viernes, 31 de octubre de 2014

sharing.:::.El intercesor elemental.:::.Oct 30 ISIS - RESTAURANDO EL PODER DEL AMOR

***
Translate   /traducir/ Vertaal /  ♪ → → → ► → → →
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen / ♪ → → → ► → → →
переводити/Traduire/ переводить ♪ → → → → → → ►
 ترجم / לתרגם   翻訳する
  ***
* * *   * * *
* * * * * 
* * * *





Restaurando El Poder Del Amor ~ por la Diosa Isis

Canalizado via Natalie Glasson
9 de octubre del 2014


Bienvenidos queridos Seres de Luz que soslienen todos los elementos de la Tierra y de los planos internos, ustedes son una base de poder de este Universo. Están en un espacio y posicionados en la Tierra para dar un nuevo ímpetu de poder a las perspectivas de todos, cediendo el poder al Creador en su presencia que fluye de manera natural. Ustedes tienen la capacidad para accesar el poder del Creador regresando y reuniendo esta esencia sagrada a su propósito original. Dondequiera está presente el Amor Ustedes crean Amor dentro de su ser y en la Tierra, proporcionando para todos la Era del Amor, y por consiguiente, crean una nueva forma de poder para que todos la experimenten y recuerden como su verdad.


Como una serpiente grande y fea levantando su cabeza desde las profundidades de la oscuridad adonde fue desterrada, ustedes pudieran experimentar su propio poder interno activarse y elevarse con una gran fuerza dentro de su ser. Esta fuerza pudiera ser abrumante y vasta, ocasionando que se doblen bajo su peso. Tal vez vean a los ojos de la serpiente viendo solamente la fealdad, sintiendo resentimiento, traición y desconfianza. Tal vez busquen empujar a la serpiente de regreso a las profundidades de su ser, con la percepción de que ya no tiene un lugar en su vida amorosa. La fea y gran serpiente percibida simboliza la oscuridad del poder que les pide con su corazón amoroso expandido y mejorado que se tomen un momento y miren a los ojos de la serpiente con la única intención de mostrar aceptancia. La serpiente que simboliza el poder de ustedes y el poder del Creador les pide solamente su amor gentil y que la acepten. Ella no desea causar un caos, desconfianza o temor, como ustedes pudieran percibirlo, sino que desea simplemente apoyar y estabilizar la gran presencia del amor dentro de su ser. Tómense un momento para aceptar el gesto amoroso de la serpiente y acepten su propio poder al tiempo que él se transforma de una serpiente de la oscuridad a ustedes, como su ser de amor supremo final. Ustedes se dan cuenta de que han estado negando un aspecto de sí mismos, causándose dolor y sufrimiento a tantos niveles de su ser. Ahora es tiempo de perdonar y aceptar todos los aspectos de su ser; ésta es la verdad de su amor. Las lecciones de la Era del Amor no se pueden negar ni evitar de ninguna manera.


Ahora es tiempo de que reconozcan que ustedes son una base de amor,, una fuente de poder amoroso y gentil a medida que se dan cuenta de que el poder y el amor son uno y el mismo cuando son aceptados y honrados igualmente. Sólo ustedes, seres en la Tierra, pueden enviar esta nueva perspectiva y energía de un poder amoroso; éste es su propósito, si eligen que lo sea, para cambiar la percepción de la conciencia dentro de la humanidad de que el amor es poder y el poder es amor.


‘Yo soy el poder del amor, mi poder es el amor,’ es una afirmación sagrada con la que muchos se han alineado en el pasado, mientras que otros la han ridiculizado y enterrado a favor del lado oscuro del poder.


Renuncien a la serpiente oscura del poder dentro de sí y permitan que vea el amor de nuevo tal como es, pues él es el sol brillando sobre su cara instigando una profunda transformación. Repitiendo la afirmación permitirá que se lleve a cabo el proceso, especialmente si se practica cuando meditan con la intención de aceptar su poder interno y restaurarlo a su existencia natural en su interior y como la presencia del amor.


