realidad, tan organizada como los otros cuerpos del hombre.

El Ego, es el espíritu triuno que usa estos vehículos para obtener experiencia en la escuela de la vida y transmutarla en poder anímico.


Extracto de: MAX HEINDEL - FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS


Pag. Anterior: Varios/Otros - ¿Cómo se debe utilizar la energía generadora? II
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3601



 

* * *

lunes, 13 de abril de 2015

compartir.:::.De acuerdo con la sabiduría de su Intimo.- Krishnamurti ~ Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo - Impronta y Reimpronta de traumas.

***
Translate   /traducir/ Vertaal /  ♪ → → → ► → → →
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen / ♪ → → → ► → → →
переводити/Traduire/ переводить ♪ → → → → → → ►
 ترجم / לתרגם   翻訳する
  ***
* * * * * *

* * *  
Compartir:



De acuerdo con la sabiduría de su Intimo.


Conclusión.


Todos nosotros nos reunimos alrededor de nuestro Sol central de experiencia y, a medida que desarrollamos el sistema central, en nuestro interior, empieza a darnos poder para dar nacimiento a nuestras posesiones ocultas. Al avanzar, nos damos cuenta de la importancia de nuestro Intimo, y aspiramos a obtener su inteligencia dominadora; porque hemos de llegar a ser la inteligencia real del Intimo, puesto que es la evidencia de nuestro mundo interior; y mientras estamos incrustados en la substancia de nuestro mundo físico, no podemos asumir las operaciones del Intimo.

Al volver a nuestro cuerpo físico, después de abandonarlo, nos impresiona la falta de reverencia con que hemos tratado a nuestro Intimo; porque nos hemos separado nuevamente de sus atributos, y nos regimos por las leyes que formulamos en este mundo objetivo. De ahí que la Aurora de Juventud ha de darnos el poder de asumir nuestra propia individualidad y convertirnos en un ser secundario, bajo la protección conjunta de nuestros átomos Aspirantes y de Transformación, los cuales responden a la dirección del átomo Nous y del Intimo.

Si hemos de ser personas secundarias, es decir, personas con átomos que componen nuestras dos naturalezas, la secundaria y la física, hemos de obedecer las leyes y edictos que la energía jerárquica emita. Esto es lo que queremos dar a entender al hablar de la unión con la inteligencia de nuestro sistema secundario, y con la energía de la Aurora de Juventud, que es un flujo que liga estos dos cuerpos. Esto hará que vivamos en dos mundos al mismo tiempo, y nuestra naturaleza secundaria empezará, poco a poco, a operar en nuestro cuerpo mental y en los inferiores.

Esta unión con nuestro yo secundario empezará a cambiar la apariencia de nuestro cuerpo físico; porque, cuando empezamos a recibir nuestra educación de la Naturaleza y respondemos a lo más elevado en nosotros, empezamos a formarnos a la imagen planeada por el cuerpo del átomo Nous.

Con frecuencia, hemos dicho que la Naturaleza trabaja intermitentemente, y que la Aurora de Juventud representa la actividad de la Naturaleza, manifestándose en nuestros cuerpos objetivos.

El entrelace de estos dos cuerpos dará origen a un período de intensa actividad en nuestro sistema seminal, y dará nacimiento a la forma más elevada de habilidad creadora, lo mismo que a la más baja. Tendremos que elegir, entre revestir nuestros cuerpos con substancias atómicas superiores o inferiores, y trabajar y aspirar a nuestro sistema secundario, o desarrollar y evocar a nuestra naturaleza animal, sumergida en nuestra atmósfera objetiva. Esta unión, con el desenvolvimiento de nuestro sistema seminal, producirá un físico humano similar al tipo del hombre cazador; el cazador que lo es por el placer de matar a sus semejantes y procura exterminar a todos cuantos se le opongan.

Sobre este período se escribió en los antiguos libros atlantes; pues en ellos, han analizado sus propias emanaciones jerárquicas, y pueden así leer los registros de lo porvenir. Lo que leemos con respecto a este porvenir nos hace temblar y encogernos; porque no sólo leemos sobre el hombre divino, sino también sobre el bruto. La razón de esto es que, donde la luz es más brillante, las sombras son más densas.

La juventud del futuro tendrá que determinar, por sí misma, sus propias dotes, en sus sistemas secundarios, y estos dos tipos de castas se reconocerán fácilmente entre ellos.

El hombre avanzado será consciente de poseer dos personalidades, manifestándose simultáneamente en dos planos. Para el estudiante aspirante, esto está simbolizado en Castor y Pollux.

El estudiante debiera tener, constantemente, en cuenta el aforismo de que como arriba así es abajo. Cuando introducimos en nuestros cuerpos átomos de un voltaje más alto, poco a poco, quedamos sumergidos en su longitud de onda. De esta manera, nos relacionamos con nuestra propia energía paterna. Aunque el Intimo descienda y se revista de materia, se mantiene relacionado con su rama paterna; por lo que sabemos, esta rama es la expresión individual de la Realidad, de la cual el Intimo surgió. No obstante que, nos hemos formado alrededor del mismo, y hemos cambiado la naturaleza de su substancia, tratamos, en nuestra práctica, de expresar y recuperar su propia individualidad verdadera; porque hemos introducido elementos muy diferentes a los de nuestra prístina substancia original; y esta difusión de materia entorpece al Intimo al tratar de relacionar su inteligencia con nuestra mente.

Si estudiamos la formación de los cristales, este estudio explicarà lo que queremos decir.

En las investigaciones de Mitscherlich, 1918- 1921; éste dice:

En la ley de reemplazo de Elementos por otros del mismo grupo, se encontró la explicación de las diferencias en la composición química, observada en minerales que, en otros respectos, aparecen ser de la misma clase”.
“O, también, se pueden cambiar substancias de un cristal, pero tan lentamente que, cada partícula de materia nueva toma, exactamente, la posición de una de las partículas originales.

Como resultado final, la materia nueva asume la forma característica de la que ha sido reemplazada”.

En el cuerpo, hay una porción que se adhiere a su propio asiento de instrucción. Estos átomos se congregan alrededor del germen simiente, el cual tiene forma similar a la imagen de su propio átomo Nous. Cada centro en nosotros ha venido a quedar impregnado con materia extraña; de consiguiente, no puede ajustarse a sus verdaderos elementos.

Los átomos de oposición han introducido esta materia extraña; y es esta división la que se opone al plan del átomo Nous. En esto, encontramos actuando una energía atómica diferente; porque, como nosotros estamos divididos en varios grupos que giran alrededor del Intimo, no podemos reflejar su inteligencia en nosotros, debido a la infiltración de densidades extrañas, y así somos incapaces de cumplir sus propósitos. Encontramos a nuestros átomos reunidos alrededor de una rama paterna general, pero no podemos relacionarlos con su rama original, hasta que los unimos por medio de la práctica de Yoga. Pues, cuando evocamos nuestra energía solar, unimos todos nuestros centros a sus propias ramas paternas y, así, los unimos al sistema central del Intimo.

Las ramas paternas menores son las que vienen de la rama paterna del Intimo; pero ellas manifiestan su propia expresión individual.

Es interesante notar cómo la Aurora de Juventud se manifiesta en las auras de nuestros compositores más jóvenes, aunque éstos sean inconscientes de ello. Los nervios del hombre son puestos a tono con una clave más alta, y un elemento cristalino los vuelve, poco a poco, a sus ramas paternas, ajustándolos a la imagen de su átomo Nous.

La juventud avanzada pensará por sí misma y tratará de demostrar su propia individualidad; el pasado, que ha moldeado la juventud de nuestra generación, ya no volverá a manifestarse.

Estos jóvenes se agruparán y se negarán a ser dominados por las condiciones políticas y sociales del pasado. El mundo será cambiado por su pensamiento combinado; porque, según uno piensa, eso deviene, y la atmósfera de este mundo irá modificándose a medida que la Aurora de Juventud se abra camino hasta su conciencia. Esto dará nacimiento a sus leyes naturales instintivas, las que utilizarán para satisfacer las necesidades de su época. Las leyes antiguas sobre la propiedad y las rentas serán descartadas.

Esta nueva fuerza hará analíticas las mentes de los jóvenes, y les dará una intensidad de expresión que les ayudará a buscar a su Intimo y a no depender de credos y códigos externos.

En el área Occidental, el gran Iniciado ha ido sembrando, en el subsuelo, átomos que traerán a la vida una intensidad de experiencia individual, con prosperidad para nuestra gran confederación.