El amor ha sido obstaculizado por algún tiempo pues no ha sido capaz de estar plenamente presente como una energía íntegra porque su poder ha sido abusado y desterrado. Ahora es tiempo de restaurar el Amor del Creador dentro de la conciencia de su ser, la Tierra, la humanidad y la conciencia de la humanidad para manifestar una nueva oleada de amor. Esta nueva oleada de amor permitirá a muchos, especialmente quienes están listos para aceptar el poder del amor. ¿Qué es el poder del amor? Ustedes son el portador del amor, el guardián y transmisor del poder del amor; tienen esta respuesta en su interior. El poder del amor es la intensidad del amor más allá de cualquier cosa experimentada o posiblemente imaginada. Es ilimitado en su intensidad. ¿Pueden imaginarse sentirse amados y expresando tanto amor que experimentan una intensidad divina y elegante del amor proyectada desde ustedes? Luego doblan, cuadruplican y mutiplican la experiencia un millón de veces, y no se acercarán siquiera a experimentar la intensidad y el poder del Amor del Creador, y sin embargo será pasmante. Su creencia en el amor y sus habilidades multifacetas, obsequios y medios se magnificarían y emanarían de su ser, inspirando naturalmente a otros a aceptar su propio amor, y luego el poder de su amor.

La Era del Amor los alienta a aceptar, personificar y usar el amor en su realidad, creando así una experiencia amorosa profundamente significativa que refleja al Creador, al tiempo que libera todo lo que ya no les sirve. En esta experiencia ustedes dan la bienvenida al obsequio dorado, la habilidad para reconocer, usar y experimentar el poder del amor, cambiando todo a fin de que pueda crearse más amor. Su fe se elevará, y lo que es importante es que ustedes estarán viviendo una vida y realidad de amor porque habrán accesado la personificación y verdad del amor. Dicha experiencia transformacional y confirmadora que los regresa al centro de la verdad del Creador permite expresar a todos los de la Tierra y el Universo del Creador la Nueva Conciencia del Amor y el Poder Unidos.

Tal vez vean al poder elevarse y manifestarse al principio como luchas de poder cuando hay una mayor presencia del amor en la Tierra y dentro de su ser. Todo lo que experimenten en su interior necesita ser experimentado a menudo en su exterior, en su realidad física, pues aquí es donde juegan con la energía, decidiendo qué está alineado con su ser y espíritu y qué no. Pudieran ser evidentes las batallas de poder entre la gente y los países más allá de su realidad, y pudieran surgir batallas entre la gente y ustedes mismos en su propia realidad, y por supuesto luchas de poder dentro de su propio ser, en la mente, emociones, e inclusive en el chakra del corazón. Mi intención no es el crear, sino que deseo manifestar una conciencia compasiva a medida que el poder del amor es regresado y restaurado; la aceptancia es la clave, Si reconocen cualquier forma de lucha de poder dentro de la realidad de su ser o la realidad mundial, estén conscientemente conscientes de ella.

Primero, bendigan la situación porque ella es evidencia de que el amor está reclamando su poder.


Segundo, acepten la presencia del poder con un corazón y mente amorosos y abiertos.
Tercero, traten de entender qué área, aspecto o cualidad del poder está siendo restaurado nuevamente a la unidad con amor.


Cuarto, dejen ir la manifestación física y visualicen la fuente de amor del Creador y ustedes unidos con su poder. Imaginen el amor como una persona llena de una luz rosa suave, una muy gentil y suave, y luego imaginen el poder del amor como otra persona luz de color rojo fuerte y fogoso. El cuerpo lumínico rosa suave y el cuerpo lumínico rojo fuerte se abrazan y se vuelven uno; y se regocijan en su restauración de su energía. Vemos a una persona de un solo cuerpo lumínico, el cual es una mezcla de la luz rosa y roja -- el poder del amor ha sido restaurado finalmente y el amor está emanando su nueva fuente de energía con intensidad. Es una visión hermosa de imaginar pues ella restaurará también lo mismo en su ser como una profunda sanación. Permitan al amor reunirse con su poder pues éste es el proceso ocurriendo ahora en la Tierra y dentro de todos los seres..

Dense permiso de dejar ir el temor al poder, él pertenece con el amor y nació del amor, así que ahora debe ser restaurado a fin de avanzar la ascensión. No permitan que las luchas por el poder, los conflictos, las guerras, los argumentos y la resistencia vistos en toda la realidad de su mundo les dictaminen el temor, la negatividad o inclusive que creen la percepción de que el amor no se ha manifestado. Esto es malinterpretar el proceso influencial y sagrado del amor despertando que está ocurriendo en todo su ahora. El poder y el amor están regresando a su unidad natural y ustedes están presentes en la Tierra ahora para reconocer esto, sosteniendo una perspectiva positiva y fiel de lo que emana de su ser, consolando y apoyando en todo momento del movimiento, cambio y transformación drásticos en la Tierra y en todo.

Sus pensamientos y perspectiva impactan al mundo de una manera muy poderosa; ustedes traen consuelo y sanación a sus mentes que eligen ser llevadas cargadas y envueltas en temor debido al hánito. Ustedes están creando una nueva conciencia para la humanidad con cada pensamiento que crean, cada perspectiva fiel que sostienen y cada profundo entendimiento que aceptan. Su aceptancia y disposición para ver la verdad y el proceso de ascensión con compasión y amor más allá del temor y el sufrimiento es lo que está tallando y manifestando la Nueva Era del Amor para que todos la experimenten. Ustedes son importantes ahora, así que permitan la renuncia a la oscuridad del poder para que el amor sea restaurado con su poder, en vez de ser separado como dos amantes anhelando ser como uno. Es hora de aceptar su rol en la Tierra y a cada paso de este proceso de ascensión que ustedes están manejando.

Con la unidad del amor y el poder dentro de mi ser, les extiendo mis bendiciones,

Diosa Isis

www.omna.org

Traducción - Gloria
Publicado 22 hours ago por Juan Pablo

* * *
***
Translate   /traducir/ Vertaal /  ♪ → → → ► → → →
Terjemahan/μεταφράζω / übersetzen / ♪ → → → ► → → →
переводити/Traduire/ переводить ♪ → → → → → → ►
 ترجم / לתרגם   翻訳する
  ***
* * *   * * *
* * * * * 
* * * *


El intercesor elemental.


Cuando desarrollamos nuestras fuerzas latentes y equilibramos los circuitos solar y lunar, dentro de nuestro sistema secundario, o sistema nervioso simpático, nos ponemos en contacto con un Intercesor elemental, del cual éramos inconscientes y cuya obra es similar a la de nuestro otro Intercesor. El primero lo creamos cuando nuestra naturaleza era elemental y lo hicimos evolucionar mediante aspiración de carácter también elemental.

Al unir estos dos Intercesores, nos rodeamos de átomos de los mundos elementales, lo mismo que de átomos de aspiración. Tan pronto como este Intercesor elemental se manifiesta, se nos da una espada (que ha estado encerrada dentro de nosotros) la cual posee poderes administrativos, con lo que desarrollará nuestras posesiones. Con esta espada cortamos el nudo gordiano, que ha mantenido intactos estos secretos, dentro de nuestros centros atómicos.

Empiezan entonces a abrirse las cajas de resonancia de la Naturaleza y recibimos y sentimos, dentro de nosotros, la acción de sus leyes.

La ciencia de yoga determina nuestra penetración en los secretos de la Naturaleza.

Cuando entramos en las esferas de la misma, nos inclinamos a servirla; porque ella posee una voz resonante, que nos sitúa en su ciudadela, y, gracias a su apoyo, nuestro progreso es rápido.

Hay muchos sistemas diferentes de yoga; pero la ciencia de la Naturaleza es la que se adapta a cuerpos occidentales; porque la mente occidental, por ser analítica y científica, necesita demostración y hechos. Podemos dedicar nuestras vidas a la meditación y a la plegaria y alcanzar gran pureza de pensamiento; podemos, por medio del amor, separarnos de las actividades de la oposición, tomando el sendero místico; pero, mas tarde, nos damos cuenta de que hemos de construir nuestra propia armazón y procurar erigir nuestros propios templos, con plena conciencia de cada paso. El místico occidental, rara vez, hace esto; porque las condiciones del presente día le impiden retirarse del mundo para dedicar su tiempo a la oración y a la devoción, y alcanzar, así, la unión con su Intimo. Hemos de darnos cuenta, también, que la nueva conciencia jerárquica no nos volverá a métodos pasados de yoga.