Los estudiantes colocados en el Sendero de actividad, y cuyo símbolo es la espada de la Justicia, tienen que trabajar, al practicar, en un período avanzado; porque ello los prepara para ocurrencias venideras; un estudiante irá, con frecuencia, a un país extranjero con objeto de estar en cierto lugar, cuando ocurra el suceso que ha previsto. Porque un simple suceso puede, a veces, llevar a los países a un estado caótico. Esto ocurre, también, cuando un estudiante está bajo el entrenamiento de su Instructor; y en el que aprende a actuar, en el acto, por medio de su sistema de comunicación. A veces, el estudiante hace un gran sacrificio, a tiempo para evitar una calamidad. Al estudiante no se le enseña lo que va a ocurrir; pero siente una intensa impresión, y sabe lo que tiene que hacer. Con frecuencia, se necesita gran astucia, pues las fuerzas negras son tan observadoras como las blancas; las negras leen, fácilmente, en la atmósfera del estudiante que lleva tales direcciones en la mente. De manera que, un segundo grado, en la obra de un estudiante, consiste en hacer frente a la astucia con astucia, y no pensar en el peligro que le amenaza. El estudiante, que esté bajo observación, lo sabrá; pues registra la presión mental de tales fuerzas y las ve clarividentemente. El estudiante avanzado descubrirá que hay un método, mediante el cual se puede ver, por la parte posterior de la cabeza a quienes tratan de seguirlo y, cuanta más mala sea esa gente, más claramente la verá.

Durante la gran guerra, varias naciones cometieron el error de que sus correos aprendieran de memoria los mensajes; pero cuando éstos despertaban, a veces, se daban cuenta de que un mago, que trabajaba para otro país, les exigía el mensaje y se lo habían dado libremente.

Para el ocultista, la diplomacia secreta es una farsa; debiéramos darnos cuenta, por lo tanto, de que ninguna mente está segura de sus materiales, en su atmósfera objetiva. Si queréis impedir que vuestros pensamientos creadores os sean robados, no los distribuyáis en vuestra atmósfera exterior.

En lo futuro, usaremos vestiduras naturales, no artificiales, en la forma de una atmósfera que crearemos. Cuando podamos desarrollar ésta, ya no tendremos que recurrir a necesidades artificiales, Esta será una atmósfera de radiación, extraída del propio universo interior; nos calentará también cuando tengamos frío, y nos hará inmunes a la atracción de bestias e insectos.

Este estado natural producirá pureza de pensamiento y de acción, y el hombre no consumirá su sistema en las pasiones y los deseos de una edad obscura. Este método lo emplean los yoguis cuando vagan por la jungla, y muestra el por qué pueden vivir en las cumbres nevadas, cubiertos sólo con una simple vestidura.

La generación más joven, que responde a la Aurora de Juventud, ya empieza, inconscientemente, el lento desenvolvimiento del nudismo en varias partes de Europa.

Un pupilo que, fuera del cuerpo, fué llevado a América exclamó de pronto: “El es un Adamita y lleva nada más que un taparrabos”. Era su primera visita a un gran Iniciado.

Durante varios siglos, los grandes Iniciados de todo el mundo han atraído a las áreas occidentales, incluso América, a cuerpos que poseen un tipo particular de átomos. Estos van a ser ahora unidos a su rama paterna, atlante en conciencia; pero, al mismo tiempo, se han congregado en el país fuerzas opuestas; tipos que trabajan contra la ley y el orden. Porque el Enemigo Secreto trata de destruir, siempre que puede, los ideales de Justicia, y podemos hoy ver cómo la Justicia es burlada, y que la libertad de un individuo es moldeada por ingenieros del desorden social.

Las fuerzas del bien y del mal tienen sus depósitos en la naturaleza del hombre, y cada una dará su riqueza a la mente que apela a sus diversos centros.

Quienes temen a Dios y procuran ajustarse a Sus mandamientos, prosperarán en esta nueva Era venidera; pero si una nación no procura que Dios se manifieste en sus tribunales de Justicia, tendrá que soportar el Azote de Aflicción. Si los verdaderos miembros de esta rama atlante se unen y arrojan de sus eras a las fuerzas del Enemigo Secreto, y preparan sus cobertizos para una gran cosecha, entonces América y las áreas occidentales de Europa alcanzarán su antigua herencia, o sea, la iluminación de la Aurora de Juventud.

El estudiante debe tener presente que el subsuelo de estas áreas occidentales está impregnado de átomos de las civilizaciones atlantes.

Nos hemos ocupado, constantemente, del poder de la palabra “Aspiración”, y confiamos que habrá creado, por extraño que parezca, un complejo en el sistema secundario del lector, que mantendrá esta palabra en su interior y no en su exterior.

No es bueno tener un complejo mental; pero formar una substancia interior de un grupo de átomos aspirantes dará al estudiante un nuevo poder; porque tales átomos fomentan el crecimiento de la aspiración, y ésta resguarda los pensamientos de uno bajo el protector Escudo de Plata. En resumen, hemos de desarrollar el hábito de constante aspiración.

Soy uno a quien se ha concedido el privilegio de estudiar y revelar esta ciencia Yoga, adaptada a cuerpos occidentales, y confío que otros se beneficiarán, también, de estas instrucciones.

Confío que, más tarde, se me permitirá escribir una obra sobre el desenvolvimiento de la Confederación Americana, en su aspecto oculto.

He procurado dar al lector una ligera comprensión de una ciencia sin límites; una iluminación que unirá al estudiante sincero a la gozosa Aurora de Juventud y le dará una intensidad de belleza, que no hay palabras para describirla, y le haga avanzar en el conocimiento de su propio ser. Uno puede emplear una vida entera en prácticas, para encontrar que sólo ha recorrido un corto trecho en el Sendero.

He tratado de adaptar esta obra a la cultura intensiva de esta época, de manera que ni el cuerpo ni la mente queden aprisionados, y que cada persona se pueda manifestar, de acuerdo con la sabiduría de su Intimo.


Extracto de DIOSES ATOMICOS (LA AURORA DE LA JUVENTUD)


Pag. Anterior: Varios/Otros - La Llama Solar. Parte 2
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3638


* * *


Compartir:



Krishnamurti ~ Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo.


Lo que estoy diciendo en todas estas conversaciones no es algo para ser meramente recordado. Su propósito no es que ustedes traten de acumular en la mente lo que oyen, que se acuerden de ello y después piensen o actúen al respecto. Si simplemente acumulan en sus mentes lo que les estoy diciendo, eso no será más que memoria, no será una cosa viva, algo que comprenden realmente.

Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo. Espero que vean la diferencia entre ambas cosas. La comprensión es inmediata, directa, es algo que ustedes experimentan intensamente. Pero si sólo recuerdan lo que han oído, ello servirá solamente como un patrón, como una guía para seguir, para repetir, una idea para imitar, un ideal sobre el cual basar sus vidas.

La comprensión no es un asunto de la memoria. Es una intensidad constante, un descubrimiento permanente.

Por lo tanto, si sólo recuerdan aquello de que hablo, compararán y tratarán de modificar sus acciones o de ajustarlas a lo que recuerdan. Pero si realmente comprenden, esa comprensión misma genera acción, y entonces no tienen que actuar conforme a lo que recuerden. Por eso es muy importante no limitarse a recordar, sino escuchar y comprender instantáneamente.

Cuando ustedes recuerdan ciertas palabras, ciertas frases, o rememoran ciertos sentimientos que se despertaron aquí y comparan aquello que hacen con lo que recuerdan, existe siempre una lucha entre esa acción y lo recordado. Pero si de verdad comprenden, no copian. Cualquiera que posea cierta capacidad puede recordar palabras y aprobar exámenes; pero si comienzan a comprender todo lo implicado en aquello que ven, que oyen, que sienten, esa comprensión misma genera una acción que ustedes no tienen que dirigir, moldear ni controlar.

Si meramente recuerdan, estarán siempre comparando; la comparación engendra envidia y sobre esa envidia se basa toda nuestra sociedad adquisitiva. La comparación jamás dará origen a la comprensión. En la comprensión hay amor, mientras que la comparación es mera intelectualización, es un proceso mental que consiste en imitar, en seguir, proceso en el que siempre existe el peligro del conductor y el conducido.

¿Alcanzan a ver esto?

En este mundo, la estructura de la sociedad se basa en el que conduce y los que son conducidos, en el ejemplo y los que siguen el ejemplo, en el héroe y los adoradores del héroe. Si investigan este proceso de conducir y ser conducido, encontrarán que cuando siguen a otro no hay iniciativa. No hay libertad ni para ustedes ni para el que conduce; porque ustedes crean al que les conduce y entonces éste les controla. En tanto estén siguiendo un ejemplo de renunciamiento, de grandeza, de sabiduría, de amor, en tanto tengan un ideal que deba ser recordado y copiado, habrá inevitablemente una brecha, una división entre el ideal y la acción que desarrollan.