Así como en nuestras esferas inferiores hay auxiliares, que han salido de sus cuerpos, así también hay auxiliares elementales, para ayudar a aquellos en quienes predominan las cualidades elementales.

Estas regiones son difíciles de alcanzar; poco acerca de ellas se encuentra en obras escritas por videntes que, generalmente, se ocupan de cosas relacionadas con los planos inferiores, que envuelven a la tierra.

En el reinado del Emperador Carlomagno, el pueblo elemental penetró profundamente en nuestra atmósfera; en aquel período apareció la literatura romántica referente a la Tabla Redonda y al Rey Arturo y sus Caballeros.

Se nos dice que, en la Aurora de Juventud, la Naturaleza revelará de nuevo su presencia, y reunirá sus poderes para que se pueda ver a su pueblo elemental. Esto quiere decir que, los dioses caminarán otra vez sobre la tierra y la Naturaleza elemental será reverenciada de nuevo.

Con la manifestación de nuestro Intercesor elemental, podemos vivir en la órbita vibratoria de nuestros mundos internos y de las esferas de la Naturaleza y, de esta manera, registrar ambos sistemas. La Paternidad y la Maternidad de la Realidad están expresadas por medio de estos Intercesores gemelos; o sea, la creación mental de lo mejor en nosotros, y lo creado con las mejores cualidades elementales de nuestra naturaleza elemental.

En el curso del desenvolvimiento del estudiante, vendrá un momento en que desintegrará a sus Intercesores gemelos, y los devolverá a sus propios elementos; libertándolos así, de nuevas encarnaciones de servicio. El estudiante siempre percibe este anhelo de aquéllos, por retornar a sus verdaderos elementos. Como ellos dicen: “Nuestros deberes terminan cuando vosotros volvéis a vuestra morada, en vuestro sistema central”.

Estos Intercesores gemelos nos han servido siempre, a pesar de nuestros descensos a nuestras atmósferas inferiores y al mal. Ellos nos han vigilado a través de muchas vidas lejanas, lo mismo que durante las últimas, en que nos hemos divorciado de la soberanía de las corrientes terrenas; pues estas ondas etéricas de la Naturaleza son manipuladas por estos Intercesores, de manera que podamos responder a su vibración. Así, gracias a su ayuda, abrimos el depósito de la Naturaleza y leemos los registros de un mundo elemental.

Los psíquicos o videntes ignorantes, nos dicen, con frecuencia, que, en alguna encarnación, luchamos en las Cruzadas; pues ven un Ser resplandeciente, revestido de armadura de malla, y llevando un escudo con un símbolo en el mismo. Pero éste es el guardián elemental propio, y no nosotros mismos en alguna vida anterior; tampoco hemos sido reyes, porque el Intercesor, que ellos ven, parezca un rey.

En el universo auto-desarrollado propio, residen átomos de gran poder y resistencia, que poseen la naturaleza del Intercesor elemental y, como jefes que observan a quienes están bajo su dominio, trabajan incesantemente para el desenvolvimiento de éstos. Tales átomos nos sirven con sus poderes, y nos dirigen a nuestro sistema secundario; ellos operan allí como operamos nosotros en este plano.

Nuestros antepasados animales y humanos nos dieron átomos que poseen las características de sus sistemas seminales y, al reunir los filamentos de nuestro cuerpo, al entrar en el seno materno, descubrimos que poseemos ciertos rasgos hereditarios que se nos han transmitido.

Algunos de éstos no son notados; son átomos que se remontan al principio de nuestra creación primordial; cuando el estudiante penetra en su sistema secundario, establece contacto con estos átomos, los cuales retienen la memoria de su remoto pasado. Así, encontramos en nosotros átomos, que tipifican cada uno de los nacimientos pasados, además de los de nuestros padres y madres. Estos átomos ancestrales nos volverán, si es posible, a tendencias heredadas y nos les harán expresar. Cualquier cosa, que nos las haga evocar, hará que presentemos alguna característica, que poseíamos en el pasado, de manera parecida a como un actor expresa un carácter en una obra o escena. Podemos librarnos del dominio de nuestra herencia ancestral únicamente penetrando en nuestro sistema central.

Edades hace, fuimos elementales; pero, al encarnar en las densidades de materia, perdimos estas cualidades y permanecimos en un estado de olvido, con respecto a nuestro pasado, en la conciencia de la Naturaleza. Nuestros instintos reales, sumergidos bajo la siempre creciente energía de nuestros átomos, ya no podían responder a nuestra propia verdad; y hoy sólo los recordamos de manera intermitente y débil.

Durante el cataclismo atlante, nuestros poderes para volver a la conciencia de la Naturaleza renacieron de nuevo y, con frecuencia, éramos guiados por esta antigua sabiduría. Formamos, entonces, un sistema de culto a la Naturaleza que debía guiamos a ponernos en contacto con su conciencia; y nuestro ritual revelaba, en nosotros, un oculto santuario de sabiduría perdida, y una comprensión de nuestro remoto pasado.

Los átomos que desvanecen nuestras ilusiones son utilizados por los dos Intercesores, para mantener equilibradas nuestras mentes e imaginaciones. Las personas histéricas pueden dominar la atmósfera mentales de otros y perturbarlas. Las personas de naturaleza emocional, y altamente sensitiva, debieran aspirar a sus Intercesores y pedirles que destilen en sus mentes su perfume protector.

El Intercesor elemental es nuestro instructor en magia natural. Cuando somos guiados por la Naturaleza, debemos alejarnos de nuestra vieja longitud de onda y empezar a tomar características similares a las de nuestro Intercesor elemental, quien puede conversar con nosotros, como lo hace el otro Intercesor.

Muchos sensitivos han sentido la presencia de dos seres en ellos. Estos están simbolizados por los Gemelos del Zodíaco, por el tercer signo, Geminis, el cual contiene las estrellas Castor y Polux.

Algún día, cuando el hombre obedezca de nuevo a las leyes de la Naturaleza, tendrá que restablecer las leyes de este mundo objetivo. Los leyes propias del hombre le traen destrucción y desdicha; las leyes de la Naturaleza lo llevan a su propia tierra de promisión, donde se encuentra su herencia olvidada. Es deber de todos buscar comunión con la Naturaleza y aspirar a comprender, nuevamente, sus leyes. El instinto es la memoria de la Naturaleza. Una vez volvamos a su ritmo, este instinto perdido regirá de nuevo nuestras acciones.

Estamos formados de los materiales desechados por la Naturaleza, y tenemos poca dirección interna que podamos llamar, conscientemente, nuestra. Se nos dice que, si nos sometemos a las enseñanzas de instructores religiosos, alcanzaremos una existencia ideal; no obstante, no se nos da detalles sobre lo que tenemos que hacer, o sobre lo que será de nosotros después de la muerte.

El Intercesor elemental posee la suprema inteligencia que alcanzamos en ley y magia elemental. El desea volver a su propia esencia, y traer a nuestra conciencia normal su tónica; de manera que pueda aparecer ante nosotros en esta atmósfera objetiva. Posee la rapidez instantánea de los átomos de la Muerte; porque puede causar muerte, lo mismo que restablecer lo que está, aparentemente, muerto. Puede actuar en ambos sentidos, de acuerdo con la naturaleza de su señor. Pero si el estudiante obedece a la inteligencia gobernante del mismo y lo invita a actuar, librará a muchos de sus átomos de muerte e infundirá en ellos sus propiedades elementales.

El Intercesor, al que hemos mencionado antes (su hermano gemelo), nos guiará en todo lo relativo a nuestras relaciones adecuadas con nuestro Intercesor elemental.

Una vez que las corrientes solar y lunar se juntan, a fin de crear un conductor relámpago, mediante el cual la energía solar pasa a libertar al Intimo de su prisión, nos quedamos sin Intercesores.