Un hombre que realmente ve la verdad de esto, no tiene ideales ni ejemplos, no sigue a nadie. Para él no hay ni gurú ni mahatma ni conductor heroico. Está comprendiendo constantemente lo que hay dentro de él mismo y lo que escucha de otros, ya sea de sus padres, de un maestro, de una persona como yo, que ocasionalmente entra en su vida.

Si ahora están escuchando y comprendiendo, entonces no siguen ni imitan; por lo tanto, no temen, y entonces hay amor.

Es esencial que todo lo vean muy claramente por sí mismos, de manera que no sean fascinados por héroes ni hipnotizados por ejemplos, por ideales. Los ejemplos, los héroes, los ideales tienen que ser recordados y se olvidan fácilmente; por eso necesitan tener un recordatorio constante en la forma de una pintura, un ídolo, un eslógan. Al seguir un ideal, un ejemplo, están meramente recordando, y en el recuerdo no hay comprensión.

Están comparando lo que son con lo que quieren ser, y esa comparación misma engendra autoridad, envidia y miedo; y en eso no hay amor.

Por favor, escuchen muy atentamente todo esto y compréndanlo de modo que no tengan que seguir a líderes ni tengan que imitar o copiar ejemplos e ideales, porque entonces serán individuos libres con dignidad humana. No pueden ser libres si están comparándose perpetuamente con el ideal, con lo que deberían ser.

Comprender lo que son realmente -por feos o hermosos o temerosos que sean- no es una cuestión de memoria, de recordar un ideal. Tienen que observarse, tienen que estar atentos a sí mismos, de instante en instante, en la relación humana. Estar conscientes de lo que son en realidad, es el proceso de la comprensión.

Si realmente comprenden de qué estoy hablando, si lo escuchan completamente, estarán libres de todas las cosas totalmente falsas que las pasadas generaciones han creado. No estarán agobiados por la imitación, por la mera repetición de un ideal, lo cual sólo mutila la mente engendrando temor y envidia. Puede que inconscientemente estén escuchando esto de manera muy intensa. Espero que así sea, porque entonces verán qué transformación extraordinaria adviene con el escuchar profundo y la libertad respecto de la limitación.

Interlocutor: La belleza, ¿es objetiva o subjetiva?

K.: Ves algo hermoso, el río desde el balcón; o ves a un niño en harapos que llora. Si no eres sensible, si no te das cuenta de todo lo que te rodea, entonces pasas de largo y ese acontecimiento tiene muy poco valor. Una mujer va caminando con una carga sobre la cabeza. Sus ropas están sucias, ella se ve hambrienta y cansada.

¿Ves el color de su sari, por manchado que pueda estar? Están estas influencias objetivas que te rodean; y si careces de sensibilidad, jamás las apreciarás, ¿verdad?

Ser sensible es estar atento no sólo a las cosas bellas sino también a las que llamamos feas. El río, los campos verdes, los árboles en la distancia, las nubes de un atardecer, a estas cosas las llamamos bellas. A los aldeanos sucios, medio muertos de hambre, a las personas que viven en la escualidez o a las que tienen muy poca capacidad de pensamiento, de sentimiento, a todo esto lo llamamos feo. Ahora bien, si lo observan, verán que lo que hace la mayoría de nosotros es aferrarse a lo bello y desechar lo feo. ¿Pero acaso no es importante ser sensibles tanto a la belleza como a lo que llamamos fealdad? La falta de esta sensibilidad es la causa de que dividamos la vida en lo feo y lo bello. Pero si somos abiertos, receptivos, sensibles tanto a lo feo como a lo bello, entonces veremos que ambos están llenos de significado, y esta percepción enriquece la vida.

Entonces, ¿es subjetiva u objetiva la belleza? Si uno fuera ciego, si fuera sordo y no pudiera escuchar ninguna música, ¿carecería de belleza? ¿O la belleza es algo interno? Puede que uno no vea con sus ojos, que no escuche con sus oídos, pero si experimenta este estado de hallarse realmente abierto, sensible a todo, si está profundamente consciente de todo lo que ocurre dentro, consciente de cada pensamiento, de cada sentimiento, ¿acaso no hay belleza también en eso? Pero ya lo ven, pensamos que la belleza es algo exterior a nosotros. Por eso compramos pinturas y las colgamos en la pared. Queremos poseer hermosos saris, trajes, turbantes; queremos rodeamos de cosas bellas, porque tememos que sin un recordatorio objetivo perderíamos algo internamente.

¿Pero es posible dividir la vida, todo el proceso de la existencia, en lo subjetivo y lo objetivo? ¿Acaso no es un proceso unitario? Sin lo externo no existe lo interno; sin lo interno no existe lo externo.

Interlocutor: ¿Por qué los fuertes reprimen a los débiles?

K.: ¿Reprimes tú al débil? Descubrámoslo. En una discusión o en cuestiones de fuerza física, ¿no apartas del camino a tu hermano menor, al que es más pequeño que tú? Es porque deseas afirmarte a ti mismo.

Quieres mostrar tu fuerza, mostrar que eres mejor o más poderoso, de modo que dominas y apartas al más pequeño, te das importancia. Lo mismo sucede con los adultos. Son más grandes que tú, conocen un poco más que tú porque han leído libros, tienen una posición, dinero, autoridad, de modo que te reprimen, te hacen a un lado; y tú aceptas que te hagan a un lado; entonces, reprimes a alguien que está debajo de ti. Cada cual quiere afirmarse a sí mismo, dominar, mostrar que tiene poder sobre otros. Casi ninguno de nosotros quiere ser como nada. Queremos ser alguien, y el mostrar poder sobre otros nos proporciona satisfacción, nos hace sentir que somos alguien.

Interlocutor: ¿Por eso el pez más grande se traga al pequeño ?

K.: En el mundo animal tal vez sea natural que el pez grande viva del pequeño. Es algo que no podemos cambiar. Pero el ser humano grande no necesita vivir del ser humano pequeño. Si sabemos cómo utilizar nuestra inteligencia, podemos dejar de vivir uno del otro, no sólo físicamente sino también en el sentido psicológico. Ver este problema y comprenderlo, lo cual implica tener inteligencia, es dejar de vivir del otro.

Pero casi todos queremos vivir de otros, de modo que nos aprovechamos de alguno que es más débil que nosotros. La libertad no implica estar libres para hacer lo que nos plazca. Sólo puede haber verdadera libertad cuando hay inteligencia; y la inteligencia adviene cuando comprendemos la relación, la relación entre tú y yo, la relación entre cada uno de nosotros y alguna otra persona.

Interlocutor: ¿Es verdad que los descubrimientos científicos hacen que nuestras vidas sean más fáciles de vivir?

K.: ¿No han hecho más fácil tu vida? Tienes electricidad, ¿no es así? Mueves un interruptor y tienes luz. En este lugar hay un teléfono, puedes hablar si lo deseas a un amigo en Bombay o en Nueva York. ¿No es fácil eso? 0 puedes tomar un avión e ir rápidamente a Delhi o a Londres. Estas cosas son el resultado de los descubrimientos científicos y han hecho más fácil la vida. La ciencia ha ayudado a curar enfermedades; pero también nos ha dado la bomba de hidrógeno, que puede matar a millares de seres humanos. Por lo tanto, como la ciencia está descubriendo constantemente más y más, si no empezamos a utilizar con inteligencia, con amor el conocimiento científico, vamos a destruirnos a nosotros mismos.

Interlocutor: ¿Qué es la muerte?

K.: ¿Qué es la muerte? ¡Qué pregunta para una niñita!

Has visto los cuerpos que llevan al río; has visto hojas muertas, árboles muertos; sabes que las frutas se marchitan y se pudren. Las aves que están tan llenas de vida en la mañana, parloteando, llamándose unas a otras, puede que estén muertas a la noche. La persona que está viva puede ser abatida por un desastre mañana. Vemos que ocurre todo esto. La muerte es común a todos nosotros, todos terminaremos de ese modo. Podemos vivir treinta, cincuenta u ochenta años, gozando, sufriendo, temiendo, y al final de ello ya no estamos más.

¿Qué es eso que llamamos el vivir y qué es lo que llamamos muerte? Es realmente un problema complejo y no sé si quieren investigarlo. Si pudiéramos descubrir, comprender qué es el vivir, quizá comprenderíamos qué es la muerte. Cuando perdemos a alguien a quien amamos, nos sentimos desconsolados, solos; en consecuencia, decimos que la muerte no tiene nada que ver con el vivir. Separamos la muerte de la vida.