La unión de nuestras fuerzas positivas y negativas puede causar la desintegración de estas luminarias gemelas, una vez que han presentado nuestro karma ante el Intimo, y han suplicado que se nos perdone nuestro karma objetivo y elemental, y podamos así, ser depositados en nuestra tumba, y renacer sin mancha alguna de mal. Esto es la rotura de los eslabones, que nos retienen en la conciencia de nuestras propias esferas animales; es lo que se quiere dar a entender por perdón de nuestros pecados pasados; o sea, la separación de condiciones pasadas, que todavía inyectan sus oleadas de pensamiento en nuestra conciencia. Estos pasados animales sumergidos se han de anular primero, al objeto de que puedan ser preparados, para el renacimiento, por nuestros átomos de Transformación.

Este Intercesor elemental es el curador natural en nosotros; un poder sutil, que dirigirá vibraciones elementales a los seis centros y los sintonizará con la nota de la Naturaleza. El restablecimiento del paciente dependerá de cómo responda a esta fuerza curativa.

Cuando aspiramos a la pureza del pensamiento, nos ponemos en contacto con nuestro Intercesor elemental. El nos enseña las causas de muchas enfermedades de carácter elemental, y nos ayuda a diagnosticar sobre casos mentales, poniéndonos en relación con la causa. También nos ayuda a curarlos, si el paciente puede responder, y si su Intimo aprueba; sin embargo, no se nos permitirá trabajar contra las leyes de la Naturaleza.

Cuando no respondemos a la dirección de nuestro Intimo, éste se niega a interesarse en nuestra naturaleza inferior, porque le negamos la experiencia que él mismo desea adquirir; cuando esto ocurre, pronto deja que los átomos de muerte destruyan el cuerpo. Cuando quebrantamos las leyes de la Naturaleza o cedemos a los deseos más bajos, nuestros átomos Administradores se revelan y piden al Intimo que se les releve del cuidado y mantenimiento del cuerpo físico, que los sumerge en una conciencia de odios, de avaricia y de ira; pues ellos tienen que combatir, constantemente, tales condiciones, y se les recarga el trabajo más allá de su capacidad de resistencia; como el Intimo tiene poder sobre el cuerpo, lo destruirá y libertará, así, a esos átomos y a Si mismo.

El Intercesor elemental, con frecuencia, nos intuirá que curemos a un alma enferma; pero esto hemos de hacerlo en actitud impersonal. La mente del paciente se ha de dirigir a algo que el Intimo desee experimentar; encuanto se consiga esto, el Intimo empezará, inmediatamente, a reconstruir Su cuerpo. Muchos Cientistas Cristianos y curadores naturales, animados de aspiraciones elevadas, hacen esto mismo, sin darse cuenta de que están ayudados por su Intercesor elemental.

Me ha dicho mi Intercesor elemental que, al entrar yo en el cuarto de un enfermo, debería hacer vibrar un centro determinado, porque uno puede no estar sintonizado, correctamente, a la nota concertante. La nota do ha caído bajo el progreso vibratorio de la civilización; de consiguiente, está por debajo de la Naturaleza.

En el Oriente entienden esto perfectamente. De la misma manera que se puede enseñar a un estudiante a ver colores, así también se ha de enseñar a la humanidad a reconocer la música moderna, y no volver a las condiciones pasadas de la melodía. Las notas del estudiante serán una forma de música mántrica; por estos medios aprenderá la manera de abrir un centro de su cuerpo.

A fin de irradiar una atmósfera positiva, hemos de ser muy positivos; esto nos pondrá a cubierto de los fuerzas destructivas de la Naturaleza. En esta fase de nuestra práctica, toda la podredumbre, sumergida de generaciones pasadas, tratará de elevarse a nuestra atmósfera normal y, de destruir nuestra salud mental y corporal. Si entonces aspiramos, podemos obtener la protección de nuestro Intercesor elemental; porque, cuando nos aliamos con la conciencia de la Naturaleza y buscamos la soberanía de la misma, el Intercesor elemental nos ayuda y su espada se volverá contra nuestros enemigos. Esta espada es de doble filo, y si resistimos algo que ponga de manifiesto el carácter de nuestro Intimo, ella se volverá contra nosotros y dará su apoyo a los átomos de muerte, los cuales apresurarán nuestra destrucción. Por lo tanto, cuando podemos ponernos en contacto con este Intercesor, él nos ayuda en las cosas pertenecientes a nuestros poderes en leyes elementales, y nos enseñará cómo volver a la comprensión e inteligencia de la Naturaleza.

Los profetas fueron hombres entendidos en la sabiduría de la Naturaleza, cuyas leyes hicieron suyas. Hemos de darnos cuenta, de que, el impulso de la Naturaleza es su voluntad, tratando de manifestarse por nuestra mediación.

Se muestra al estudiante la esfera en la cual los profetas reciben las espadas de justicia de sus escuelas; pues el profeta es una fuerza destructiva, cuyas leyes están más cerca de la Naturaleza, que del hombre. La humanidad siempre se ha rebelado contra la obra de aquéllos y, con frecuencia, los ha crucificado, porque estaban muchos años avanzados a su período.

Aquellos a quienes se ha dado esta espada en los planos internos, poseen el poder de ordenar a su Intercesor elemental, que aparezca a sus estudiantes, cuando estos necesitan protección contra fuerzas opuestas. Algunas veces, el estudiante verá a este ser de pie a su lado, revestido como un caballero con armadura resplandeciente, o como un guerrero armado de algún período.

A veces, ha aparecido ante los mártires, para darles valor para someterse a la muerte, y enseñarles que, más allá de ciertos límites, el dolor se convierte en placer.

La naturaleza es un patrón severo; pero si uno aspira a recuperar su sabiduría perdida y la comprensión de sus manifestaciones, es protegido por su Intercesor contra la enemistad del hombre, a fin de cumplir su misión. De esta manera muere sin el reconocimiento del mundo, hasta después de su muerte.

La humanidad considera a la Naturaleza como algo que existe; aunque no como entidad consciente; pero, debería pensar en ella, simplemente como madre. Uno de los grandes principios que yoga tiene para el hombre, es que la Naturaleza es una gran conciencia, a cuyas le yes debería ajustarse, a fin de penetrar en sus regiones más elevadas, donde la paz reina suprema.

Si el hombre adoptara las leyes superiores de la Naturaleza, tendría tiempo y libertad para seguir la senda de su desenvolvimiento individual, y hacerlo así sin perjudicar a nadie.

Los elementales de categoría real se niegan a descender a nuestro mundo de ilusión; de consiguiente, no lo vemos actuar entre nosotros. Mucha gente es muy elemental en su construcción atómica y, en sus esfuerzos para llegar a ser ellos mismos, dan nacimiento al genio; pero, al parecer, lo que ellos producen es esfuerzo mal aplicado, porque toma largo tiempo al hombre el reconocer el genio en su medio. Cuando el cuadro del Puente de Battersea, pintado por Whistler (ahora en la galería Tate) fué juzgado por los Gobernadores y colgado en la Galería Burlington, como no sabían lo que representaba, lo colgaron cabeza abajo; hoy día cualquier niño de escuela podría dar una descripción exacta del mismo. Carlyle y Emerson no fueron comprendidos en su tiempo, salvo por unos pocos selectos; sin embargo, hoy en día cualquier persona educada puede leer sus obras con comprensión y placer.

El Intercesor elemental cuida de nosotros durante el sueño, y protege nuestros cuerpos contra influencias externas que quisieran introducirse en ellos. Porque, con frecuencia, tenemos que viajar a grandes distancias de nuestros cuerpos, y el cordón plateado se estira más allá de sus límites normales. Este cordón (la contraparte superior del Linga Sharira o cordón astral) se ha de aflojar, hasta que quede conectado al cuerpo, únicamente por un fino filamento atómico. Si llegara a cortarse sobreviene la muerte de nuestra caparazón física.

Cuando aspiramos a recuperar nuestras posesiones perdidas, en la Naturaleza, las fuerzas de ésta empiezan de inmediato, a trabajar a nuestro alrededor y nos da sus escudos protectores.

Si el hombre se aliara con la Naturaleza, recogería la cosecha de su propio crecimiento en la conciencia de la misma.