¿Pero está la muerte separada de la vida? ¿No es el vivir un proceso de morir?

¿Qué significa el vivir, para la mayoría de nosotros? Significa el acumular, elegir, sufrir, reír. Y en el trasfondo, detrás de todo el placer y el dolor, está el miedo: el miedo de que llegue el fin, el miedo a lo que va a suceder mañana, el miedo de no tener nombre ni fama, de no tener propiedad ni posición social, de que termine todo lo que queremos que continúe. Pero la muerte es inevitable; entonces nos preguntamos:"¿Qué sucede después de la muerte?"

Y bien, ¿qué es lo que llega a su fin en la muerte? ¿La vida? ¿Es la vida meramente un proceso de inspirar y expeler el aire? Comer, odiar, amar, adquirir, poseer, comparar, envidiar... esto es lo que la mayoría de nosotros conoce de la vida. Para la mayoría, la vida es un sufrimiento, una batalla constante de dolor y placer, esperanza y frustración. ¿Y no puede eso terminar? ¿Acaso no deberíamos morir? En el otoño, con la llegada del tiempo frío, las hojas caen de los árboles y reaparecen en primavera. ¿No deberíamos, de igual modo, morir a todo lo de ayer, a todas nuestras acumulaciones y esperanzas, a todos los éxitos que hemos cosechado? ¿No deberíamos morir a todo eso y vivir de nuevo mañana, de manera que, como una hoja nueva, fuéramos puros, tiernos, sensibles? Para el hombre que dice: "Yo soy alguien y tengo que continuar", para él siempre hay muerte y ghat crematorio; y ese hombre no conoce el amor.


Extracto de: EL ARTE DE VIVIR - J. Krishnamurti


Pag. Anterior: Krishnamurti - ¿Qué significa amar?.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3641

Pag. Siguiente: Krishnamurti - ¿Por qué desea cosas la gente?.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3643


* * *

Compartir: 



Impronta y Reimpronta de traumas.

- La improntación

El concepto de impronta proviene de Konrad Lorenz, que estudió la conducta de los patitos cuando emergían del cascarón o impronta de seguimiento.

El descubrió que los patitos improntan la figura materna el primer día de su vida. Lo hacen con lo primero que ven y que tiene movimiento, así que lo primero que se mueve junto a los huevos lo siguen y "se convierte" en su madre.

Lorenz se movía y los patitos lo seguían. El encontró que si los regresaba más tarde con su madre real, estos lo ignoran y continuaban siguiendo. En la mañana cuando se levantaba veía a los patitos alrededor de las botas en lugar de estar en su nido. Una vez reportó que había rodado una pelotilla de Ping-Pong cerca de un huevo en el que emergía un patito, cuando este lo vio, quedó improntado con la pelota que se convirtió en su "madre". Más tarde el patito relacionaba con su madre cualquier cosa que rodara.

Konrad Lorenz y sus colegas creían que las improntas se establecían en ciertos periodos neurológicamente críticos, y que cualquier cosa que hubiera sido "improntado" quedaría establecido permanentemente y no fácilmente cambia.

Se repite entonces el efecto determinante que sobre el comportamiento adulto tienen las experiencias infantiles. La impronta se desarrolla en periodos críticos, del desarrollo, cuando el animal joven se encuentra en condiciones desvalidas, en las que solo depende del cuidador primario, el animal introyecta directamente las imágenes que más tarde se transformarán en objetos, y las toma como las únicas válidas, en el caso de los humanos, estas características van acompañadas de actitudes, tonos, expresiones etc. por lo que no es extraño que al ser sometidos a situaciones similares respondan exactamente igual que a la situación original, dentro de reimpronta se le denomina (regresion lineal en el tiempo) ya que la persona reacciona literalmente igual a la situación sin importar que el contexto haya cambiado.

El objeto sobre el que se realiza la impronta tiene que cumplir ciertas condiciones, como lo son la dependencia del organismo joven, que no difiera excesivamente en el tamaño, por ejemplo que sea muy grande o muy pequeño y que desarrolle una forma de dependencia o de interdependencia a través de un producto (que puede ser alimento o cuidado), es decir, el aprendizaje improntativo va acondicionado a una ganancia en la formula: “ganancia+actitud+satisfacción de necesidades= aprendizaje improntativo”, esta secuencia y una demostración de la impronta en animales se puede observar en la película "volando a casa" con la misma fuerza y características de la importación clásica de Lorenz.


- Qué y cómo son las improntas en los seres humanos

Una impronta es un evento significativo ocurrido en el pasado y el cual forma una creencia o grupo de creencias. También la definimos como un aprendizaje muy profundo, de alto impacto producido antes de los seis años y que carece de toda lógica, lo que lo constituye como un aprendizaje automático con muy pocas probabilidades de reactualizarse.

Todo tipo de curación física o psíquica se apoya en que las conductas o condiciones actuales son el producto de eventos pasados. Lo que es importante es que las experiencias del pasado no son el contenido de lo que sucedió, sino que es la creencia que la persona ha construido de la experiencia.

Thymoty Leary, psicólogo clínico estadounidense, tuvo problemas legales y al salir de la prisión comenzó a desarrollar la teoría y la técnica de la reimpronta (después de estudiar PNL con Robert Dilts) llegando a conclusiones similares a las de Lorenz, solo que ahora en cuanto al desarrollo de las conductas y sistemas de creencias humanas.

Afirma que estos aprendizajes se desarrollan en situaciones en las que el organismo humano joven tienen debilidad física o funcional, en el que el desarrollo neurológico se encuentran susceptibles a cualquier estimulación, estos después de transformarán en creencias profundas y base de sistemas de creencias secundarias. Para Leary las principales improntas o troncos de información se pueden dividir en los siguientes núcleos:


1. Improntas relacionadas con supervivencia biológica (hambre, sed, comida, sueño, sexo).

2. Improntas relacionadas con la sensación de bienestar.

3. Improntas relacionadas con el desarrollo intelectual y cognitivo.

4. Improntas relacionadas con los roles y papeles sociales así como con las asociaciones.

5. Improntas relacionadas con la percepción y manejo de los estímulos del medio exterior.

6. Improntas relacionadas con la metacognición o metaprogramas.


Estas improntaciones se encuentran relacionadas con la supervivencia biológica, en periodos críticos por lo que estos aprendizajes son poderosos ya que de ellos depende la supervivencia posterior del organismo, por lo que no solo son patrones cognitivos los que se desarrollan, sino que de ahí derivan patrones conductuales, patrones psicodinámicos, y factores psicosomáticos como una forma de enfrentarse al medio exterior.

Thimothy Leary afirma que el sistema nervioso de los patitos y los de otros animales, tienen similitudes ya que funciona bajo el principio neurológico de todo o nada, quizá la diferenciación mayor ocurra en relación a que el sistema nervioso humano crea abstracciones y cogniciones, y el de los animales inferiores funciona con base de instintos o impulsos puros y generalización de la realidad. El estableció que bajo las condiciones apropiadas, el contenido improntado en periodos críticos y tempranos puede ser accesado, reprogramado, a lo que denominó reimpronta.

Leary y Arthur Janov (Terapia Primal) han identificado también ciertos estados de desarrollo significativamente críticos en los seres humanos. Las improntas establecidas durante ese periodo establecen creencias centrales que modelan la personalidad y la inteligencia de los individuos.

Los periodos críticos primarios involucran el establecimiento de improntas determinando creencias concernientes a la supervivencia biológica, aspectos emocionales y de bienestar, capacidad intelectual, rol social, apreciación estética y "Meta-cogniciones", o el darse cuenta de sus propios procesos de pensamientos. Desde el punto de vista de la salud parece ser que son creencias centrales establecidas durante el periodo crítico de supervivencia biológica, mientras que las fobias pueden tener sus raíces en un periodo crítico de bienestar emocional. Las discapacidades de aprendizaje pueden derivarse de improntas formadas durante un periodo crítico que involucra procesos intelectivos.

La impronta nace con el desarrollo de nuevas técnicas de PNL con la colaboración de Thimothy Leary. Es el resultado del tratamiento de algunos episodios traumáticos de algunos clientes en los que se encontraban más que malos recuerdos que no podían manejarse con una simple técnica de integración. A menudo se encontraban creencias y basados en estas se encontraban improntas que servían de base para la personalidad del individuo, por lo que requerían un enfoque diferente para poder influenciar a la persona de una manera que fuera eficiente y duradera.

Las improntas pueden ser experiencias significativas y "positivas" que nos permiten tener una creencia útil, o pueden ser traumáticas o experiencias problemáticas que nos llevan a creencias limitantes. Típicamente pero no siempre involucran el rol inconsciente modelando el significado acerca de los otros.

Comparando la conducta del patito con el de la humana, usando el punto de vista de un niño abusado. Los investigadores validan que a menudo las personas que han sido abusadas de niño a menudo se involucran inconscientemente en relaciones cuando son adultos que repitan su experiencia infantil. A este fenómeno John Bradshaw y Sigmund Freud le llaman "Identificándose con el agresor, o cumpulsión a la repetición", y Milton Erickson la denomina "Repetición instantánea" .Por ejemplo, a menudo las mujeres que han sido abusadas de niñas se casan con hombres que abusan de ellas como adultos. Los hombres que han sido golpeados cuando niños, pueden abusar de sus propios hijos cuando adultos.

Si fueron golpeados por su madre a menudo se relacionan con parejas en las que ellos son la persona inferior. Las investigaciones muestran que las mujeres que han sido golpeadas por sus madres tienen más probabilidad de ser más violentas con sus hijos que como que aquellas que no lo fueron. La impronta es solo una explicación de este fenómeno, las personas abusadas de niño pueden improntar esta conducta como típica asociada con los padres, madres, esposos o esposas.

Cuando los patitos salen del cascarón y ven a su madre no dicen "Rayos, mi madre se ve extraña, debo de checar como son en realidad". Su cerebro probablemente dice "Así son las madres", los seres humanos a su manera hacen lo mismo.

Las ciencias hermanas que apoyan el eclecticismo de la REIMPRONTA son:


1. Enfoques psicodinámicos: psicoanálisis ortodoxo, psicología analítica de Jung, Psicología individual de Adler, Otto Rank y la angustia primaria, Hipnoanálisis, Psicoanálisis infantil tanto la perspectiva de Melanie Klein, Margaret Mahler, Françoise Dolto, Anna Freud como el de René Spitz, y el desarrollo normal y anormal de la personalidad desde la perspectiva de Otto Fenichel.

2. Enfoques conductuales: Condicionamiento clásico, PNL, Condicionamiento neuroasociativo.

3. Enfoques cognitivos: Trabajo cognitivo de Robert Dilts, Terapia Breve de Hudson OíHanlon, Manejo familiar estilo Satir y Haley, teorías de la comunicación humana de Waltzlawick.

4. Enfoques corporalistas: la Bionergética, Renacimiento (Rebhirting), integración psicocorporal, corenergética.

5. Enfoques etológicos: análisis etológicos de Konrad Lorenz y Thimoty Leary.

6. Enfoques evolucionistas: Proceso de parto de Leboyer, apuntes de un universo personal de David Boadelia, y el trauma del nacimiento de Otto Rank.

7. Enfoques transpersonales: Trabajo con matrices perinatales básicas de Stanislav Groff, Terapia Primal de Janov, evolución de la conciencia de Ken Willber, estados trascendentes de Ram Dass y David Feintein, Trabajo con los mitos personales de Joseph Campbell.

8. Enfoques energéticos: Memoria Celular (CMR de Luis Díaz); Reimpronta Matricial con EFT (Matrix Reimprinting de Karl Dawson).


Fuentes de información: Psic. René Galván; Wikipedia; Luis Díaz; eftmx.com; y Robert Dilts.





* * *

lunes, 6 de abril de 2015

Compartir.:::>Omraam M. Aivanhov ~ El trabajo del pensamiento: Extraer la quintaesencia.:::.Krishnamurti ~ 1._ ¿Por qué desea cosas la gente?.

***
Translate   /traducir/ Vertaal /  ♪ → → → ► → → →
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen / ♪ → → → ► → → →
переводити/Traduire/ переводить ♪ → → → → → → ►
 ترجم / לתרגם   翻訳する
  ***
* * * * * *

* * * 


Omraam M. Aivanhov ~ El trabajo del pensamiento: Extraer la quintaesencia.
 


Hoy querría detenerme sobre la cuestión del trabajo que podéis realizar con el pensamiento.

Sé muy bien que la mayoría de personas no practican esta actividad, no se dedican a concentrarse y a meditar, porque consideran que esto es inútil. ¿Por qué perder un tiempo precioso que podríamos emplear en ocupaciones mucho más importantes? Los seres humanos están tan acostumbrados a trabajar en lo superficial, que resulta difícil dirigirlos hacia otra concepción de la vida. No se imaginan que en el trabajo con el pensamiento hay unas posibilidades fantásticas que ninguna otra actividad puede proporcionar.

Veamos algunas imágenes. Cuando se extrae hierro o cobre de un mineral se necesitan toneladas y toneladas de este mineral para obtener cierta cantidad de metal; el resto es la ganga, la tierra que debemos desechar. Asimismo, para obtener algunos litros de esencia de rosas de Bulgaria, son necesarios vagones de pétalos. Por consiguiente, es tan preciosa, que un litro de esencia de rosas vale una fortuna. En cierta manera todos los trabajos de los seres humanos consisten, en general, en remover la ganga, la materia más basta, mientras que el trabajo con el pensamiento permite extraer la quintaesencia. Si no sabéis trabajar con el pensamiento para concentraros, controlaros, dominaros, orientar vuestras energías y dirigirlas hacia regiones superiores, todo lo que podréis obtener será parecido a los vagones de material que estorban, y con los que nada puede hacerse mientras no aprendáis a extraer de ellos la quintaesencia.

Por este motivo los Iniciados trabajan tanto para obtener esta quintaesencia, que es algo imponderable que da gusto y sentido a las cosas. Incluso admitiendo que poseéis todas las riquezas de la tierra, si no tenéis esta quintaesencia, que se encuentra en el plano mental, os sentiréis pobres, vacíos, inquietos e insatisfechos. No es la cantidad de materia lo que da sentido a la vida, sino su calidad, su quintaesencia. Por desgracia todas las actividades humanas consisten en romper piedras, en acumular mineral, simbólicamente hablando, sin llegar a extraer la quintaesencia, pues para obtenerla es necesario realizar otro tipo de actividad.

Las personas trabajan y ganan dinero, pero por más que hagan siempre se quejan de que falta algo. Precisamente lo que les falta es esta quintaesencia, este algo infinitesimal que da sentido a la vida. Se lanzan únicamente sobre la cantidad, mientras que la quintaesencia sobreentiende la calidad. Todo el mundo se orienta hacia la cantidad, la producción, el consumo, sin preocuparse de la calidad. La cantidad es el mundo físico, las piedras, la tierra. La calidad es el mundo espiritual, el mundo divino.

Unicamente en las Escuelas iniciáticas se enseña a los discípulos a buscar la quitaesencia.

Una Escuela iniciática es como una destilería. Y, ¿qué se destila en ella? Todo lo que el hombre ha vivido y ha acumulado en cuanto a pensamientos, sentimientos y sensaciones; todas las experiencias que ha tenido, incluyendo estupideces y sufrimientos. En una Escuela iniciática el discípulo aprende a extraer la quintaesencia de su existencia, es decir, aprende a asimilar unas lecciones, obtener una sabiduría, comprender cómo actúan las leyes y porqué en determinado campo ha conseguido éxitos mientras en otro sólo ha cosechado fracasos.

Un Iniciado es un ser que ha conseguido extraer la quintaesencia de su propia vida. Es como si fuera un frasquito del que emana un perfume inagotable. Cuando un Iniciado ha encontrado la quintaesencia de su vida, de su ser, ha encontrado lo más precioso y lo más puro que pueda existir: la quintaesencia de toda la creación, Dios. La quintaesencia es lo más perfecto que podemos encontrar. Es una fragancia, algo precioso, que despide olor e irradia de una manera inagotable. Un solo gramo de esta preciosa materia es capaz de esparcir partículas y más partículas por el espacio sin que ella misma disminuya en absoluto. La quintaesencia del hombre es su espíritu.

Los eruditos se maravillan de lo que descubren, pero jamás se han asombrado de ellos mismos... y, sin embargo, constituyen una quintaesencia más preciosa que un trozo de uranio o plutonio. Hay que asombrarse y maravillarse de uno mismo sabiendo que ya hace tiempo que somos plutonio o radio, o sea un elemento inestimable que irradia desde hace miles de millones de años y que continuará irradiando durante milenios. Qué lástima que sea sólo el mundo externo el que atraiga a los seres humanos: son como niños que no tienen conciencia de su mundo interno y exploran continuamente el terreno a su alrededor.

Cuando el hombre abandona el trabajo del pensamiento, que es el único capaz de ordenar y orientar su vida, poco a poco desciende al Infierno, porque el Infierno también está en él. El hombre contiene en sí mismo el Infierno y el Cielo, y de él depende el que vaya hacia uno o hacia otro. ,Pero como el hombre quiere ser libre e independiente porque «quiere vivir su vida», la mayoría de las veces se dirige hacia el Infierno, hacia el desorden y el caos. No os dejéis influir por todos los ignorantes que quieren alejaros de la vida espiritual, persuadiéndoos de que de este modo seréis felices. ¡Es imposible! Escuchad más bien a los Iniciados que os aconsejan orar y meditar cada día. Naturalmente, también tenéis que continuar trabajando en el mundo, desempeñando vuestro oficio, ganando dinero, pero no rechacéis por completo el único medio que puede llevaros a una vida más sensata y más rica.

Continuamente constato que las personas trabajan contra ellos mismos: han suprimido todo lo que es esencial, todo lo que podía orientarlos hacia una vida espléndida al darles sabiduría y control, es decir, el trabajo del pensamiento. Para obtener grandes resultados hay que empezar atrabajar desde muy joven en este sentido, con paciencia y con tenacidad.

Removiendo las entrañas de la tierra se extraen miles de toneladas de piedra y de tierra: eso es lo más fácil. Lo más difícil es extraer lo que contiene este elemento. El trabajo del pensamiento también es difícil. La mayoría de la gente se imagina que sus meditaciones darán resultado inmediatamente, pero al no constatar resultados inmediatos, abandonan esta práctica. ¿Por qué tienen tanta prisa? Hace falta tiempo, mucho tiempo, para extraer lo más valioso. Tenéis que comprender bien lo siguiente: desde el preciso momento en que habéis empezado este trabajo ya no debéis deteneros, sino que tenéis que dedicar cada día algunos minutos, como mínimo, a la meditación, y si es posible una hora o dos. En realidad, sería menester poder dedicarle días enteros. Algunos minutos es muy poco, pues, ¿qué quintaesencia puede extraerse en este espacio de tiempo?

Observad estos países pobres, incluso desérticos, en los que se han descubierto fantásticas riquezas subterráneas: petróleo, gas natural, oro, diamantes... Del mismo modo, si el más desheredado y desgraciado de los hombres puede comprender estas verdades e inicia en su vida este proceso de selección y destilación, conseguirá sacar de sus fracasos, desgracias y estupidez, una quintaesencia o sabiduría: descubrirá las leyes, comprenderá los designios de la Providencia y encontrará su camino para el futuro.

Así pues, creedme: si conseguís extraer la quintaesencia de vuestra vida, os convertiréis en algo valioso. De la misma manera, aquel país tan pobre que un día encuentra una mina de diamantes, se vuelve rico gracias al subsuelo, repleto de piedras preciosas. Incluso si vosotros fueseis el ser más abandonado y desgraciado del mundo, podríais volveros archimillonarios, reyes de talo cual virtud, cualidad o sabiduría.

El pensamiento es el medio más eficaz que existe para vivir la vida divina, pero con la condición, evidentemente, de concentrarse únicamente en cosas positivas. Porque todo el mundo piensa, pero, ¿de qué manera? Es como si uno se acerca a un montón de estiércol y empieza a removerlo:
entonces éste desprende un olor nauseabundo. Los seres humanos a menudo piensan así:
remueven la basura, y ¡todo apesta! Todo el mundo piensa, no existe nadie que no piense. Los humanos, aún cuando no estén concentrados, piensan, pero piensan mal. Yo no digo que las personas tengan que esforzarse en pensar, pues ya piensan, porque el pensamiento es lo primero y lo preside todo. También piensan los perezosos, pero su pensamiento flota como hoja arrastrada por el viento. Otros piensan en cómo engañar, robar, sisar o asesinar. Seguro que su pensamiento trabaja, pero esto no es verdaderamente pensar.

Para pensar de verdad, ante todo hay que saber sobre qué pensar y luego cómo hacerlo.

Cuando hablo del pensamiento, hablo de un instrumento que tenemos que utilizar para acercarnos al mundo divino: un mundo de luz, de certeza y de paz. Si el pensamiento no nos acerca al mundo divino, nos acercará al Infierno. En realidad el pensamiento está ligado tanto al uno como al otro, y por esto tenéis que esforzaros en arrancarlo de todos los poderes inferiores a los que está sujeto, orientándolo hacia el Cielo. De lo contrario vivís en el Infierno, y aunque consigáis éxitos y seáis bien acogidos en recepciones suntuosas donde os saluden las más grandes personalidades, continuáis viviendo en el Infierno. Mientras que si sabéis orientar vuestro pensamiento hacia el mundo divino, aunque estéis aislados, experimentáis una alegría inmensa, porque el cielo y la tierra están en vuestro interior, os pertenecen. Naturalmente, aquél que os vea podrá pensar:

«Verdaderamente está loco: no sabe por qué está tan contento». Pero, ¿qué importa lo que digan los demás? El hombre ha sido creado para poder vibrar en consonancia con el Cielo y con el Infierno. El Señor no lo ha limitado. Y cuando hay personas que dicen: «Si Dios existiera impediría que las personas cometieran crímenes», yo les respondo que son unos ignorantes, pues la grandeza de Dios estriba precisamente en haber dado a los seres humanos la libertad de convertirse en malhechores. Si El lo hubiera impedido, todos seríamos unos robots, unos autómatas. ¿Cuál sería la grandeza de Dios si no tuviéramos ninguna libertad? Todos cantaríamos la misma canción y ello carecería de interés. Por esto Dios ha dicho: «Sería muy aburrido si los hombres hiciesen siempre las mismas cosas, hagámosles un poco libres». Y ahora, El asiste al espectáculo... Sí, porque se trata de un teatro.

Naturalmente vais a contestarme: «Ud. se contradice, porque nos ha dicho varias veces que el Señor no se fija nunca en lo que hacen los seres humanos». Claro que El no los observa, ya sabe de antemano de lo qué son capaces, entonces, ¿para qué vigilarlos? Conoce tan bien lo que puede esperar de ellos, que no se sorprende en absoluto. Nunca se puede sorprender al Señor, ya que sabe con antelación lo que puede pasar. Por esto ha tomado su equipaje y se ha trasladado allá arriba, donde se ocupa de otras recepciones, dejando a los seres humanos en libertad para romperse la cabeza.

Bien, dejemos de lado esta cuestión. Lo que quiero que comprendáis por encima de todo es la importancia que tiene este hábito de no dejar pasar un solo día sin concentraros en temas elevados, pues en este instante estáis desencadenando fuerzas de orden superior y entráis en comunicación con las regiones más puras, de las que captáis una ayuda, un sostén. ¿Realmente son tan grandes las ventajas obtenidas? Son inmensas. En primer lugar mejora vuestra salud, pues dejáis de perder cantidad de energía en peleas externas einternas. A continuación, os limpiáis de elementos impuros y os enriquecéis con elementos nuevos, más espirituales. Finalmente las entidades que habitan en los planos superiores os conocen más y mejor, porque continuamente estáis proyectando rayos luminosos tan poderosos que estas entidades empiezan a darse cuenta de que, en medio de las tinieblas de la tierra, hay un ser que hace señales, y se sienten obligadas a preocuparse de él.

Es muy importante que nos acostrumbremos a esta práctica de la meditación. Claro está que no os aconsejo vivir como los yoguis, que meditan todo el día; pero cortar los lazos con el Cielo sólo para ganar dinero, o hacer negocios, tampoco es recomendable. Como podéis ver, los consejos que os doy son los mejores. Podéis ganar dinero, hacer amistades, y todo lo que queráis, pero dedicad también un poco de tiempo en conseguir la quintaesencia. Porque aún admitiendo que poseáis el mundo entero, si no tenéis esta quintaesencia, os preguntaréis: «¿Qué puedo hacer con todo esto? Me siento agobiado», y seréis desgraciados. No os servirá de nada haber conquistado el mundo si no tenéis la quintaesencia.

Y recordad que esta quintaesencia sólo se obtiene por medio del pensamiento. Por ejemplo, cuando os encontráis en dificultades, sois desgraciados y habéis perdido lo que poseíais, aún os queda el pensamiento. En tal caso, trabajad con él, concentradlo, dirigidlo hacia el Cielo para poneros en comunicación con las entidades superiores, y siempre experimentaréis una mejora.

Por medio de la oración y de la meditación se puede encontrar todo. Algunas personas eran tan desgraciadas que querían desaparecer, suicidarse, pero han orado una y otra vez, y con ayuda del pensamiento se han puesto en comunicación con mundos tan extraordinarios, que han comprendido que en realidad no habían perdido nada, y no les habían causado ningún mal. Se sentían de nuevo ricos y dichosos. Poseer la quintaesencia consiste precisamente en esto.



Omraam Mikhaël Aïvanhov
Los secretos del libro de la naturaleza





Pag. Anterior: Omraam M. Aivanhov - La Fuente y la Ciénaga.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3610

Pag. Siguiente: Omraam M. Aivanhov - El poder del fuego.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3645


* * *

Compartir: 



Krishnamurti ~ 

1._ ¿Por qué desea cosas la gente?.
 


2._Hay diversos factores implicados en la desintegración humana y hay diversas maneras en que los hombres se desintegran.


 Integrar es unir, completar.


3_ Si ustedes están integrados, sus pensamientos, sentimientos y acciones son enteramente una unidad que se mueve en un solo sentido, no se contradicen entre sí.


 Cada uno es, entonces, un ser humano total, sin conflicto. Eso es lo que ¡implica la integración.


 Desintegrar es lo opuesto de eso, es desmoronar, despedazar, dispersar lo que ha sido unido. Y hay muchas maneras en que los seres humanos se desintegran, se desmoronan, se destruyen a sí mismos.


4_ Pienso que uno de los factores principales es el sentimiento de envidia, el cual es tan sutil que se le considera, bajo diferentes nombres, como valioso, útil, un elemento digno de estima en la conducta humana.


5_¿Saben lo que es la envidia? 


Empieza cuando todavía son muy pequeños: se sienten envidiosos de un amiguito que tiene mejor apariencia, que posee cosas mejores o una mejor posición social.


 6_Sienten celos si otro niño u otra niña les supera en la clase, si tiene padres ricos o si pertenece a una familia más distinguida.


Así, la envidia o los celos empiezan a una edad muy temprana y gradualmente adoptan la forma de la competencia.


¿Saben lo que es la envidia?


 7._Ustedes quieren hacer algo que les distinga, obtener mejores notas, ser mejores atletas que algún otro compañero, quieren superar a los demás, brillar más que ellos.


8_A medida que van creciendo, la envidia se vuelve más y más fuerte.




 El pobre envidia al rico y el rico envidia al más rico.



 Está la envidia de aquéllos que han tenido experiencias y quieren tener más experiencias, y la envidia del escritor que quiere escribir mejor todavía. 



El deseo mismo de ser mejor, de convertirse en algo meritorio, de tener más de esto o de aquello, es afán adquisitivo, es el proceso de acumular, de guardar.


 Si lo observan, verán que casi todos tenemos el instinto de adquirir, de poseer más y más vestidos, adornos, , más ropas, más casas, más propiedades.


 Y si no es eso, entonces queremos más experiencias, más conocimiento; deseamos sentir que sabemos más que algún otro, que hemos leído mucho más que otro. 


Queremos estar más cerca que otros de algún funcionario importante con alta posición en el gobierno, o sentir que espiritualmente, internamente, estamos más evolucionados que los demás.


 Queremos ser conscientes de que somos humildes, virtuosos, de que podemos explicar cosas que otros no pueden.


Así, cuanto más adquirimos, mayor es nuestra desintegración.


 Cuanto más propiedades, más fama, más experiencia, más conocimiento acumulamos, más rápido es nuestro deterioro. 


Desde el deseo de ser o de adquirir más, brota la enfermedad universal de los celos, de la envidia.


 ¿No han observado esto en sí mismos y en las personas adultas que les rodean? ¿No han advertido cómo el maestro desea ser profesor y el profesor desea ser el director?


 ¿O cómo el propio padre o la madre de ustedes desean más propiedades, mayor reputación?



En la lucha por adquirir nos volvemos crueles.


 En la adquisición no hay amor.


El modo adquisitivo de vida es una batalla constante con nuestro prójimo, con la sociedad, batalla en la que hay un permanente temor; pero justificamos todo esto y aceptamos los celos como inevitables.


 Pensamos que debemos ser adquisitivos, aunque designemos eso con una palabra que suena mejor: lo llamamos evolución, crecimiento, desarrollo, progreso, y decimos que es algo esencial.




9_Vean, muy pocos estamos conscientes de esto; no nos damos cuenta de que somos codiciosos, adquisitivos, de que nuestros corazones se hallan devorados por la envidia, de que nuestras mentes se están deteriorando.


 Y cuando por un instante tomamos conciencia de esto, lo justificamos o decimos meramente que está mal o tratamos de escapar de ello de diversas maneras.



10_La envidia es una cosa muy difícil de revelar o descubrir en uno mismo, porque la mente es el centro de la envidia, la mente misma es envidiosa.


 La propia estructura de la mente está edificada sobre la adquisición y la envidia.


 Si observamos nuestros pensamientos, el modo como pensamos, veremos que lo que llamamos pensar es generalmente un proceso de comparación: "Yo puedo explicarme mejor, tengo un conocimiento mayor, más sabiduría".


 Pensar en términos del "más" es la operación de la mente adquisitiva, es su modo de existencia. Si ustedes no piensan en términos del "más", encontrarán que es extremadamente difícil pensar en absoluto.


 La persecución del "más" es el movimiento comparativo del pensar, el cual crea el tiempo: tiempo para llegar a ser, para ser "alguien"; ése es el proceso de la envidia, de la adquisición.


 Pensando comparativamente, la mente dice: "Soy esto, y algún día seré aquello"; "Soy feo, pero seré hermoso en el futuro".


 De modo que el afán adquisitivo, la envidia, el pensar comparativo produce descontento, inquietud; y nuestra reacción a eso es decir que debemos estar satisfechos con nuestra suerte, que debemos contentamos con lo que tenemos.


 Eso es lo que dicen las personas que se encuentran en la parte superior de la escalera.



Las religiones predican universalmente el contentamiento.



El verdadero contentamiento no es una reacción, no es lo opuesto del espíritu adquisitivo; es algo mucho más vasto y mucho más significativo.
 El hombre cuyo 


contentamiento es lo opuesto del espíritu adquisitivo, de la envidia, es como un vegetal, internamente es una entidad muerta, como lo está la mayoría de la gente. Casi todas esas personas que están tranquilas es porque internamente están muertas, y están muertas internamente porque han cultivado lo opuesto -lo opuesto de todo lo que son realmente-. Siendo envidiosas, dicen: "No debo ser envidioso". Podrán negar la perpetua lucha de la envidia poniéndose un taparrabo y diciendo que no van a adquirir cosas; pero este deseo mismo de ser buenos, de no ser adquisitivos, deseo que implica lo opuesto de lo otro, sigue estando dentro del campo del tiempo, sigue formando parte del sentimiento de envidia, porque todavía desean ser alguna cosa. El verdadero contentamiento no es así, es algo mucho más creativo y profundo. No hay contentamiento cuando optamos por estar contentos; el contentamiento no llega de ese modo. Llega cuando comprendemos lo que somos realmente y no perseguimos lo que deberíamos ser.

Ustedes piensan que estarán contentos cuando hayan logrado todo lo que desean. Pueden desear ser un gobernador, un gran santo, y piensan que alcanzando ese objetivo estarán contentos. En otras palabras, esperan llegar al contentamiento mediante el proceso de la envidia. A través de un medio incorrecto esperan alcanzar un resultado correcto. El contentamiento no es satisfacción, es algo muy vital. Es un estado de creatividad en el que se comprende lo que realmente se es. Si comienzan a comprender lo que realmente son de instante en instante, de día en día, descubrirán que desde esta comprensión surge un estado extraordinario de inmensidad, de comprensión sin límites. O sea, que si somos codiciosos, lo que importa es comprender nuestra codicia y no tratar de volvemos no codiciosos; porque el deseo mismo de volverse no codicioso sigue siendo una forma de codicia.

Nuestra estructura religiosa, nuestras maneras de pensar, nuestra vida social, todo lo que hacemos se basa en el afán adquisitivo, en una perspectiva envidiosa, y durante siglos nos han educado de ese modo. Estamos tan condicionados a eso que no podemos pensar aparte de "lo mejor", de lo "más"; debido a eso hacemos que la envidia sea algo deseable. No lo llamamos envidia, lo llamamos con diversos términos eufemísticos; pero si miran detrás de la palabra, verán que este deseo extraordinario por el "más" es egocéntrico, que les encierra en sí mismos. Limita el pensamiento.

La mente limitada por la envidia, por el "yo", por el deseo adquisitivo de cosas o virtud, jamás puede ser una verdadera mente religiosa. La mente religiosa no es una mente comparativa. La mente religiosa ve y comprende el significado pleno de lo que es. Por eso es muy importante que nos comprendamos a nosotros mismos, lo cual equivale a percibir el funcionamiento de nuestra propia mente: los motivos, las intenciones, los anhelos, los deseos, la constante presión de perseguir cosas, presión que engendra envidia, afán adquisitivo y comparación. Cuando todo esto haya llegado a su fin mediante la comprensión de lo que es, sólo entonces conocerán ustedes la verdadera religión, sabrán lo que es Dios.

Interlocutor: La verdad, ¿es relativa o absoluta?

K.: En primer lugar, miremos a través de las palabras el significado de la pregunta. Deseamos algo absoluto, ¿no es así? El anhelo humano es por algo permanente, fijo, inmóvil, eterno, algo que no se deteriore, que no conozca la muerte: una idea, un sentimiento, un estado perdurable al que la mente pueda aferrarse. Tenemos que comprender este anhelo antes de que podamos comprender la pregunta y contestarla apropiadamente.

La mente humana desea permanencia en todo, en la relación, en la propiedad, en la virtud. Desea algo que no pueda ser destruido. Por eso decimos que Dios es permanente o que la verdad es absoluta.

¿Pero qué es la verdad? ¿Es algún misterio extraordinario, algo muy lejano, inimaginable, abstracto? ¿O la verdad es algo que uno descubre de instante en instante, de día en día? Si puede ser acumulada, reunida a través de la experiencia, entonces no es la verdad, porque detrás de esta acumulación alienta el mismo espíritu adquisitivo. Si es algo muy lejano que sólo puede ser encontrado mediante un sistema de meditación o mediante la práctica de la abnegación y el sacrificio, eso tampoco es la verdad, porque también es un proceso adquisitivo.

La verdad es para ser descubierta y comprendida en cada acción, en cada pensamiento, en cada sentimiento, por efímero o trivial que sea. Es para ser observada en cada instante de cada día, para ser escuchada en lo que dicen el marido o la esposa, en lo que dice el jardinero, en lo que dicen los amigos y en el proceso de nuestro propio pensar. Nuestro pensar puede ser falso, puede estar condicionado, limitado; y descubrir que nuestro pensar está limitado, condicionado, es la verdad. Ese descubrimiento mismo libera a la mente de su limitación. Si uno descubre que es codicioso -si lo descubre, no sólo porque algún otro se lo diga-, ese descubrimiento es la verdad, y esa verdad tiene su propia acción sobre nuestra codicia.

La verdad no es algo que uno pueda adquirir, acumular, guardar y después contar con ella como una guía. Ésa es sólo otra forma de posesión. Y es muy difícil para la mente no adquirir, no guardar. Cuando comprendas el significado de esto, descubrirás qué cosa extraordinaria es la verdad. La verdad es intemporal, pero en el instante en que la capturamos, como cuando decimos: "He descubierto la verdad, es mía", eso ya no es más la verdad.

Por lo tanto, que la verdad sea "absoluta" o intemporal, depende de la mente. Cuando la mente dice: 'Quiero lo absoluto, algo que jamás se deteriore, que no conozca la muerte", lo que en realidad desea es algo permanente para aferrarse a ello; de modo que crea lo permanente. Pero una mente que se da cuenta de todo lo que ocurre fuera y dentro de ella misma y ve la verdad de ello, una mente así es intemporal; y sólo una mente semejante puede conocer aquello que está más allá de todos los nombres, más allá de lo permanente y de lo impermanente.

Interlocutor: ¿Qué es la conciencia externa?

K.: ¿No eres consciente de que estás sentado en esta sala? ¿No eres consciente de los árboles, de la puesta de sol? ¿No eres consciente del cuervo que grazna, del perro que ladra? ¿Acaso no ves el color de las flores, el movimiento de las hojas, no ves a la gente que pasa caminando? Ésa es la conciencia externa. Cuando ves la puesta de sol, las estrellas en la noche, la luz de la luna sobre el agua, todo eso es conciencia externa, ¿verdad? Y tal como estás consciente externamente, también puedes estar internamente consciente de tus pensamientos y sentimientos, de tus motivos e impulsos, de tus prejuicios, de tu envidia, de tu codicia y tu orgullo. Si estás de verdad consciente externamente, la conciencia interna también comienza a despertarse y te vuelves más y más consciente de tu reacción a lo que dice la gente, a lo que lees, etcétera. La reacción o respuesta externa en tu relación con otras personas es el resultado de un estado interno constituido por deseos, esperanzas, ansiedad, temor. Esta conciencia externa e interna es un proceso unitario que produce una integración total de la comprensión humana.

Interlocutor: ¿Qué es la verdadera y eterna felicidad?

K.: Cuando estás completamente sano no eres consciente de tu cuerpo, ¿verdad? Sólo cuando hay enfermedad, molestia, dolor, te vuelves consciente de él. Cuando estás libre para pensar completamente, sin resistencias, no existe una conciencia del pensar. Sólo cuando hay una fricción, un bloqueo, una limitación, comienzas a tener conciencia de un pensador. De igual manera, ¿es la felicidad algo de lo que eres consciente? En el instante de felicidad, ¿estás consciente de que eres feliz? Sólo cuando eres desdichado anhelas la felicidad, y entonces se suscita la pregunta: "¿Qué es la verdadera y eterna felicidad?

Ya ves cómo la mente juega trucos consigo misma. A causa de que te sientes triste, desdichado, en circunstancias insatisfactorias y demás, deseas algo eterno, una felicidad permanente. ¿Existe una cosa semejante? En vez de preguntar sobre la felicidad permanente, descubre cómo estar libre de las enfermedades que te roen creando dolor tanto físico como psicológico. Cuando eres libre no hay problema, no preguntas si existe la felicidad eterna o qué es la felicidad. Es un hombre perezoso, tonto, el que estando en prisión quiere saber qué es la libertad; y son personas perezosas, tontas, las que se lo dirán. Para el hombre que se encuentra en la prisión, la libertad es especulación pura. Pero si sale de esa prisión, no especula acerca de la libertad; la libertad está ahí.

¿No es importante, entonces, en vez de preguntar qué es la felicidad, descubrir por qué somos desdichados?

¿Por qué está mutilada la mente? ¿Cuál es la razón de que nuestros pensamientos sean limitados, pequeños, mezquinos? Si podemos comprender la limitación del pensamiento, ver la verdad el respecto, en ese descubrimiento de la verdad hay liberación.

Interlocutor: ¿Por qué desea cosas la gente?

K.: ¿No deseas comida cuando tienes hambre? ¿No deseas ropas que te abriguen y una casa para albergarte?

Éstos son deseos normales, ¿no es así? La gente sana reconoce naturalmente que necesita ciertas cosas. Es sólo el hombre enfermo o desequilibrado el que dice: "Yo no necesito comida". Es una mente extraviada la que necesita tener muchas casas o ninguna casa en absoluto donde vivir.

Tu cuerpo tiene hambre porque estás usando energía y entonces quiere más alimento; eso es normal. Pero si dices: "Tengo que tener las comidas más sabrosas, tengo que tener solamente la comida que proporcione placer a mi paladar", entonces comienza la perversión. Todos nosotros -no sólo los ricos sino todos en el mundo- debemos tener comida, ropas y albergue; pero si estas necesidades fisicas se limitan, se controlan y se toman accesibles sólo para unos pocos, entonces hay perversión, se pone en marcha un proceso anormal. Si uno dice: "Debo acumular, debo tenerlo todo para mí", está privando a otros de aquello que es esencial para sus necesidades cotidianas.

Mira, el problema no es sencillo, porque deseamos otras cosas además de las que son esenciales para nuestras necesidades cotidianas. Puedo satisfacerme con poca comida, unas cuantas ropas y un lugar pequeño donde vivir; pero deseo algo más. Deseo ser una persona conocida, deseo posición social, poder, prestigio, deseo estar lo más cerca posible de Dios, deseo que mis amigos piensen bien de mí, etc. Estos deseos internos pervierten los intereses externos de todos los seres humanos. El problema es un poco difícil, porque el deseo interno de ser el hombre más rico o más poderoso, el impulso de ser alguien depende, para su satisfacción, de la posesión de cosas, incluyendo alimento, ropas y albergue. Me apoyo en estas cosas a fin de enriquecerme internamente; pero en tanto me encuentre en este estado de dependencia, es imposible que sea rico internamente, porque esto último implica ser totalmente sencillo en lo interno.


Extracto de: EL ARTE DE VIVIR - J. Krishnamurti


Pag. Anterior: Krishnamurti - Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3642


* * *


* * *