Cuando pasamos revista a nuestro pasado, descubrimos que, algunas razas no han avanzado mucho más allá de su alma-grupo; vemos cuán feroces y toscas eran; porque no habían llegado todavía al momento en que su individualidad se separara de su alma-grupo, como ocurrió entre los hebreos en la época de Jesús. Hasta aquel período, hubo muchas tribus que eran guiadas y gobernadas por dirigentes.

Cuando el hombre no puede pensar por sí mismo, es guiado, fácilmente, en su desenvolvimiento, por otras mentes más avanzadas, sean buenas o malas. Con el retorno de esta nueva corriente jerárquica cósmica, o sea, la Aurora de Juventud, la generación más joven devendrá altamente individualizada, y hablará y pensará desde dentro, y no a base de los desperdicios intelectuales de los colegios. Nuestra propia experiencia debiera ser nuestra educación, no la obtenida de otros. Los libros ya no serán necesarios, en cuanto podamos captar los maravillosos registros propios, acumulados en nuestro ser interior. En lo futuro, los libros se leerán por placer, y no para aprender.

Es dura tarea impedir que nuestras aspiraciones se sumerjan en nuestra personalidad y en condiciones objetivas. Hay casos en que un estudiante trata de penetrar en su sistema secundario; un auxiliar, cuyo cuerpo es de substancia mental más fina, le ayuda prestándole los filamentos de su propia atmósfera para salvar el vacío entre sus esferas y este mundo. Pero, si no aspiramos con pureza, estos seres no nos instruirán.

Una vez en que yo vivía como ermitaño en la ladera de una montaña, lejos de los hombres, y me preparaba para retornar al mundo, por no haber conseguido lo que buscaba, recuerdo que un Ser, revestido como un antiguo druida, apareció a mi lado y, al manifestar mi aspiración, dijo: “Te presto los filamentos más finos de mi vestidura, para ayudarte a ponerte en contacto con los planos que tratas de penetrar”. Después de esto, descubrí que, cuando mis aspiraciones no eran firmes, perdía contacto con este plano. Aquel Ser tuvo que descender y revestirse de substancia mental, para que yo pudiera percibirlo con mi sexto sentido, porque él moraba en una esfera, en la cual la mente del hombre, rara vez, puede penetrar.

Existen muchos de tales seres avanzados, que ayudan al estudiante. Ellos no pertenecen a las tres franjas de ilusión, que rodean a nuestro globo, sino a áreas de nuestro sistema secundario.

Cuando volvemos a la Naturaleza, se nos enseña la aplicación de los elementos inferiores; luego, actuando a través de ellos, pasamos a los superiores. Aquí quedamos sorprendidos ante la inmensidad de los talleres de la Naturaleza cuajada de poblaciones invisibles a la visión normal.

Somos bien recibidos en la conciencia de la Naturaleza, cuando vamos guiados por el Intercesor elemental y aprendemos a entrar en estos mundos; sin arriesgarnos y sin ser detenidos por su vigilantes guardianes; porque la Naturaleza sabe cómo protegerse de las mentes destructivas.

Cuando pensamos en la Naturaleza, penetra en nuestras mentes el siempre presente pensamiento de belleza; porque la belleza de esta tierra no se puede comparar con las divisiones de la Naturaleza, en las que el estudiante penetra. Pero, con toda su grandeza, en pureza, lo mismo que en belleza, desgraciadamente, encontramos, también, sus profundidades de substancias elementales sumergidas, en las cuales quedan reveladas todas las impresiones de horror y de mal, comparables, únicamente, a las alucinaciones del insano.

Para la mente normal, parece mentira que la mente humana pueda crear tales horrores elementales. Aprendemos a qué profundidades puede descender la imaginación humana en sus deformaciones y, cómo son tomadas éstas por los elementales, que las animan y las hacen parecer reales. Con frecuencia, las fuerzas del mal las dirigen hacia nosotros con la presión de su pensamiento. Ya hemos tratado esta cuestión en el capítulo titulado Mundos Sumergidos.


Extracto de DIOSES ATOMICOS (LA AURORA DE LA JUVENTUD)

Pag. Anterior: Varios/Otros - El escudo de plata.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3527

Pag. Siguiente: Varios/Otros - Curación.
http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=3531


* * *


* * *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario